Amigos para Obras y Semana Bolivariana 40 años – #Pregones – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Amigos para Obras y Semana Bolivariana 40 años - #Pregones - Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días 1Amigos para Obras

Muchos bandazos de las administraciones locales y en algunos casos les funcionan el tener, valorar, respetar y cuidar a sus “paisanos”, amigos o no -de colores desteñidos o ya con nuevas tinturas-, en las esferas del poder para lograr que sus proyectos mágicos reciban agilidad en su aprobación, recursos suficientes para arrancar -ojalá culminar- y hasta para hacer rabiar a los que no cumplieron promesas, que les sirvieron de caballitos en sus campañas y aspiraciones a todo.

Ahora habrá que recurrir a ellos, a él, a ella, para que nos den una mano de regionalismo para concretar que por lo menos nos incluyan entre los proyectos futuristas que se terminen consolidando a los 30 o 40 años, (ya dejaron pasar 21 de lo que en el papel diseñaron e ilusionaron) -pensamos que puede llegar a ser en menos- y por ello lo imploramos para las Variantes de Duitama y Paipa, que en buena hora -¿o será muy tarde?- se ha retomado por la Cámara de Comercio de Duitama (*).

No importa quién lo gestione, quién lo logre, quién asista al corte de cinta y quede en la foto, lo que se debe es hacer fuerza para que pensemos en obras de progreso, de verdad y grandes, para todos.

Que hagan parte de un Plan Bicentenario que en su momento se publicitó no terminaba el 7 de agosto, sino que continuaría hasta entregar las obras en funcionamiento. Hoy hacemos votos para que se logre que aprueben comenzar –de aquí para allá- la ejecución de los 310 mil 625 millones, para los 82 kilómetros, entre Duitama-Charalá-San Gil, que ya aparecía pavimentada en los otrora “kárdex”…

Que se suban en el tren de los vagones que sea. Que utilicen el tema en campañas. Que se apropien de sus réditos. Que salgan en las fotos y placas, no importa. Pero también reconocerle a quienes con bajo perfil hagan sus buenos oficios o diligencias ante quien corresponda.  Lo que vale es que se haga, en esta y otras tantas que estamos esperando para dar soluciones que benefician a todos y sin sectarismos.

Semana Bolivariana 40 años

Desde hace 2 o 3 años -como ciudadano- venimos pidiendo -en todos los niveles- que se estructure una digna agenda para la que debe ser la oportunidad y eje de integrar a los artistas, las áreas o sectores de los cultores, de los grupos, de los colegios –salvo 2 o 3 rectores que ponen leyes y condiciones-, de los gremios, de entidades y de quienes somos “amantes de verdad” de lo nuestro.

Llegar a 40 años, bodas de rubí, que en 2026 en sus 45, serán de zafiro, y visionar los 50, los de oro, para un evento que logra cuatro fechas dignas de ser honradas, valoradas, enaltecidas y conocidas.

De seguro en algún pregón anterior ya se dijo, pero que sirva para reafirmar que no podemos estar olvidando nuestra historia, sus raíces y mucho menos el patrimonio que hemos construido. Hablamos de la Semana Bolivariana de Duitama, internacional de la cultura y de los países hermanos, que ya hace parte de la identidad de la ciudad y de Boyacá. Es en serio y con argumentos.

Para la Alcaldía de Duitama y Culturama (**) hace que la trascendencia sea para que se logre confeccionar un programa relevante y que a escasos 3 meses de su desarrollo anhelamos se hayan realizado las apropiaciones, las búsquedas y que las partes -que sientan su compromiso- también aporten, colaboren, ayuden y sean creativos, para que en pandemia tengamos eventos virtuales.

Ocho lustros merecen que se valoren en su real aporte a las dimensiones de ser tierra de Libertad, del Bicentenario, de valores y de gentes que han entendido, participado y hasta sobresalido en sus artes. Ocho días en los que se deberán unir fuerzas para que se dejen ver los que alardean de tener “poder” en los niveles que rigen sus sectores o “gobiernan”, o trabajan en el de turno.

Es entre todos que se debe cohesionar sobre el eje de cuatro fechas que son nuestras, del 20, 24, 25 y 27 de julio que encierran años de ejemplo, así nos anuncien que “se acercan semanas difíciles para el país”, y por ende para el departamento y para sus 123 maravillas naturales.

Y a propósito es con tiempo que se debe tejer el cuadragésimo octavo Festival Internacional de la Cultura –FIC-, que conlleva la misma filigrana y los mismos activismos, con una carga de liderazgo que se dejará traslucir y no con solo buenas intenciones o declaraciones emocionadas. YA.

Precisar que hago parte de sus juntas directivas: CCD (*) y (**) por el CMCD.