Brote de coronavirus en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita

Un total de 78 internos de las cárceles de máxima y mediana seguridad dieron positivo para COVID-19 y tres funcionarios del área de talento humano se encuentran aislados. De los 78 casos, 57 se dieron entre reclusos de alta, y 21 en los de mediana seguridad.

Cárcel de Máxima Seguridad El Barne. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días
Mientras los dos penales: el de máxima y el de mediana seguridad mantienen aislados sus patios para frenar el contagio, se avanza en la vacunación a los reclusos. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días

En el penal de máxima seguridad se tienen 2.082 reclusos, mientras que en la de mediana seguridad tienen a 1.772 privados de la libertad de diferentes partes del país.

Desde la dirección del penal en cabeza del mayor (r) Juan Javier Papa, se viene haciendo una búsqueda activa de asintomático y sintomáticos para poder brindar la atención médica y el aislamiento respectivo que ordena el Ministerio de Salud y las directrices desde la dirección general del Instituto Nacional Penitenciario.

“Tenemos todas las actividades suspendidas hasta nueva orden y en aislamiento total todos los patios, como forma de control como lo indican la Secretaría de Protección Social y la Dirección Regional del Inpec”, explicó el mayor (r) Juan Javier Papa, director del penal.

Durante el año y un mes que lleva la pandemia se han realizado cerca de 3.100 pruebas de coronavirus a personas privadas de la libertad, de las cuales 937 han salido positivos, y entre el personal de talento humano se han realizado 369 pruebas de las cuales 86 dieron positivas.

Con respecto a la vacunación en mayores de 80 años de edad, según el mayor Juan Javier Papa, se les aplicó las dos dosis de vacunación y los mayores de 60 a 79 años están a la espera de la segunda dosis,

Los reclusos mayores de 80 años de edad ya fueron en su totalidad vacunados con segunda dosis, mientras que los de entre 60 y 79 años fueron 167 internos que ya recibieron su segunda dosis este fin de semana y los funcionarios de talento humano que prestan sus servicios médicos asistenciales también los vacunaron, pero a través de sus EPS.