Atención: Boyacá declara la alerta naranja para hacerle frente al virus

Aunque no se descartan medidas restrictivas más fuertes, por el momento, la declaratoria de la Alerta Naranja hospitalaria servirá para tomar medidas internas en los centros médicos, mientras que las acciones especiales serán decretadas por cada alcalde.

Atención: Boyacá declara la alerta naranja para hacerle frente al virus 1
De nuevo, Boyacá entra a partir de esta noche en Alerta naranja hospitalaria, a causa del incremento exponencial de los casos positivos para COVID-19. Foto: Archivo Particular

La alerta naranja decretada la noche de este martes, permite al gobierno de Ramiro Barragán Adame adoptar una serie de acciones en pro de reducir el número de casos y es obligada por el incremento exponencial de casos de COVID-19 en el departamento en las últimas semanas.

Hasta el momento, el departamento registra 50.866 casos confirmados, 48.178 recuperados y 1.199 fallecimientos (cifras con corte al 20 de abril). Sólo este martes, la Secretaría de Salud de Boyacá reportó 224 casos nuevos y cinco fallecimientos asociados a Covid-19, mientras el lunes 19 de abril, se presentaron 287 casos y tres muertes. El domingo 18 abril, entre tanto, la cifra ascendió a 199 casos y dos decesos, y el sábado 17, se confirmaron 231 casos y tres fallecimientos.

Boyacá atraviesa el tercer pico de la pandemia. Los resultados de la interacción social ocurrida durante los días de Semana Santa se reflejan en la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que ya supera el 60 por ciento.

“Después de unas semanas de relativa calma, en donde en el departamento de Boyacá llegamos a tener una ocupación UCI por debajo del 40%, hemos empezado el tercer pico de esta pandemia”, explicó Ramiro Barragán y añadió que la sala de crisis, que se reúne diariamente, le recomendó al Consejo Departamental de Gestión del Riesgo que por haber superado el 60% se tomara la determinación de recomendar que se declarara la alerta naranja.

El Gobernador, destacó el incremento en un 365% de la capacidad hospitalaria del departamento, al pasar de 66 a 241 UCI. “Hemos habilitado oportunamente laboratorios para el análisis de pruebas y entregado a los municipios más de 125.000 dosis de vacunas con más del 95 por ciento de aplicación, pero hizo un llamado enfático al auto cuidado.

Adicionalmente llamó la atención a los alcaldes de los municipios que presentan alta afectación en el departamento, como Arcabuco, Chiquinquirá, Duitama, Moniquirá, Samacá, Sogamoso, Toca y Tunja y recordó que la capital boyacense es una de las ciudades que está en observación nacional por el aumento en la curva de nuevos casos y muertes.

Para el Mandatario está demostrado que este incremento de casos en el departamento es consecuencia de la interacción social que se dio en Semana Santa, “cuando las personas viajaron a visitar a familiares que hacía tiempo no veían o se reunieron con numerosos grupos de amigos sin la debida protección”.

El Gobernador resaltó que, por el momento, no habrá medidas departamentales que limiten la movilidad. Sin embargo, fue enfático al señalar que todo dependerá del comportamiento social en los próximos días.

“De acuerdo con las disposiciones nacionales, las medidas en cuanto a restricciones de movilidad serán tomadas por cada alcalde, según las circunstancias en ocupación UCI en sus localidades. Es importante entender que los mandatarios toman estas decisiones para prevenir más contagios, para salvar vidas y proteger la salud de todos los habitantes.

El Decreto 179, explica que en materia de orden público se deben solicitar las autorizaciones permanentes y necesarias al Ministerio del Interior, conforme al Decreto 418 de 2020, para buscar tomar medidas que limiten la interacción y aglomeración social.

La alerta naranja implica que haya una vigilancia epidemiológica constante, jornadas pedagógicas con la comunidad y un control policial permanente.

Encuentre mañana, desde la madrugada, la entrevista completa con el Secretario de Salud de Boyacá, Jairo Mauricio Santoyo Gutiérrez, en la que explica, por qué se declaró la alerta naranja, qué significa esto y por qué no se toman medidas más fuertes, que eviten que Boyacá vaya a quedar sitiada por el virus que está causando estragos Bogotá y departamentos como Antioquia.