Aprenda a cuidar su vehículo para alargarle la vida útil

Todo vehículo requiere el cambio de aceite de motor cada 5.000 a 6.000 kilómetros, para garantizar que las partes internas del propulsor estén debidamente lubricadas y limpias. En cuanto al lubricante de la caja de cambios (automática o mecánica) no requiere cambio, a menos que se haga un trabajo en su interior.

Aprenda a cuidar su vehículo para alargarle la vida útil 1
Todo vehículo requiere el cambio de aceite de motor cada 5.000 a 6.000 kilómetros. Foto: archivo particular

La organización IHS Markit de los Estados Unidos establece que un vehículo tiene una longevidad en promedio de 11 años, gracias a los avances tecnológicos y al desarrollo de mejores materiales.

Sin embargo, como toda máquina, requiere de verificaciones y mantenimientos preventivos, que permitan su adecuado funcionamiento, cumpla y prolongue con su vida útil proyectada.

Si se es novato en el tema, en primer lugar, se debe revisar el manual del usuario del automotor. Allí se especifican las características técnicas y de desempeño, así como una guía de mantenimiento y funcionamiento de los sistemas electrónicos con que viene equipado el auto.

“Hacer revisiones visuales periódicas y respetar los tiempos de mantenimiento, son factores clave para que un automotor funcione adecuadamente. Es importante que el propietario lo lleve a los talleres o centros de servicio autorizados de la marca, pues en estos sitios se tienen los equipos especializados y personal técnico debidamente capacitado para un correcto mantenimiento”, comenta Ricardo Uribe, gerente de posventa de DFSK PracoDidacol.

Además, Uribe hace énfasis en tener en cuenta las siguientes recomendaciones, para mantener el automóvil al día y prolongar su vida útil:

Aceites de motor y caja

Todo vehículo requiere el cambio de aceite de motor cada 5.000 a 6.000 kilómetros, para garantizar que las partes internas del propulsor estén debidamente lubricadas y limpias. En cuanto al lubricante de la caja de cambios (automática o mecánica) no requiere cambio, a menos que se haga un trabajo en su interior.

Los filtros

Aceite: atrapa los contaminantes permitiendo que el lubricante fluya por todo el motor sin restricción. Reemplácelo siempre en cada cambio de aceite.

Combustible: impide el paso de contaminantes presentes en el combustible previniendo un taponamiento de los inyectores. Este debe ser revisado por personal técnico capacitado solo si se presenta alguna falla en los inyectores.

Aire: atrapa el polvo y evita que ingrese a los cilindros del motor. Revíselo con cada cambio de aceite y reemplácelo si está negro. No permita que lo soplen con aire a presión, pues esto quiebra el papel filtrante y no cumplirá con su función.

De polen o cabina: hace parte del sistema de aire acondicionado del vehículo. Su función es evitar que el polvo e impurezas de la calle ingresen al habitáculo. Reemplácelo cada año. Al igual que el filtro de aire este tampoco se debe soplar.
Mangueras del radiador

Luego de un tiempo y por la exposición del calor, las mangueras de caucho pueden volverse duras y quebradizas, provocando ampollas y fugas del agua que refrigera el motor. Para verificar su estado, pida que hagan una prueba de fugas con la herramienta indicada para este fin. Tenga en cuenta que un recalentamiento puede afectar el empaque de la culata y sus consecuencias pueden ser fatales para la vida del motor.

El refrigerante

Revise que el nivel sea el adecuado y reemplácelo según lo que indique el fabricante en el manual del usuario. Si el nivel está bajo, indica que puede haber una fuga del líquido en alguna parte del sistema.

Correa de repartición y del alternador

En cuanto a la correa de repartición, cada fabricante tiene especificado un kilometraje determinado para el reemplazo de este elemento que, de llegar a romperse, afecta seriamente las partes internas del motor. En vehículos que utilicen cadena no requiere mantenimiento alguno. La correa del alternador también tiene una vida útil determinada, sin ella la batería no carga y en algunos modelos va relacionada con la bomba de agua, lo cual podría originar un posible recalentamiento.

Los frenos

Es el sistema de seguridad más importante de un vehículo y uno de los de mayor desgaste. Vigile cada año como está funcionando y nunca postergue una reparación por más simple que parezca. Si al apretar el pedal de freno este se hunde hasta el fondo, significa una falla.

Cuando el nivel del líquido para frenos está bajo, es debido a alguna fuga. Si realiza algún cambio (pastillas, bandas o discos) debe purgar obligatoriamente el sistema, para evitar que se contamine o le quede aire en el interior de este.

Llantas

Para una adecuada conservación procure que el vehículo este bien alineado y balanceado, para evitar desgastes prematuros.

Su reemplazo lo determina la profundidad de la banda de rodamiento. Entre los surcos toda llanta tiene unos topes que indican cuándo se deben reemplazar. También debe cambiarlas si la llanta presenta cortes o ‘chichones’ en sus perfiles laterales.