Es probable que el país cuente con menos cóndores de los que se pensaba

El Primer Censo Nacional de Cóndor Andino permitió registrar cerca de 63 de estas aves a lo largo y ancho del territorio nacional, avistados en 44 de los 84 puntos dispuestos. En la zona centro del país no se registró ningún cóndor, pese a tener varios puntos de monitoreo.

Es probable que el país cuente con menos cóndores de los que se pensaba 1
En el páramo de Siscunsí se han liberado varios cóndores, sin embargo, en la zona centro del país no se registró ninguna de estas aves, pese a tener varios puntos de monitoreo. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días

La población de cóndores en Colombia podría ser menor a la que se pensaba, según las conclusiones del Primer Censo Nacional de Cóndor Andino, en el que se registraron cerca de 63 de estas aves en el territorio nacional.

“Los primeros resultados de esta actividad señalan la presencia de al menos 63 cóndores en el país, avistados en 44 de los 84 puntos dispuestos, y una tendencia leve a favor de los machos. Por cada hembra hay 1,3 especímenes del sexo opuesto, lo que calificaron los expertos como una proporción relativamente balanceada”, señala el estudio.

En cuanto a la edad, hay más cóndores adultos que inmaduros, pues por cada adulto se registraron 0,43 jóvenes. Estos datos generan una primera alerta por la aparente baja presencia de individuos inmaduros (subadultos y juveniles) en las poblaciones, lo que podría afectar los ciclos reproductivos.

Con respecto a las zonas de avistamiento, la mayor cantidad de registros se realizó en la región de los Andes Nororientales y, en segundo lugar, en el Caribe. En la zona centro del país no se registró ningún cóndor, pese a tener varios puntos de monitoreo.

En el censo, que se llevó a cabo entre el 15 y el 17 de febrero de este año, participaron 207 personas voluntarias, después de recibir capacitaciones virtuales, con el apoyo de organizaciones como la Fundación Neotropical, Parques Nacionales, WCS y WWF, entre otras.

La observación se hizo desde 84 puntos en todo el país, ubicados en la Sierra Nevada de Santa Marta y sus estribaciones, la Serranía del Perijá, en páramos de los Andes Nororientales (Santander, Norte de Santander y Boyacá, incluido el Parque Nacional Natural El Cocuy), el Corredor Guantiva – La Rusia, los páramos de la zona centro, el Parque Nacional Natural Los Nevados, Parque Nacional Natural Puracé y el Resguardo Indígena Chiles, en inmediaciones con Ecuador.

Es probable que el país cuente con menos cóndores de los que se pensaba 2
El Primer Censo Nacional de Cóndor Andino permitió registrar cerca de 63 de estas aves a lo largo y ancho del territorio nacional. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días

Así se llevó a cabo el censo de estas aves

La metodología utilizada fue la de censo simultáneo, que consiste en un gran número de observadores (en este caso capacitados previamente en línea) ubicados en diferentes partes del país registrando simultáneamente la cantidad de cóndores avistados en cada uno de los puntos.

Además, trataron de identificar el sexo y la categoría de edad de cada uno de los individuos. Con ello, se pretende generar información actualizada sobre el estado de sus poblaciones en Colombia y así orientar estrategias que faciliten su conservación.

Fausto Sáenz, director científico de la Fundación Neotropical, una de las organizaciones que lideró esta actividad, señaló que el Censo Nacional de Cóndor Andino es la primera iniciativa que permite integrar la participación de comunidades rurales, indígenas y observadores de aves expertos en torno al registro de información poblacional relevante para la conservación de una especie amenazada.

“Los resultados nos permiten comprender la tendencia poblacional de esta especie y la necesidad de continuar con los censos en el futuro para poder contar con información actualizada que sea útil para orientar estrategias y acciones efectivas para conservar a largo plazo al cóndor andino. La institucionalización de esta iniciativa, haciendo de ella más que un ejercicio voluntario de unas pocas organizaciones, y con una plataforma en la que puedan reposar los datos e irse actualizando, robustecería mucho el ejercicio y garantizaría que cada vez sea más pertinente para las estrategias de conservación del cóndor”, dijo Sáenz.

Carlos Mauricio Herrera, especialista en Áreas Protegidas y Estrategias de Conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Colombia, afirmó que, aunque estos resultados deben ser contrastados con nuevos censos, la posible disminución de la especie tiene que ser revertida a través de estrategias y acciones puntuales entre diferentes organizaciones y entidades para mejorar la condición de esta especie tan importante para el país.

Es probable que el país cuente con menos cóndores de los que se pensaba 3
Cóndor liberado en Güicán. En esta zona tampoco se avistaron las aves durante el censo. Foto: Luis Lizarazo García/archivo Boyacá Sie7e Días

La mayoría de los avistamientos durante el censo se registró en áreas protegidas o en zonas muy cercanas a estas.

“Por lo tanto, nos están demostrando que los esfuerzos de conservación que se adelantan en estos sitios sí están sirviendo para el mantenimiento de las especies y tendrían que ser tenidos en cuenta en el fortalecimiento y las estrategias que se implementen para la conservación del cóndor”, manifestó Herrera.

Cóndores reintroducidos

Otro asunto de interés para los expertos y participantes del censo fue la identificación de cóndores que estaban en cautiverio y que, posteriormente, han sido liberados en sus hábitats.

En esta tarea, solo se avistaron nueve especímenes en el Parque Nacional Natural Puracé y en el Parque Nacional Natural de Los Nevados. Se cree que muchos de los 71 cóndores reintroducidos desde finales de los 80 en Colombia han perdido la marquilla que los identificaba.

El último dato sobre ellos es del 2010, año en el que se confirmó la supervivencia de 39. Esto evidencia el gran vacío de información que hay con relación a la población reintroducida.

Durante el censo se observaron comportamientos reproductivos en la Serranía del Perijá, que podrían indicar un nido activo en la zona. De ser cierto, el hallazgo permitirá ahondar en el conocimiento de la biología reproductiva de la especie.

Asimismo, se identificaron dos parejas de cóndores en el Parque Nacional Natural Los Nevados; en el pasado se había contado solo una.

Un esfuerzo colectivo e incluyente

El censo fue un proyecto voluntario con una importante participación de las comunidades locales y, en general, de la ciudadanía.

“Es la primera iniciativa de este tipo y más con una especie con alta capacidad de movimiento como el cóndor, y contar con la ciudadanía es necesario para generar datos que nos indiquen esas tendencias poblacionales”, afirmó Fausto Sáenz.

Resaltó, especialmente, la labor de las comunidades indígenas que fueron claves en la recopilación de datos y la identificación de los puntos de observación.

La Fundación Neotropical, Parques Nacionales Naturales de Colombia, WCS, la Fundación Hidrobiológica George Dahl y WWF lideraron la iniciativa con apoyo de diversas instituciones, como las Corporaciones Autónomas Regionales (CAS, Corpocaldas, Corponariño, Corpocesar, Corpoguavio, Cdmb, Corpoboyacá), la Gobernación de Santander, el Instituto de Investigación Alexander Von Humboldt, el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad del Magdalena.

A ellas se sumaron otras organizaciones no gubernamentales, como The Peregrine Fund, Fundación Cóndor Andino Ecuador, ProCAT, la Fundación BioInn, la Sociedad Ornitológica del Nororiente Andino y la Asociación Colombiana de Ornitología, entre otras.

Lo que dijeron los observadores

“Para nuestras comunidades indígenas, el cóndor andino es el guardián de la montaña, ave insignia de Colombia. Fue muy especial participar en el primer censo nacional, una experiencia significativa, que me motiva a la conservación de esta ave sagrada, y como habitante de la sierra Nevada de Santa Marta, me siento en la necesidad de promover y resguardar su existencia”, comentó Tony Cala, observador de Aves de San Pedro de la Sierra, Sierra Nevada de Santa Marta.

“Esta gran iniciativa de seguimiento de nuestro cóndor andino contó con la participación de observadores voluntarios de Nariño, y desde Boyacá, con el apoyo de Corpoboyacá durante el desplazamiento hacia los puntos de observación. Las jornadas

permitieron estimar la cantidad de individuos, su comportamiento, sitios de nidación, percha y/o refugio. Seguir conociendo de cerca de una especie sombrilla como lo es Vultur gryphus, es importante para continuar con los procesos de conservación de toda la biota que se encuentran bajo su vuelo”, dijo Lorena Martínez, observadora en el municipio de Jericó, Boyacá.