[Galería] – El páramo de Chiscas, uno de los más conservados del departamento de Boyacá – #AlNatural

El 60 por ciento del territorio de Chiscas es páramo, a tan solo 40 minutos del casco urbano, usted ya está en uno de los ecosistemas mejor protegidos de todo el país. La cabecera está a 2.300 metros y sobre los 2.600 ya hay páramo.

[Galería] - El páramo de Chiscas, uno de los más conservados del departamento de Boyacá - #AlNatural 1
Los hermosos venados los podemos ver en su hábitat natural en el extenso páramo Chiscano, parajes de La Cercada, Chacarita, Chuscal, Los Valles y Las Orozcas. Fotos: Vicente Molina, William Herrera y archivo alcaldía de Chiscas.

Autoridades en el tema dicen que el secreto sin duda es que hay poco turismo hacia este sector y que la misma gente ayuda a cuidar.

Es lógico, Chiscas posee territorios en lo que actualmente se conoce como Parque Nacional Natural de El Cocuy y en la reserva indígena u’wa que alberga los ‘relictos’ de los antepasados aborígenes de esta región.

En Chiscas encontramos diversidad de climas, desde los 1.800 msnm hasta los 5.010 msnm, en el pico Nariare. Encontramos nieves perpetuas en Sierritas y Nievecitas, que forman parte del nevado más grande del país, en el Parque Nacional Natural El Cocuy. La clase de turismo que se puede practicar en Chiscas, se enfoca al ecoturismo, agroturismo, de aventura (senderismo, parapente) arquitectónico e investigación en las ciencias naturales.

Esta localidad, ubicada a tiene una gran riqueza de flora y fauna pues en su territorio encontramos tres pisos térmicos: El páramo con unos 480 km², el frío con unos 154 km² y el medio con los restantes 25 km². aproximadamente.

Chiscas es anterior a la conquista, estaba habitada por indios Laches y Chiscas de la familia de los u’wa. Hay unos cuatro hoteles, incluidos dos en el caserío de Las Mercedes que es un pueblito viejo a 15 minutos del casco urbano, un lugar donde parece que se hubiera congelado el tiempo.

En una zona de amortiguación del páramo se instalaron páneles y funciona con energía solar y hace unos 50 años se tiene un museo de energía hidráulica donde están unas turbinas Pelton.

Ahora, por comida, tampoco se preocupe. En Chiscas usted encuentra gastronomía altoandina como cordero, trucha, mute y arepas de diferentes variedades y sopas, al igual que la chirimoya silvestre especialmente en tiempos de cosecha entre agosto y noviembre.

De manera general se sugiere:

1) portar ropa adecuada para clima frío o medio, según la ruta seleccionada

2) En la parte de seguridad, el turista puede estar tranquilo, pues la región goza del apoyo constante del Batallón de Alta Montaña No 2 » General José Santos Gutiérrez Prieto»

3) Por la gran belleza y diversidad de paisajes y lugares del municipio, la oferta turística ofrece actividades para los visitantes de cualquier edad.