Cumbre de Gobernadores y Realidades Locales – #Pregones – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez

En ocho días se darán cita en Puerto Gaitán, Meta, los 32 departamentos de Colombia, a través de sus gobernadores y viendo la sugestiva invitación a la cumbre surgen muchas inquietudes sobre lo que allí se define para las entidades territoriales, para la nación, para los futuros aspirantes y hasta para las soluciones de las comunidades. Y con una Federación hasta dónde se hacen realidad.

Claro está que cada uno posee unas necesidades muy variadas, sentidas y se dejan traslucir en cada temporada de lluvias, de sequedad, escolar, de sus festividades, entrega del plan alimentario escolar, de computadores, de elementos de bioseguridad, aeropuertos, hospitales, vías terciarias, colegios, de las donaciones de países y hasta en la forma como se definen las candidaturas a las próximas elecciones, con todos sus intereses.

Con grupos de profesionales y especialistas en temas transversales para todos y que muchas de las veces no entendemos por ser de fina economía, estratégica política, reservados y que en dos días llegan los mandatarios regionales a firmar, aprobar, pulir, lograr meter sus “goles” y llevar a sus entornos recursos, anuncios de futuras visitas, equipos de maquinaria, ser la sede para juegos nacionales  y hasta la foto con los personajes que asisten al evento y que de seguro les servirá para la campaña. O por lo menos para recomendar su ahijado para un cargo.

Nadie niega que ponen en la agenda temas “vitales” pero preocupa saber que des hace 27 años las soluciones reales no se ven, no se sienten y sí las comunidades tiene que cada tiempo recurrir a bloqueos, marchas, mesas de trabajo y negociación, pliegos de peticiones y unos compromisos que no se cumplen en el tiempo, porque pasan los años y los de turno no los tiene como prioritarios.

Y ha tomado tanta fuerza la Federación que los aglutina que ensalzan a los mandatarios nacionales y con ello creen congraciarse por los 4 años y poder así sacarles sus miradas y que les extiendan sus manos para poder cumplir con las obras ofrecidas. Así es como funciona el cabildeo incluso para elegir sus cuadros directivos que son los que deben representarlos en los ministerios, en las entidades, en las instancias que definen recursos para la educación, la cultura, la seguridad y la paz.

Son muy pocos los gobernadores que llegar a rendir informe de lo logrado en esas maratónicas jornadas, ofrecer ruedas de prensa donde se les pueda contra preguntar y poder conocer de los resultados y nos quedamos a la espera que en los medios de comunicación digan algo sobre el que nos representa, ya sea porque dejó de asistir a una muy importante reunión, no supo contestar o hizo un gracejo que lo marcó. Entonces las realidades locales siguen siendo las mismas que juraron solucionar. Que en la próxima sí será que se hagan sentir porque ya saben cómo es que se hace…

Incluso repercute que algunos “montan estrategias” para con un selecto de grandes o pequeños grupos “tomarse el poder decisorio” de la organización y lograr poner a este o aquel en una junta directiva para que sean escuchados y así no dejarse desplazar por los que hablan fuerte, tiene padrinos o siempre han sido cercanos a los que no se dejan sacar.

Así es como se mueven los hilos con los que sí que saben de mantener coaliciones, armarlas y llegar a esos niveles que los del común muy poco entienden que hace parte de los juegos que incluso buscan ampliar sus períodos, abrirse caminos para sus aspiraciones y llegar a sus terruños sacando pecho de lo que con esfuerzo arañaron ante funcionarios de cada cartera y en grado sumo ante sus jefes, de partido o el congreso, y el saldo sigue en rojo con tantas necesidades que son pandemia…

Aquí nos plantamos para seguir las transmisiones de la reunión, detallar lo que se defina para el departamento y a ver si pasado ese fin de semana amerita que nos cuenten de lo sucedido. Atentos.