Napoleón, de la realidad al mito – Efer Arocha – #DomingosDeCuentoYPoesía

Napoleón, de la realidad al mito - Efer Arocha - #DomingosDeCuentoYPoesía 1Qué es lo que ha hecho posible la existencia de este personaje tan controvertido, vituperado, odiado y admirado; respondo a la manera de los laconios, la Revolución Francesa; los momentos críticos de la historia funden a los hombres y a los héroes que necesita, de lo contrario él hubiera sido un oficial sobresaliente pero nada más.

Al descubrirlo en la dimensión humana, el investigador se tropieza con actuaciones insospechadas; cómo es posible que  un genio de la organización del estado y de lo militar, pueda dedicarse a perseguir a un hombre inerme y en condiciones de indefensión total, empezando porque era un preso odiado y perseguido, que se salvó de la guillotina por las imprevisiones de las ejecuciones; se trata del Marqués de Sade,  quien tuvo que soportarlo advirtiéndole al público del peligro de leer sus obras: -« Napoleón con sus manos arrojó al fuego la novela Justine o los infortunios de la virtud , distribuida clandestinamente por Francia, porque «es el libro más abominable jamás engendrado por la imaginación más depravada».

Por ello gran parte de su obra se perdió, víctima de los ataques y la censura, entre ellos, la de su propia familia, que destruyó numerosos manuscritos en varias fases. Otra de las flaquezas poco conocida, consecuencia de su abdicación el 6 de abril 1814, por la toma de los aliados de París; en la noche del 12 de abril decide envenenarse y se toma una dosis del veneno de Condorcet, que resultó no letal y hasta la fecha se ignora por qué el suicida quedó en vida. Detrás del acontecimiento se encuentra una de las causas engendradoras del guerrero que nos ocupa.

La nobleza no se resigna a aceptar la organización de la sociedad en otra forma diferente a la monárquica; de ahí que derrotada una y otra vez, se rearma y vuelve a la guerra, cada vez va acrisolando a su propio  vencedor, que ha legado a la historiografía militar las más brillantes victorias: Rivoli, Arcole, Pyramides, Marengo, Auterlitz, Iéna, Friedland…

Bonaparte, es paso obligado hoy en todas las academias militares del mundo, no sólo por sus grandes victorias, sino porque su genio se fue cuajando en las pequeñas  batallas consideradas equivocadamente irrelevantes las que son numerosas y que gracias a ellas fue creciendo en el conocimiento de la táctica y la estrategia, esto en el manejo de armas, porque hay otro Bonaparte, no menos interesante: el estadista, el constructor del estado, el fundador de las estructuras estatales contemporáneas francesas: reforzamiento de las libertades individuales, igualdad de los ciudadanos ante la ley; creación de la prefectura dentro los departamentos; creación de una nueva moneda, el Franco; el Banco de Francia; el Consejo de Estado; el Liceo, el Bachillerato; el consabido Código Civil…

Napoleón viene a la vida en Ajaccio isla de Córcega, territorio de la república de Génova, que por el tratado de Versalles un año después es de Francia.  Nace el 15 de agosto de 1769 y en la partida de bautismo a la letra dice:-“Napoleone Buonaparte”.

Su familia pertenecía al consejo de ancianos, organismo de prestigio y poder económico; su padre abogado fue miembro del Consejo de la magistratura. Como puede concluirse, no es un niño excluido sino un niño del poder, lo demás es consecuencia de esa realidad.

En su condición de todopoderoso de Europa, sus peores enemigos no fueron sus detractores, sino él mismo; Napoleón traicionó a Napoleón, cuando los pueblos de todo el continente lo consideraban su libertador, él se declaró emperador fundando a la vez una dinastía; en este sentido Bolívar fue superior, rechazó la tentación de convertirse en una majestad.

Hoy que se cumplen 200 años de su muerte, le están cobrando otro desacierto, el de haber restablecido la esclavitud en las colonias; el presidente Macron tuvo que reducir al mínimo la rememorización e inventarse un eufemismo que sustituye la celebración por conmemoración.

Biografía

Efer Arocha

Registro de escritor: Novelas dos: Atribulaciones de un pingo envainado y Quitándole el punto a la I

Cuentos – tres libros: Oh Libertad, La tierra que perdió la brisa y la luz del sol y Flores de Huampani

Ensayos de todo género medio centenar, todos publicados

Crónicas diversas 110, publicadas – Todo en soporte de papel