El alcalde de Socotá se confesó con Sie7e Días antes de su tercera cirugía a corazón abierto

Hoy en #LoDijoEn7días, William Eusebio Correa Durán, el mandatario del municipio de Socotá, quien ayer estuvo 12 horas en el quirófano y desde anoche se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos en recuperación. Antes de entrar al procedimiento quirúrgico se refirió a los tres cateterismos, cuatro preinfartos y las tres cirugías a corazón abierto, pero, además, habló de su contagio de coronavirus y de lo que será su nueva vida.

William Eusebio Correa Durán - alcalde Socotá 2020 - 2023. Foto: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.
William Eusebio Correa Durán, minutos antes de ingresar al quirófano, se refirió a su salud, a su contagio de COVID-19 y a lo que viene para Socotá. Foto: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¿Cómo está prevista su cirugía?

Estuve en exámenes, y me hospitalizaron este domingo para lo que sería la cirugía prevista a partir de las 6:00 de la mañana de ayer. Tuve los respectivos exámenes con el anestesiólogo, el cardiólogo, el cirujano, entre otros especialistas y lo que me dicen es que las condiciones mías son las mejores y los médicos están muy seguros que esto va a salir bien.

¿Pero esa cirugía no tenía que habérsele hecho hace 20 días?

Lo que pasa es que cuando llegué a la clínica, me hospitalizaron y preciso en la prueba de COVID-19 salí positivo y me mandaron para la casa; eso fue hace 20 días y ya superé el virus. Ya me tomaron las pruebas de anticuerpos y todo muy bien y listo para el procedimiento.

¿Cómo resultó contagiado de coronavirus?

Preferiría no referirme al tema. Es un tema muy complicado asegurar algo, porque pues estamos en medio de una pandemia y cualquier persona puede ser portadora del virus, incluso sin saberlo, como en mi caso, porque yo me enteré fue por los resultados, ya que soy asintomático. Yo pasé mi cuarentena sin ningún tipo de síntoma y afortunadamente todas las personas que estuvieron cerca de mí salieron negativas.

¿Cuál es el procedimiento que le adelantarán?

Lo que me harán es una revascularización coronaria, que es un procedimiento quirúrgico para tratar el taponamiento de los vasos sanguíneos que suministran sangre al corazón (oclusión coronaria) y mejorar el flujo de sangre, solo que a mí me la harán a través de una cirugía de corazón abierto.

El alcalde de Socotá se confesó con Sie7e Días antes de su tercera cirugía a corazón abierto 1
El mandatario aseguró que, aunque de otra forma, seguirá luchando para solucionar problemas en su comunidad. Foto: Archivo Particular

¿Qué fin tiene el procedimiento?

Parece que me van a poner tres puentes y, luego, si todo sale como se espera, será un día en la cirugía y otros tres días en cuidados intensivos, y unos ocho días en habitación y de ahí pasaré a una zona para la recuperación de corazón y pulmón. Lo cierto es que hay William para rato.

¡Pero a usted ya le habían hecho esta cirugía!

Sí y en dos oportunidades. Afortunadamente como yo ya llevo manejando el tema desde el año 2000, que fue cuando me dio el primer patatús, y luego en el 2010 sufrí el segundo preinfarto, pues ya sé a qué atenerme. Esta vez, primero me atendieron en el Hospital de Socotá y después en el regional de Tunja, me controlaron y me hicieron el cateterismo y el infarto no fue tan fuerte, pero luego de tantos exámenes, la decisión fue que me tenían que realizar la nueva cirugía de corazón abierto.

¿Cómo está de ánimos?, ¿cómo se siente?

Estoy muy optimista, porque me siento bendecido por Dios, acompañado de mi familia, de mis hijos y respaldado por la solidaridad de mi familia, de mis paisanos, del gobernador y del secretario de Salud, al igual que de los medios de comunicación, pero especialmente de Boyacá Sie7e Días que, desde el primer momento, siempre ha estado ahí presente.

¿Cómo empezó todo esto?, ¿por qué le dio su primer infarto?

Fue una situación que se me presentó puramente por el estrés que me generó la circunstancia de orden público que enfrentaba en ese momento en el municipio. Eso fue el 13 de febrero de 2001 y coincidencialmente me lo atendieron también en la Fundación Cardioinfantil. Esa vez no me hicieron cirugía por lo joven, porque apenas tenía 30 años, entonces los médicos decidieron que me hacían un cateterismo y que más adelante me hacían y por eso me la hicieron 10 años después.

El alcalde de Socotá se confesó con Sie7e Días antes de su tercera cirugía a corazón abierto 2
La de ayer fue la tercera cirugía a corazón abierto para el alcalde de Socotá en menos de diez años. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días

¿Y cómo le fue en esa primera cirugía?

Fueron 10 días en cuidados intensivos, tres días en una habitación y luego recuperación en un gimnasio y en casa.

¿Y por qué se dio el más reciente preinfarto?

Habíamos hecho una visita a la vereda más lejana del municipio, que es El Oso, y después de un muy arduo trabajo allí, pues llegué a descansar al centro de Socotá y retomé mis labores temprano; como a eso de las 10:00 u 11:00 de la mañana sentí que estaba muy cansado y pensé que era por el viaje, pero después de las 2:00 de la tarde, comencé a sentir una presión muy fuerte en el pecho y recurrí de inmediato a la ESE de Socotá, donde me tomaron un electrocardiograma y me diagnosticaron un preinfarto, por lo que de inmediato me mandaron en la ambulancia para el Hospital San Rafael, en Tunja.

¿Cómo le ha ido con los médicos en esta oportunidad?

No tengo más que agradecimientos por el trato que me dieron en Socotá, en el Hospital San Rafael de la capital boyacense y, desde luego, al personal de la Fundación Cardioinfantil en Bogotá que me han atendido de la mejor manera.

¿Ha tenido miedo por lo que pueda pasar con su salud?

Decir que no, sería mentir. Desde luego que el miedo ha estado presente por diferentes circunstancias, pero, pues, cuando uno está en estas circunstancias, pues la mente y el cuerpo se debilitan y con cualquier cosa se puede afectar, pero creo que hemos estado muy fortalecidos.

Le puede interesar: A una nueva cirugía de corazón abierto tendrá que someterse el alcalde del municipio de Socotá

¿Por qué se dieron esas amenazas?

Son las amenazas que se conocieron desde febrero y que se vinieron a calmar por ahí en julio, todo relacionado con mi posición como mandatario frente a grupos al margen de la ley.

¡Es decir que tienen que ver con su labor como alcalde!

Desde luego que tienen que ver con mi trabajo como primera autoridad del municipio y no es solo el tema de estar amenazado, también es el tener que convivir y vivir con escoltas; eso es perder la libertad, es que uno no puede ir ni a la esquina si no está con los escoltas y eso es demasiado estresante.

¿Por qué insistieron tanto en que la cirugía se hiciera en la Cardioinfantil?

Pues primero, porque yo tenía mi historia clínica allá. Como le decía, en el 2001 me atendieron allí, y porque los mismos especialistas de Tunja me recomendaron que fuera en la Cardioinfantil, ya que una de las posibilidades que me brindaba mi EPS es que fuera en una clínica por allá en el sur de la ciudad y pues para un procedimiento tan difícil, tan complicado, se requería de estar con los mejores especialistas.

¿En algún momento ha sentido miedo de quedarse en el quirófano?

No, no, no. Claro que entiendo la magnitud de este procedimiento, pero yo soy un hombre muy creyente y positivista, dinámico y de energía. Además, tengo una motivación muy grande que es mi familia, especialmente mis hijos: Andrés, Camilo y Santiago. Yo he tenido dificultades muy grandes y de todas he salido adelante; por ahí dicen que Dios escoge a los mejores guerreros para las batallas más difíciles y bueno, pues esta es una circunstancia que Dios ha puesto en mi vida, pero mire, por ejemplo, que el cirujano que me va a intervenir es muy reconocido, con una trayectoria importante y eso me da mucha más tranquilidad.

El alcalde de Socotá se confesó con Sie7e Días antes de su tercera cirugía a corazón abierto 3
Socotá es un municipio de la provincia de Valderrama, ubicado a un poco más de tres horas de la capital boyacense. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días.

¿Cuál es su mensaje para su comunidad en Socotá?

Mi mensaje para mis paisanos es a que se cuiden, que entiendan que en cualquier momento pueden resultar como portadores de este mal. Aprendí y me quedó muy claro, en medio de todo lo que he enfrentado, que cualquiera puede ser portador e incluso ya lo puede haber tenido, pero la única forma de salir de la duda es haciéndose la prueba. Vienen unas fechas muy importantes para todo el mundo, como es la Navidad y el fin de año, pero mi llamado es para que por favor en esta oportunidad no hagan las tradicionales reuniones de familiares y amigos, no hay las condiciones y es muy riesgoso.

¿Es muy creyente en Dios?

Soy un fervoroso creyente, pero, además, soy un consentido de mi Dios y todo lo he logrado superar, inclusive las situaciones de orden público que enfrenté en este casi año en mi municipio y que, desde luego, estoy seguro contribuyeron para que a mí me diera este infarto. Estar amenazado no es para nada deseable y a eso se le suma mi contagio del virus; en los dos he logrado salir adelante y ahora me queda esta nueva prueba, que estoy seguro la superaré. He tenido tres cateterismos, cuatro preinfartos y con la cirugía de este lunes serían tres de corazón abierto y todos los he superado.

¿Cómo está el municipio?, ¿tiene autonomía el alcalde encargado?

Las indicaciones que me dan los médicos es de estar tranquilo y por eso prefiero no saber mucho del tema; eso sí, sé que mi equipo de trabajo, encabezado por los secretarios de Gobierno, Desarrollo, Obras Públicas, están haciendo lo mejor y que el personero y el Concejo, al igual que las demás autoridades del municipio, pues están echando una mano para que esto salga lo mejor posible. He tratado de estar alejado de todas esas circunstancias porque confío en mi equipo y en la comunidad. Sé, eso sí, que el problema más grave en este momento es la situación invernal, pero toda la gente está comprometida.

¿Qué viene ahora para usted?

Pues lo que sé es que mi vida tiene que cambiar: tres operaciones de corazón abierto no las aguanta todo el mundo y por eso se debe ser muy realista de hasta dónde se puede llegar.