El Borrico Servicial – Luis Saúl Vargas Delgado – #DomingosDeCuentoYPoesía

El Borrico Servicial - Luis Saúl Vargas Delgado - #DomingosDeCuentoYPoesía 1EL BORRICO SERVICIAL

Todos me miran pasar, ninguno se imagina que nosotros además de pastar, servir de silla y de carga, no sabemos hacer cosas diferentes y que por instinto animal desarrollamos esas actividades y nada más. Se equivocan quienes piensan de esa manera, lo que pasa es que no nos han permitido la libertad, las condiciones, orientación, capacitación y sobre todo, darnos la oportunidad de ejercer pequeñas responsabilidades para demostrarles a todos los incrédulos lo contrario a lo que ellos piensan de nosotros.

Me daba cuenta que las personas que caminaban por la vía carreteable, desde el campo al pueblo, conductores y pasajeros que a diario se desplazan me miran con gesto de lástima y compasión sólo porque me detenía en las partes más protuberantes de la vía para deleitarme del paisaje, rumiar en mi interior tantas cosas que a lo largo de mi vida he podido observar en los humanos; es cierto, nosotros no podemos hablar, observamos, sentimos y pensamos; me daría pena, si pudiera expresar con palabras tantas cosas absurdas, desacertadas e incoherentes de quienes se precian lógicos e inteligentes; delante de nosotros han cometido muchas burradas y bestialidades, yo he sido afortunado porque nací en un lugar en donde los patrones son buenos, me tratan bien lo mismo que a las personas.

No existe diferencia entre nosotros y ustedes; lo único que ustedes piensan es que nosotros somos burros e incapaces de desarrollar tareas. Fíjense, desde pequeño yo acompañaba a mi padre a desplazarse del campo a la ciudad, cargado con dos cántaras llenas de líquido lácteo para repartirlo en casas diferentes; al principio los patrones guiaron la actividad del reparto y al poco tiempo mi padre se hizo cargo, razón por la cual les cuento que el empleo lo adquirí de mi padre como herencia que no lo cambio por nada en el mundo.

Para que sepan cómo y de qué manera realizo el trabajo, es muy sencillo: a las cinco de la mañana los patrones cuando los pajaritos revolotean y alegran el amanecer con sus trinos, ellos ordeñan las vacas, recogen la leche y preparan las cántaras; mientras tanto, yo pasteo lo suficiente para adquirir fuerzas y soportar la carga que transporto al pueblo. Ellos me hablan con cariño y recomendaciones precisas, que camine por la orilla de la carretera para evitar accidentes, que no deje que alguien se acerque a destapar las cántaras, menos cuando, quienes reciben la leche envían el pago del producto; mis patrones saben que por naturaleza nosotros nos defendemos a muela y coces cuando detectamos peligro.

Ya listo para emprender el viaje, lo hago lento y sin detenerme para llegar a las ocho de la mañana justo cuando abren los negocios, no contemplo la naturaleza porque la conozco de memoria y la carga resultaría más pesada cuando me detengo. Me encanta hacerlo porque me enseñaron que cuando entrego las cántaras, quienes las reciben me dan una palmada en el pescuezo o en el anca acompañada con un pedazo de panela, como agradecimiento por mis servicios, que recibo con alegría y entusiasmo. Saborear el esfuerzo de mi trabajo sabe a gloria.

Cuando las personas por donde paso se dan cuenta de mi oficio, se ponen de acuerdo para premiar mi labor; fue así que, empecé a recibir comida a lo largo del camino.

Al regreso del pueblo al campo, liviano, sin la carga a cuestas y sin la preocupación de llegar rápido, aprovecho para detenerme en cualquier parte del camino con el objeto de mirar y rumiar las delicias de la naturaleza, tenía establecidos los sitios para salirme de la rutina de un animal cualquiera y centrarme más allá de lo que ustedes creen que un animal como nosotros puede hacer.

Hay testimonios y usted también cuando tenga la oportunidad de desplazarse por el lugar mencionado puede comprobarlo y darse cuenta que los burros no son tan burros como usted cree.

Biografía

LUIS SAÚL VARGAS DELGADO, nació en Tipacoque Boyacá, Licenciado en Filología Española e Inglés de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja. Postgrado en Literatura Hispanoamericana en el Instituto Caro y Cuervo de Santafé de Bogotá. Especialista en Traducción de Texto Inglés- Español de la Universidad de Pamplona. Pertenece a la Asociación de Escritores de Norte de Santander; Asociación de Escritores del Táchira, Venezuela; Asociación de Escritores de Boyacá; Al Círculo Rojo Literario de Cúcuta y a partir del 12 de octubre de 2010 como miembro fundador de LA ACADEMIA BOYACENSE DE LA LENGUA. Ha publicado 18 obras literarias.