Qué les depara a los pueblos ricos en combustibles fósiles – Juan Daniel Angulo Argote – #Columnista7días

Qué les depara a los pueblos ricos en combustibles fósiles - Juan Daniel Angulo Argote - #Columnista7días 1Pueblos con abundantes recursos y pocas reservas. La reconversión es urgente, hasta la fecha ninguno ha reaccionado. Segundo a segundo hipotecan a sus generaciones.

Ya no se escuchan esas frases rimbombantes de aquellos tiempos gloriosos por ser el dueño, señor y amo de los combustibles fósiles, tales como: somos el mejor negocio del planeta, ‘el oro negro’, o tenemos la mina de carbón a cielo abierto más grande del orbe ¿realmente les ha servido de algo?

Todo indica que sus días están contados, sino se les busca otras aplicaciones. Estos lugares ‘ricos ayer’ (caso Colombia), necesariamente les urge una estrategia entre los actores: Estado-empresa-academia y sociedad. De lo contrario es nadar en contra de la corriente. La adversidad genera innovación.

Recientemente se les viene avecinando un declive debido a las políticas verdes de los países consumidores “cero emisiones de CO2”, cada vez con más ambición hacia la neutralidad del carbono.

Por otra parte, para reconfirmar, por primera vez las energías renovables no convencionales (ERNC) superan a los combustibles fósiles en la matriz energética de Europa. Un campanazo muy anticipado tomaron las principales compañías del sector (Glencore la empresa suiza informa: nos quedan pocos años en Colombia), ninguna quiere perder ese paso hacia la transición energética y el gran flujo del dinero sustentable.

El éxodo de los grandes nombres de la industria de los combustibles fósiles sigue en aumento, algunas raspan la olla ‘explotando sus pocas reservas’, pero dejando millones de recursos enterrados ‘no les interesa’. Sus grandes inversiones dieron un giro de 180 grados, la apuesta seguirá por un par de años más mientras se apalancan hacia las ERNC, su principal destino en la agenda empresarial. De allí nace ese anglicismo “lavar la cara de sus negocios con energías limpias”, lo que hoy se denomina GREENWASHING. 

Por ejemplo, un referente mundial en Greenwashing es el gigante noruego Equinor, Statoil hasta el 2018. Desde hace un par de años dejaron atrás la etiqueta de petrolera, hoy se cataloga como energética o eléctrica. Lo que busca esta empresa estatal, la dueña de los fondos soberanos de inversión más grande del planeta (construyeron con los combustibles fósiles un imperio de respaldo social, económico y ambiental con los mejores indicadores para sus generaciones venideras, no existe en dicho lugar reformas tributarias, eso les sucede a economías incapaces de mirar hacia el futuro).

Equinor hace un par de años cambió su traje por uno verde. No más inversión en combustibles fósiles, el futuro es otro y tenemos que ser protagonista, expresa su presidente (cero emisiones antes del 2050 en todos nuestros negocios). Fuente: https://www.equinor.com/

Finalmente, el Cesar, La Guajira, Boyacá, Antioquia, Santander, Norte de Santander entre otros departamentos de Colombia ricos en carbón, tienen dos opciones: 1. Aplicar greenwashing en las empresas o 2. Construir la Misión Lavoisier (la estrategia que necesita Colombia para impulsar la carboquímica).

Para mañana es tarde, de lo contrario muchos sueños no realizados quedaron enterrados.