Boyacá llora al connotado docente y rector Miguel Alfonso Moya Franco

Un paro cardiaco acabó con la vida del licenciado Miguel Alfonso Moya Franco, quien fue sepultado ayer en el cementerio Jardines del paraíso en Bogotá.

El licenciado Miguel Alfonso Moya Franco, quien fuera docente en el colegio Integrado de Sogamoso durante 12 años y rector del colegio de Arcabuco durante 25 años, fue sepultado ayer.

Era magister en educación y había completado 40 años al servicio del sector educativo en Boyacá. Durante 25 años (1987-2012), se desempeñó como rector del Colegio Técnico Alejandro de Humboldt en el municipio de Arcabuco.

Había nacido en Ibagué hace 70 años, pero se convirtió en boyacense por adopción. Casado con la también educadora sogamoseña María Nelly Guaje y padre de cuatro hijos. Era licenciado en ciencias sociales y económicas. Fue docente durante 12 años en el colegio Integrado Joaquín González Carmargo, en Sogamoso, de donde salió trasladado como rector al colegio Jacinto Vega de Santa María y de allí llegó al colegio de Arcabuco.

Fue cofundador de la Asociación Sindical de Directivos Docentes de Boyacá (Asodib) que fue creada en 1983 como una agrupación para apoyar la labor de directores escolares del departamento y de la cual fue presidente entre 1988 y 1991.

El profesor Miguel Moya Franco con el ciclista Nairo Quintana quien salió egresado del Colegio Alejandro de Humboltd de Arcabuco, donde el profesor fue rector por más de 20 años.

Sus familiares agradecen las manifestaciones de condolencias y desde la institución educativa ‘Alejandro de Humboldt’ los docentes están invitando a una eucaristía del primer día de novenario a partir de las 5:00 de esta tarde en la iglesia de Arcabuco y que se podrá seguir a través del Facebook live: https://web.facebook.com/Parroquia-Nuestra-Se%C3B1ora-del-Amparo-Arcabuco-Boyac%C3%A1-102309834753399

“Daremos gracias a dios por la vida terrenal de nuestro querido señor rector, de quien admiramos siempre el valor de la amistad, el respeto, la responsabilidad, el espíritu de servicio, el sentido de pertenencia su humor fino y delicado y el trabajo incansable para lograr las metas propuestas en la búsqueda de dar a la institución un lugar destacado dentro de los colegios del departamento”, relatan en la tarjeta de invitación a la eucaristía.