Luego de 31 días de su muerte, los Boyacenses siguen recordando a Horacio Serpa y sus discursos en la “plaza roja”

Hace 31 días se produjo la muerte de uno de los caudillos más rebeldes de la política en las últimas décadas en Colombia.

Luego de 31 días de su muerte, los Boyacenses siguen recordando a Horacio Serpa y sus discursos en la “plaza roja” 1
Horacio Serpa y José Rozo Millán compartieron pódium como los mejores gobernantes del país. Fotografía – Archivo particular.

Horacio Serpa un santandereano arrecho, nacido el 3 de enero de 1943 y fallecido el pasado 31 de octubre de 2020, casado con Rosita Moncada, de cuya unión nació Sandra, Rosa y Horacio José, fue candidato a la presidencia de Colombia en 1998, 2002 y 2006 como representante del partido Liberal; sin embargo, no logró llegar a la casa de Nariño la que había frecuentado varias veces como ministro en el gobierno de Ernesto Samper y senador de la república, entre otras altas dignidades.

Los Boyacenses recuerdan con respeto a este líder político, pues fue “la plaza roja” de Sogamoso la que más escuchó sus aguerridos discursos, en ese tono desafiante que lo caracterizó durante toda su carrera política y en especial cuando ante cerca de 5 mil simpatizantes en el Parque de la Villa dijo que de ser elegido como presidente se comprometería en un proyecto macro para descontaminar, de una vez por todas, el valle de Sugamuxi.

“Conozco el problema que vive la ciudad con la contaminación ambiental y por eso en mi gobierno buscaré los mecanismos para lograr la solución a esta situación”, indicó en una de sus efusivas alocuciones, en la Ciudad del sol y del acero, el entonces candidato al primer cargo de la nación.

Tunja fue otra ciudad que le respondió siempre al otrora candidato y en grandes concentraciones, con «lleno hasta las banderas» en el teatro Suárez, Horacio Serpa recibió el aplauso de los capitalinos que, entre vivas al partido liberal y a su nombre lo recibieron con honores, como aquel 7 de mayo de 1998 cuando se comprometió a sacar adelante los proyectos de gran envergadura del oriente colombiano y dijo que daría prioridad a todos los que tuvieran que ver con la ciudad de Tunja, si llegase a ser elegido presidente.

En el periodo 2008 al 2011 Horacio Serpa fue gobernador de Santander y tuvo una estrecha relación con el mandatario de los Boyacenses de ese periodo, José Rozo Millán, con quien, no solamente compartió varios de los proyectos de carácter regional, sino el pódium entre los mejores gobernadores, junto a Andrés González de Cundinamarca, Eduardo Verano de la Rosa del Atlántico y William Villamizar de Norte de Santander en los premios otorgados por Colombia Líder a los mejores de la época. En aquella ocasión Horacio Serpa obtuvo el premio al mejor gobernador del país, en tanto que Rozo Millán alcanzó la distinción como el mejor en inclusión.

Grandes momentos protagonizó también Serpa Uribe en el departamento de la libertad y en aquel entonces presidió una gran manifestación en respaldo a la candidatura de Miguel Ángel Bermúdez a la gobernación, en un recorrido por varios municipios donde lo recibieron con vivas y euforia popular como en Toca y Santana entre muchos otros. En esas fervientes intervenciones Serpa se refería a Boyacá con los más altos calificativos y no escatimaba elogios a su cultura, los paisajes y su historia.

31 días de su partida, la que se produjo a causa de un cáncer de páncreas y colon que le hizo metástasis en el hígado, por lo que tuvo que ser sometido a varias sesiones de quimioterapia, pero pudo más la enfermedad que el tratamiento y el 31 de octubre de 2020 a los 77 años de edad se despidió del mundo terrenal el hijo de Bucaramanga de controvertidas reflexiones asediadas por la prensa.

El ex gobernador de Boyacá José Rozo Millán dijo a Boyacá Sie7e Días que recuerda con mucho afecto y gratitud a su homólogo en la gobernación pues fue muy deferente y comprometido con todas las causas y los proyectos fronterizos que involucraban a Boyacá y Santander y solo tuvo palabras y acciones elocuentes con el departamento y su persona. «El doctor Horacio fue además de un gran líder, un hombre muy respetuoso con los proyectos que propusimos adelantar de manera conjunta y siempre acudió con prontitud a los llamados que le hicimos. Seguimos lamentando su partida», puntualizó Rozo Millán.