Día del reciclaje a medias #EntreOjos – Germán García Barrera – #Columnista7días

Germán García Columnista 7 díasMuchos mensajes institucionales se difundieron a propósito del Día Internacional del Reciclaje, conmemorado el pasado 17 de mayo. En las redes sociales de las entidades vinculadas al sector ambiental se publicaron contenidos sobre la importancia de clasificar en la fuente, seleccionar los elementos que pueden ser reutilizados y reusar aquellos que aún son útiles.

De acuerdo con datos de entidades vinculadas al sector, en Colombia solo se recicla el 17 por ciento de los 12 millones de toneladas generadas anualmente. Un porcentaje muy bajo si se tiene en cuenta que la meta del Ministerio de Ambiente, en la administración del presidente Juan Manuel Santos, era de alcanzar, al final de su gobierno, un 20 por ciento de elementos reciclados.

-Publicidad-

Reciclar permite disminuir la adquisición y la producción de nuevos artículos, fortalece a una comunidad conformada por cientos de familias dedicadas a la recuperación de elementos con posibilidades de ser transformados y reingresados al mercado sin tener que acudir a materias primas como la madera para producir mobiliario o papel, por ejemplo. Reciclar también ayuda a prolongar la vida útil de los rellenos sanitarios.

Las acciones estatales deben superar el activismo ambiental y poner en marcha estrategias efectivas que conduzcan a materializar los anuncios. Hoy seguimos esperando la política departamental de gestión de residuos sólidos en la que todos los actores estén involucrados y articulados.

Las cifras de Boyacá en materia de reciclaje son desalentadoras. En un informe especial preparado por entrejos.co en 2017 se logró establecer que de las 162.720 toneladas anuales de basura generadas en los 123 municipios del departamento solo se aprovechaban aproximadamente 4.300, apenas un 2,6 por ciento del promedio nacional que se ubica, como ya lo indicamos, en el 17 por ciento.

Hay mucho por hacer en esta materia, aunque la responsabilidad no recae solo en las entidades y las autoridades, que, vale reiterarlo, están en deuda. Una gran porción de esa tarea nos corresponde a los ciudadanos. A ver si dejamos la carreta y actuamos.