Con 13 nuevas camas evitaron ayer el colapso del sistema hospitalario en Tunja pero…

A pesar de haber ampliado el servicio de UCI en 13 camas más en el Hospital San Rafael, la capital boyacense iba anoche en el 86 por ciento de la ocupación, situación que encendió las alarmas de las autoridades de la salud no solo en Tunja, sino en todo el departamento.

Con 13 nuevas camas evitaron ayer el colapso del sistema hospitalario en Tunja pero… 1
UCI Hospital San Rafael de Tunja. Foto: archivo Boyacá Siete Días.

El lunes la capital del departamento había cerrado la jornada con el 86,33 de la ocupación en las 117 camas habilitadas para cuidados intensivos, y anoche ya con 130 camas habilitadas se volvió a repetir la ocupación del 86 por ciento.

“Afortunadamente dio una excelente solución el Hospital San Rafael, aumentando 13 camas UCI, es decir que si no hubiera sido por esa ampliación en servicio, anoche mismo hubiéramos pasado el 100 por ciento en la ocupación. El problema es que esta acción de ampliar camas, es imposible repetirla a diario”, señaló Lucy esperanza Rodríguez, la secretaria de Protección Social de Tunja.

Y a las 13 nuevas camas UCI, se sumaron 28 que habilitaron ayer en el Hotel Hunza, que es un hospital alterno al San Rafael, al que se enviaron pacientes que son atendidos por dolencias diferentes al coronavirus, para habilitar un piso completo en el Hospital al servicio de pacientes positivos para coronavirus.

Las clínicas Medilaser y de Los Andes registraban anoche lleno, mientras que la Garper estaba al 95 por ciento y en el hospital Santiago de Tunja se habilitaron también nuevas camas y de las 33 que tienen en total ya tenían 17 ocupadas, pero allí no se atiende COVID.

“El problema es que por lo que viene ocurriendo desde la comunidad en general solo se tienen en cuenta las cifras de unidades de cuidados intensivos, pero no se dan cuenta que la hospitalización general va ya en una ocupación del 93 por ciento en Tunja, y ya el San Rafael se tiene lleno”, dijo la funcionaria de la Alcaldía de la capital boyacense.

Lucy Esperanza Rodríguez añadió que el problema es que prácticamente se ocupó el 50 por ciento de las nuevas camas habilitadas, lo que significa que incluso antes del fin de semana, cuando la red hospitalaria más grande con que cuenta el departamento estaría colapsada, al igual que ya ocurre en por lo menos el 95 por ciento de los demás centros médicos de Boyacá.

La situación llevó anoche al Gobierno departamental a declarar la alerta roja hospitalaria, al igual que lo había hecho ya el alcalde de Tunja el lunes, y así las cosas, se aproxima un inminente confinamiento total, no solo en la capital boyacense, sino en otros municipios del departamento para este fin de semana.