Con 15 nuevas UCI en el Hospital San Rafael y la Clínica Medilaser tratan de evitar el colapso por el tercer pico en la pandemia

Equipos para dotar once unidades de cuidados intensivos en el Hospital San Rafael, los cuales fueron gestionados por el Gobierno departamental ante el Ministerio de Salud, a los que se suman cuatro más que ha dispuesto el sector privado en la Clínica Mediláser, entran a ampliar el número de camas en medio del tercer pico de la pandemia por COVID-19 en Boyacá.

Con 15 nuevas UCI en el Hospital San Rafael y la Clínica Medilaser tratan de evitar el colapso por el tercer pico en la pandemia 1
Las nuevas unidades serán acondicionadas para habilitarlas esta misma semana, pero se recalca en que ya no hay cómo crecer más y que si el contagio sigue como va, el sistema colapsará. Foto: Oficina de Prensa Secretaría de Salud

La gestión de Ramiro Barragán surtió efecto y ayer mismo llegaron a Tunja 11 ventiladores, 11 monitores y bombas de infusión, para habilitar el mismo número de unidades de cuidados intensivos en el San Rafael.

Juan Carlos Alfonso Cetina, gobernador (e), informó que, al inicio de la pandemia, el departamento contaba con 66 UCI y gracias al esfuerzo y liderazgo del gobernador Ramiro Barragán Adame, a la fecha se ha cuadruplicado esta cifra, que al día anterior era de 252, sin embargo, a partir de esta semana, se sumarán 15 más, para tener un total de 267 en la capital boyacense.

Por su parte el secretario de Salud, Jairo Mauricio Santoyo Gutiérrez, informó que en estos momentos en Boyacá hay 207 pacientes hospitalizados en UCI por COVID-19, por eso desde el Centro Regulador de Urgencias del Departamento, se han coordinado, de manera oportuna, todos los procesos de remisión de los pacientes que lo han necesitado, en la red pública de Boyacá.

“Agradezco al personal de salud y a los equipos de vacunación que, en medio de la crisis, trabajan para proteger la salud y la vida de los habitantes de este departamento”, manifestó Santoyo quien además recalcó en el llamado de atención a los boyacenses para que se concienticen de que ya no hay más cómo crecer en UCI y que si las reuniones familiares, de amigos y compañeros de trabajo siguen a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho desde el Gobierno departamental, nacional y la empresa privada, el sistema va a terminar colapsando.

Por su parte, el gerente del Hospital Universitario San Rafael, Yamit Noé Hurtado, indicó que a la fecha en el ese centro de Salud se atienden 72 pacientes en cuidados intensivos, sin embargo, han habilitado más espacios como en el Hotel Hunza para seguir protegiendo la vida de los boyacenses.

“En los próximos días pondremos en funcionamiento las once nuevas UCI, gracias al apoyo del gobernador Ramiro Barragán, el secretario de Salud y la empresa privada”, señaló el Gerente.

Finalmente, el gerente de la Clínica Mediláser, Edgar Vargas, aseguró que seguirán trabajando articuladamente con el Gobierno departamental y con la red pública, para seguir afrontando con oportunidad y diligencia la pandemia.

“Agradecemos a los gobernantes de Cundinamarca y Santander que han estado prestos para atender esta emergencia, sin embargo, hasta el momento, ningún boyacense que ha solicitado servicios de atención por UCI, ha tenido que ser trasladado fuera del departamento”, aseguró el Gobernador (e) Juan Carlos Alfonso.

*Con información de la Oficina de Prensa de la Secretaría de Salud de Boyacá.