Productora boyacense de cine estrenó película en el Documentary Filmfestival Ámsterdam

Es un largometraje que narra la historia de Camilo, un joven afrodescendiente, hijo adoptivo de dos indígenas quillasinga de la laguna de La Cocha, en Nariño, quien busca a sus padres biológicos.

Productora boyacense de cine estrenó película en el Documentary Filmfestival Ámsterdam 1
Camilo, con su padre, el taita Norberto Jojoa. Foto: Anton Wenzel

Sonia Barrera Gutiérrez, una boyacense productora de cine, estrenó su película ‘Entre fuego y agua’ en el International Documentary Filmfestival Ámsterdam (IDFA), en Holanda.

Este largometraje, de Viso Producciones y dirigido por Viviana Gómez Echeverry y Anton Wenzel, tendrá tres presentaciones oficiales en el IDFA, que este año se realiza entre el 18 de noviembre y el 6 de diciembre.

La función presencial de estreno fue en el Teatro Tuschinski 3 el pasado viernes 20 de noviembre y las dos funciones online serán el 29 de noviembre, a las 2:00 p.m., y el 2 de diciembre, a las 9:45 a.m., horas colombianas.

El IDFA es el más grande e importante festival de documentales del mundo, de ahí lo que significa para Sonia Barrera que su producción esté en la selección oficial de la edición 33 del International Documentary Filmfestival Ámsterdam.

“El IDFA es el festival más grande y más importante de documentales en el mundo, por eso es tan valioso nuestro estreno mundial allí, especialmente en la sección Luminous en la que participamos y que busca películas con un lenguaje cinematográfico poético, que lleve al espectador a hacer una pausa y contemplar las vidas de otros”, afirma Barrera Gutiérrez.

‘Entre fuego y agua’ narra la historia de Camilo, un joven afrodescendiente, hijo adoptivo de dos indígenas quillasinga de la laguna de La Cocha, en Nariño, quien siempre se ha preguntado quiénes son sus padres biológicos. Al ser el único hombre negro en su comunidad, Camilo siempre se ha sentido diferente.

Fue víctima del racismo y el bullying, que lo llevaron a abandonar la escuela. Ahora decide emprender un viaje físico y espiritual para descubrir sus orígenes.

“Desde que empecé a trabajar en este proyecto he conocido a personas de distintas nacionalidades, que se encuentran en una situación similar a la de Camilo”, explica la directora Viviana Gómez Echeverry.

“La adopción, que es cada vez más común, cruza las fronteras. Hay niños latinos que viven en Canadá y Estados Unidos, niños africanos que crecen en Europa… a pesar de tener una familia adoptiva cariñosa, es posible que nunca pierdan la sensación de estar incompletos por no conocer una parte tan vital de su herencia cultural. El fenómeno global del desplazamiento humano provoca sentimientos similares en muchas personas en el planeta. Este documental busca respuestas a preguntas existenciales como ¿de dónde soy?, ¿a dónde pertenezco? y ¿quién soy?”, precisa la productora boyacense.

La película responde a otro importante interrogante: ¿qué se siente estar vivo hoy?, planteado por la organización del festival IDFA para seleccionar en el mundo las 20 películas que hacen parte de su sección Luminous y que fue respondido por las producciones participantes desde múltiples perspectivas. El filme colombiano ‘Entre fuego y agua’, además, lo hace desde los más bellos escenarios naturales de la laguna de La Cocha.

Productora boyacense de cine estrenó película en el Documentary Filmfestival Ámsterdam 2
Sonia Barrera Gutiérrez, una boyacense productora de cine. Foto: archivo particular

¿Por qué se escogió el pueblo quillasinga?

En el sur de Colombia, en el departamento de Nariño, en la laguna de La Cocha vive el pueblo indígena quillasinga. A lo largo de la historia su gente fue desplazada por la violencia o asesinada en medio de la guerra interna del país.

Los quillasinga se dispersaron, perdieron su lengua y mucho de sus costumbres, incluso dejaron de existir políticamente como pueblo.

Hace 20 años la gente comenzó a retornar a su territorio y gracias a las historias de los mayores han comprendido que son indígenas y que tienen que buscar sus raíces. Se han organizado y han logrado que el Estado colombiano los reconozca como Cabildo. A este proceso comunitario lo llaman ‘El despertar del pueblo quillasinga’.

“En medio de este renacer indígena, también está presente la metáfora de ‘volver a los orígenes’ que procura Camilo a lo largo de todo el documental, más allá de si encuentra o no a sus padres”, dice la productora boyacense Sonia Barrera.

‘Entre fuego y agua’ es una coproducción de Viso Producciones con Señal Colombia, en asociación con el resguardo indígena quillasinga Refugio del Sol y Chicken & Egg Pictures.