«Déjenos pasar»: Federación Nacional de Avicultores

En tanto que el paro se agudiza y el cierre de vías con barricadas y camiones impide el paso y la movilidad, los agricultores claman a gritos “déjenos pasar” para llevar el alimento a la mesa de los colombianos y evitar que el sector campesino termine por consolidar la quiebra que desde hace meses llegó a sus parcelas.

"Déjenos pasar": Federación Nacional de Avicultores 1
«Déjenos pasar», la campaña liderada por la Federación Nacional de Avicultores y en general el sector del agro en Colombia. Fotografía Archivo particular.

Quizá la forma más contundente que tienen los caminantes para doblegar el orgullo del gobierno, es el bloqueo de vías, y esa ha sido la constante durante estos días de paro nacional, arrojando como resultado más de 24 muertes y al menos 900 heridos, además de la perdida de toneladas de alimentos.

Todos los sectores se han visto afectados por el cerco a las vías y se han puesto en riesgo miles de empleos al no permitir el paso del transporte público privando de los medios que tienen los colombianos para llegar a sus puestos de trabajo, sin embargo, un sector que está pagando los platos rotos es el de la agricultura y por eso líderes de la avicultura y porcicultura dicen que el impacto en la industria es catastrófico.

Por este motivo se emprendió la campaña “déjenos pasar, llevamos alimentos, pasar es alimentar”, iniciativa liderada por la Federación Nacional de Avicultores y en esa misma dirección piden que los colombianos tengan acceso al pollo y al huevo, ya que más de 60 millones de aves están en riesgo de morir.

De la misma manera los trasportadores de otros productos como la leche se han visto seriamente afectados al tener que botar cientos de litros de este vital líquido, como también lo mismo ocurre con el comercio de la carne y los demás productos de la canasta familiar.

La campaña de clamor “déjenos pasar” viene siendo respaldada por los principales medios de comunicación del país, a la que, por supuesto se suma Boyacá Sie7e Días, como quiera que el departamento de Boyacá, considerado como la despensa de Colombia, una vez más está “llevando del bulto” para utilizar un término muy adecuado en el sector del agro con el que se traduce el desespero y la frustración de los campesinos dedicados a este renglón de la economía nacional.