En Chivatá y Tuta, 500 familias podrán formalizar sus predios de falsa tradición

La Agencia Nacional de Tierras realizó una jornada de recolección de la información necesaria para tramitar la inclusión de hogares dentro del Registro de Sujetos de Ordenamiento Social de la Propiedad (Reso).

En Chivatá y Tuta, 500 familias podrán formalizar sus predios de falsa tradición 1
Funcionarios de la ANT recogieron la información necesaria que permitirá adelantar los procedimientos administrativos de titulación de la posesión. Foto: archivo particular

Para tramitar la inclusión de 500 familias dentro del Registro de Sujetos de Ordenamiento Social de la Propiedad (Reso), la Agencia Nacional de Tierras (ANT) llevó a cabo una jornada en los municipios boyacenses de Chivatá y Tuta.

En estas dos poblaciones, los funcionarios de la ANT recogieron la información necesaria que permitirá adelantar los procedimientos administrativos de titulación de la posesión y saneamiento de la falsa tradición, para disminuir la informalidad en la tenencia de la tierra en esta zona del país.

“Estas acciones se suman a las practicadas en los últimos meses en los municipios de Oicatá y Sora, dentro de la estrategia denominada Formalización a la Medida (FAM)”, dijeron en la Agencia Nacional de Tierras.

Dentro de este programa se identificarán rigurosamente los bienes inmuebles, las personas solicitantes y se practicarán las pruebas sobre el ejercicio de la posesión. También se harán los respectivos levantamientos planimétricos de los bienes.

En la ANT indicaron que, al finalizar este procedimiento, se espera poder expedir los títulos que le permita a cada una de estas familias acreditar la propiedad sobre los bienes que actualmente poseen.

“La formalización de la propiedad rural permite a sus beneficiarios adquirir seguridad jurídica sobre los inmuebles que habitan, mejorar sus condiciones de vida y acceder a múltiples alternativas para mejorar el aprovechamiento de sus bienes”, recalcó la directora general de la Agencia Nacional de Tierras, Myriam Carolina Martínez.