Campohermoso, el municipio boyacense que le cerró las puertas al COVID-19

Sorprendentemente, a la tierra de los teguas no ha llegado la enfermedad que tiene en jaque al mundo entero. El alcalde de esta población, Jaime Yesid Rodríguez Romero, explica por qué en su territorio no se ha presentado ningún caso de coronavirus.

Campohermoso, el municipio boyacense que le cerró las puertas al COVID-19 1
Campohermoso, municipio No COVID. A esta población de la provincia de Lengupá no ha llegado el coronavirus. Foto: archivo particular

De los 1.123 municipios que tiene Colombia, solamente a dos no ha llegado el COVID-19 y uno de ellos está ubicado en Boyacá, en la provincia de Lengupá.

Nos referimos a Campohermoso, una población de 3.400 habitantes, a 128 kilómetros de Tunja y con una temperatura de 23 grados centígrados. El otro municipio No COVID de Colombia es San Juanito, en el Meta.

El territorio del actual municipio de Campohermoso fue el centro de la cultura indígena tegua, que se distinguió, entre otras cosas, por sus conocimientos de los poderes medicinales de las plantas, según Basilio Fernández de Oviedo.

A fray Pedro Simón le llamó la atención la longevidad de los teguas, de la que escribió: “pasan su vida hasta llegar a cien años… pues solo el simple manjar de unas raíces y hormigas les acrecienta un año sobre otro… hasta llegar a más de ciento y al cabo mueren sin enfermedad”.

Campohermoso, el municipio boyacense que le cerró las puertas al COVID-19 2
Campohermoso es una población de 3.400 habitantes, a 128 kilómetros de Tunja y con una temperatura de 23 grados centígrados. Foto: archivo particular

Pues, aunque parezca sorprendente, los descendientes de los longevos teguas han mantenido a raya el mortal coronavirus, tal vez por su genética o su dieta, pero muy seguramente por las medidas que han tomado en este municipio.

El alcalde de Campohermoso, Jaime Yesid Rodríguez Romero, afirma que con el respeto que se me merecen los creyentes de las diferentes doctrinas, en este municipio se han aferrado a la creencia de que Dios los ha protegido contra el COVID-19, sobre todo por intermedio de su santo protector San Roque, patrono del municipio y abogado por excelencia contra la peste y todo tipo de epidemias.

“Además, a Dios rogando y con el mazo dando, esto también se debe a la coherencia que ha tenido la comunidad en recepcionar nuestras recomendaciones, que no fueron inventadas sino replicadas de lo que nos ha venido enseñando el Ministerio de Salud en especial”, precisa el alcalde.

En Campohermoso se unieron todas las autoridades contra el coronavirus: la Alcaldía, las iglesias, el sector de la salud y la Policía, para a través de la emisora local intervenir a diario o cada tres días con el fin de informarle a la comunidad los riesgos del COVID-19 y cómo poder evitar su contagio con la aplicación de los protocolos de bioseguridad.

“Recalcamos mucho en que cada uno cuidara a su familia y para eso había que usar tapabocas y todos los protocolos de bioseguridad. Yo nunca impuse ley seca, solo impuse dos toques de queda”, manifiesta el mandatario municipal.

Campohermoso, el municipio boyacense que le cerró las puertas al COVID-19 3
El alcalde de Campohermoso, Jaime Yesid Rodríguez Romero, ha entregado más de 2.000 mercados a la comunidad. Foto: archivo particular

Cuenta que, por presión de la comunidad, mandó fumigar dos centros poblados de los tres que tiene el municipio, porque la gente sentía tranquilidad con esa acción.

“Cerramos unas vías para poder controlar el ingreso, porque no podíamos cerrar todo el municipio pues nos bloqueábamos el abastecimiento de productos”, señala el gobernante local.

Recalca que el hecho de que no se hayan presentado casos de coronavirus en su municipio no es porque existiera una fórmula secreta o una varita mágica para evitarlo, sino porque se trabajó muy fuerte en la pedagogía para que la población estuviera enterada de lo que le podría ocurrir si no acataba los protocolos de bioseguridad.

“Paralelo a eso, entregamos más de 20.000 tapabocas a la comunidad en general y caretas, tapabocas y alcohol a los comerciantes. También dimos mercados que conseguimos mediante un plan padrino, y un empresario de afuera nos regaló 1.500 mercados de aproximadamente 100.000 pesos cada uno”, afirma el alcalde.

Esta estrategia de los mercados evitó que las familias se trasladaran a los centros poblados a comprar, lo que redujo la posibilidad de contagio.

“Aún hay gente que completó hasta 10 meses sin salir de su casa en el campo y para abastecerse de algunos productos los mandaban comprar”, explica el mandatario.

Campohermoso, el municipio boyacense que le cerró las puertas al COVID-19 4
El alcalde de Campohermoso y la gestora social en la laguna Brava, dentro de la reserva El Encanto, uno de los principales atractivos del municipio. Foto: archivo particular

En los primeros meses de la pandemia llegaron cerca de 60 familias al municipio, que estuvieron aisladas y con vigilancia de las autoridades para cumplir con la cuarentena obligatoria.

‘No hemos ocultado información’

El alcalde de Campohermoso asegura que la ausencia de casos de COVID-19 en su municipio no ha sido ni por falta de toma de pruebas, ni porque se esté ocultando información por parte de la administración municipal.

Agrega que se hicieron varias brigadas para tomar pruebas en la población y que oficialmente nunca se presentó ningún resultado positivo.

“Se hicieron varios tamizajes y está demostrado que todos dieron negativos, porque las EPS y los laboratorios qué se van a poner a mentir”, dice Rodríguez Romero.

Aunque no ha recibido reconocimientos ni de parte del presidente de la República ni del gobernador de Boyacá, el alcalde está muy contento de poder mantener a su municipio libre de COVID-19 y agradece a la población en general por su muy buen comportamiento frente al cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

Dice que, si le ofreciera el Gobierno un premio por ser uno de los dos municipios No COVID de Colombia, lo que pediría sin pensarlo dos veces sería el arreglo de la vía principal de acceso a Campohermoso, por lo menos que se pavimenten algunos kilómetros.

El municipio No COVID, otro atractivo de Boyacá

El principal renglón de la economía de Campohermoso es la ganadería, pero el municipio tiene unos atractivos naturales que lo convierten en un llamativo destino turístico.

“Hemos aprovechado todos los canales, todas las emisoras para, en medio de la tragedia por esta pandemia, hacer más visible a Campohermoso en Colombia y en el mundo”, dice el alcalde.

Agrega que, en medio de la reactivación económica, están buscando que el ser un municipio No COVID sea un gancho para atraer a los turistas.

Campohermoso tiene joyas naturales como la cascada La Cristalina, la laguna del Encanto, la cascada del Chorrerón, el Mirador del Llano, las Piedras de los Teguas y la unión de los ríos Tunjita y Lengupá, en el sitio denominado Las Bocas, donde se puede apreciar el contraste de colores de los dos afluentes.

“Queremos que quienes se fueron hace muchos años de Campohermoso vuelvan al municipio y quieran quedarse. Ya nos ha pasado: es impresionante el número de familias que se fueron hace 15 o 20 años y la pandemia los espantó de las ciudades, de ahí que hoy en día volvieron para quedarse de tiempo completo”, afirma el mandatario municipal.

Señala que su administración está haciendo una importante inversión en las vías del campo, para que los habitantes puedan sacar los productos de sus fincas y así poder reactivar la economía.

Campohermoso, el municipio boyacense que le cerró las puertas al COVID-19 5
Vasija de la cultura tegua, familia indígena que tuvo como centro principal el actual territorio de Campohermoso. Foto: Luis Lizarazo / Boyacá Sie7e Días.

Con apoyo del gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán Adame, se firmó un convenio para ir mejorando la vía departamental de acceso.

“Estéticamente lo estamos mejorando también, para que el turista llegue y diga: ¡qué pueblo tan bonito! Para eso hemos arreglado los parques y los jardines; igualmente hicimos parques en la inspección de Vistahermosa”, cuenta el gobernante.

Campohermoso es el segundo municipio con mayores reservas forestales de la jurisdicción de Corpochivor y muy rico en fuentes hídricas.

“Hay familias que están comprando finquitas para hacer sus casitas, casas bonitas, de descanso. Yo creo que, de acá a tres años, con la inversión que estamos haciendo en el arreglo de vías, Campohermoso va a coger mucha fuerza”, recalca el alcalde.

Manifiesta que los campohermosanos se alimentan de productos muy orgánicos, de lo que produce la tierra de manera muy natural, y que tal vez esa sea otra razón para que el COVID no haya llegado a este municipio, aunque repite que el haber resistido al coronavirus se debe principalmente a la gracia de Dios y a la disciplina de la gente.

Pero pese a que el COVID-19 no ha tocado a Campohermoso y que esta noticia ha atraído a medios nacionales y hasta internacionales, en esta población no se ha descuidado la vacunación contra el coronavirus: ya llevan 80 personas vacunadas.