Guaqueros se enfrentaron con vigilancia en mina de esmeraldas de Muzo

Desde las 7:00 de la mañana comenzó una revuelta en inmediaciones de la mina Puerto Arturo, que opera la Minería Texas Colombia (MTC) en el municipio de Muzo, en el occidente de Boyacá.

Los videos dejan ver momentos de pánico cuando un grupo de guaqueros trata de ingresar a los predios de la empresa y se escuchan disparos de arma de fuego por parte de la vigilancia del lugar. Sin embargo, las imágenes dejan ver el momento en que varias personas logran romper la cerca y pasar.

“No estamos buscando que dejen entrar a los guaqueros a las minas o a los cortes, lo que se está pidiendo es que le sigan dando los estériles a estas personas que viven de lavar tierra”, dijo Luis Galicia, líder del municipio de Muzo.

Los hechos se registran en un corte de esmeraldas en una mina ubicada a 40 minutos de Muzo yendo hacia Quípama y el hecho se suma a los que se vienen presentando desde mayo, con hechos similares en minas de Coscuez, en San Pablo de Borbur; más recientemente en la mina Cunas, en Maripí, y ahora en este corte de Muzo.

“Lo que está pasando aquí no es otra cosa que la lucha en la que ha puesto el Gobierno nacional a los pobres guaqueros con los empresarios y la policía. Hace 5 años del Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Minas vinieron y prohibieron que nos dieran la tierra. No es que la gente se llene de plata, con los 10, 20, 50 o 100 mil pesitos que se pueden hacer lavando la tierra que sale de las minas y que allá ya han repasado al máximo, para que no se vaya a venir una esmeralda, es que vive esta comunidad”, dijo Galicia.

Según el líder, fue en febrero de 2016 cuando vino un coronel Vaquero y sacaron una resolución que prohibía dar esa tierra a los guaqueros, pero eso nunca se reglamentó, sino que anunciaron a los empresarios que ya no podían volver a entregar esos estériles y se fueron y dejaron una grave problemática social que ha venido creciendo.

“Lo que están haciendo es poniendo a pelear a la gente con los empresarios y la Policía. siempre el barequeo ha existido, incluso en el articulo 327 del Plan de Desarrollo del presidente Iván Duque y hasta dice que eso lo deben hacer a través de las alcaldías, pero otra cosa es lo que está haciendo el Ministerio”, explicó el líder.

Por su parte el alcalde de esa localidad, Neicer Albeiro Susa Sotelo, aseguró que como gobierno municipal debe rechazar las vías de hecho, pero que respalda la tradición minera de esta región y que por eso le hace un llamado al Gobierno nacional, a Corpoboyacá y a la misma Gobernación, para que les ayuden con esta grave problemática.

Añadió el Mandatario que estarán reunidos con la Comisión Quinta de la cámara de Representantes este viernes en Tunja, que es la que trata los temas mineros y que precisamente lo que buscan es una salida a esta situación y poder tener una solución definitiva.

“Este es un problema que ya se ha presentado en San Pablo de Borbur, en Quípama, en Maripí y ahora en Muzo. Las mismas empresas mineras vienen ayudando a buscar una solución para reglamentar esta actividad, pero sin el apoyo directo de Ministerio, del Gobierno nacional, esto será imposible”, comentó el Alcalde.

Susa Sotelo aseguró que los disturbios que se presentaron ya fueron controlados, pero si se habla de una persona lesionada y que lo que espera es que cuanto antes se pueda reglamentar esa actividad tradicional del barequeo como la llaman a hora para evitar que este situación se complique.

“Que nos mate el COVID, pero no me dejo morir de hambre”, esa es la frase que pronunciaban varios de los casi mil obreros que llegaron desde tempranas horas a buscar sacar la tierra, los desechos que salen de esta explotación esmeraldífera.

Según Luis Galicia, este es un derecho adquirido por parte de los guaqueros y los empresarios han buscado cómo ayudar, pero el Ministerio no lo permite y en las empresas ya no saben ni qué hacer con toda esa tierra esos estériles allá arrumados.

“Cuántas empresas receberas y areneras no lavan por toneladas en los ríos y ahí si no pasa nada. Dios no lo quiera que esa paz que firmó la comunidad en esta zona, se vaya a terminar, por culpa del mismo Gobierno que sigue haciendo oídos sordos a una problemática social que ellos mismos originaron con sus decisiones arbitrarias”, recalcó Luis Galicia, líder del municipio de Muzo.