El alcalde de Iza cuenta cómo fue que su municipio pasó de ser NO COVID a estar en alerta por contagio #LaEntrevista #LoDijoEn7días

Robinson Leandro Salamanca Rincón, alcalde de Iza, asegura que ha hecho hasta lo imposible, junto a su equipo de Gobierno, para evitar que se multiplique el contagio del virus, pero que ha sido muy difícil ante la autorización de libre movilidad entregada por el Gobierno nacional. Dice que ya no pueden hacer prácticamente nada diferente a esperar que la gente sea consciente y acate las medidas de bioseguridad.

Robinson Leandro Salamanca Rincón, alcalde de Iza, ha estado al frente de la campaña para ayudar a proteger a su comunidad.

Unas 5.000 personas habrían llegado a este municipio de 2.100 habitantes este fin de semana.

¿Qué tanto preocupa el número de contagios en su municipio?

Mucho. Dadas las conjeturas en las que veníamos de ser un municipio cero COVID-19 y como siempre lo había manifestado, apenas nos llegara el primer caso, íbamos a tener complicaciones porque es que aquí somos muy poquitos, todos nos conocemos con todos, somos familia, somos amigos. Nuestra preocupación era precisamente que el virus llegara a una familia numerosa y así ocurrió.

¿Cuánto tiempo duró su municipio como NO COVID?

Fueron cuatro meses, 120 días en los que no necesitamos ni hacer pruebas, ni hubo sospechosos de contagio, ni nada. Claro, todos estábamos guardados en este nido verde, pero cuando nos comenzaron a cambiar los decretos, pues llegó la preocupación. Ojalá no vayamos a tener casos que lamentar.

¿Qué cree que es lo que está pasando?

Pues es evidente: el Gobierno nacional abrió todas las actividades económicas, pero especialmente de la libre movilidad, y nosotros como mandatarios perdimos el control y prácticamente que la autoridad para poder controlar el contagio. Quedamos a la merced de la responsabilidad de la gente.

El temor de ser durante cuatro meses un municipio NO COVID, era precisamente que llegara el virus a esta pequeña localidad y ya van 15 positivos.

¿Entonces, qué debería hacer el Gobierno nacional?

Pues es entendible que se tenían que tomar medidas desde el Gobierno central, pero es que nos deberían permitir por lo menos adelantar algún control. Nosotros somos los que estamos en el municipio, los que sabemos qué hacer y en qué momento, pero si desde Bogotá se dicta una directriz para todo el país, pues ahí es donde desde luego se genera un grave problema y generalizado.

¿Por ejemplo, qué pasa en Iza que no suceda en Sogamoso, a 20 minutos?

Un ejemplo muy fácil: en Iza somos 2.100 habitantes, pero si en un solo fin de semana llegan cerca de 5.000 personas, pues desde luego que por más preparados que estuviéramos, nos generan unos problemas y, lo más grave, un riesgo inminente. Pedimos unas herramientas al Ministerio del Interior y no nos las dieron a tiempo.

¿Y la gente no responde con la autoprotección?

Efectivamente, así las mayorías lo entiendan, con unos pocos inconscientes esto se multiplica exponencialmente. Inicialmente el Gobierno nos dejó la potestad y nosotros logramos mantener el municipio libre del virus. Hicimos toques de queda, ley seca, le ayudamos a la gente, les llevamos ayudas humanitarias, en fin. Pero luego nos voltean la torta y ahí ya comienzan los choques de la gente con la misma fuerza pública, porque ya todo el mundo quiere hacer lo que quiera y esto se volvió un problema porque se generó malestar.

Por estar en el corredor de paso desde y hacia el lago de Tota, se notó una altísima presencia de turistas entre el sábado y el lunes festivo.

¡Pero el regreso de la actividad económica se necesitaba!

Claro, pero el problema es que aquí nos habrían podido dejar unas herramientas para poder ejercer cierto control, el manejo de las situaciones. Por parte de la misma administración pusimos a un grupo de personas a ayudar a orientar, a acompañar a los comerciantes del municipio independientemente de si es hotelero, artesano, de las piscinas, de las tiendas, en fin. Los concientizamos de los protocolos para abrir, pero también para atender y para exigir al cliente que cumpla unas medidas mínimas.

A propósito, ¿qué tantos contagios tienen que ver con el turismo que visita el municipio?

Pues la imagen que queda es que esto se debe al tema turístico y aunque hasta el momento no es así, sí preocupa lo que puede venir en unos días, después de la cantidad de personas que llegaron durante el puente festivo. La verdad es que hasta el momento no se ha registrado el primer caso por culpa del turismo.

Y entonces, ¿cómo se han dado los contagios, que ya van 15?

Pues por personas que han venido de otros municipios, de otras partes del país, pero no a hacer turismo, sino que llegaron a visitar a familiares, pero venían asintomáticos y resultaron contagiando a sus seres queridos. Yo creo que no puede haber una incertidumbre o un cargo de conciencia más grande que ese de venir de visita dos o tres días, irse y enterarse que vinieron fue a dejarles el coronavirus.

Cerca de 5.000 personas habrían pasado, visitado o llegado este fin de semana a esta localidad, ubicada a tan solo 20 minutos de Sogamoso.

¡Muchos en Iza están alarmados por la cantidad de gente que llegó el fin de semana!

Desde luego, afortunadamente desde comienzo de mes, luego de que el presidente Duque permitiera la reapertura total, comenzamos a fortalecer nuestras medidas de bioseguridad y para preparar a los comerciantes para lo que sería este puente festivo y efectivamente la capacidad se superó: tuvimos máxima ocupación en los diferentes servicios. Ahora lo que esperamos es que se hayan cumplido al pie de la letra los protocolos e indicaciones.

¿Por qué llegó tanta gente este fin de semana?

Era el primer festivo después de decretar el llamado aislamiento selectivo, además del atractivo en que se convierte esta localidad: somos un corredor hacia y desde el lago de Tota y a pesar de que Playa Blanca se encuentra cerrada, pues se genera mucho atractivo turístico por esta ruta. Nosotros ofrecemos postres, artesanías, hoteles, descanso, paisaje, termales y lo que buscábamos era poder atender, pero reduciendo el número de contagios a través de controles directos.

¿Y ya tienen todo el comercio activo?

Tenemos reactiva la plazoleta de postres a un 50 por ciento, precisamente para garantizar las medidas de bioseguridad, tanto para nuestros comerciantes, como para nuestros visitantes. La hotelería estuvo full y los demás establecimientos comerciales están activos en un 90 por ciento, todos con las normas de bioseguridad. Desde luego que para un municipio que depende del turismo, pues es muy importante, pero pues ojalá todo aquel que nos visita entendiera la importancia de las medidas de protección. Solo de postres tenemos 20 establecimientos activos, pero también hay cafeterías, venta de artesanías. En total son 80 establecimientos habilitados.

El alcalde de Iza ha estado al frente de las diferentes actividades y jornadas con las que buscan mantener a los habitantes de esta localidad preparados para no contagiarse.

¿Y con esa sobreocupación que tuvieron, cómo controlaron?

Pues como usted entenderá señor periodista era muy difícil. Con nuestra policía acantonada en el municipio logramos adelantar controles, pero la verdad es que con la cantidad de gente en varios casos se hacía difícil hasta controlar el tema del distanciamiento. Precisamente hoy tenemos una reunión para evaluar lo ocurrido el fin de semana. Fue una jornada maratónica para todos los funcionarios del municipio. Por ejemplo, los 30 hoteles estuvieron copados.

¿No teme que por lo ocurrido este fin de semana se le vaya a presentar un brote que le multiplique los casos?

Pues desde luego, ese es el mayor temor que ahora tenemos y estamos pidiendo a nuestros comerciantes que si llegan a tener algún síntoma, pues que inmediatamente lo reporten para que podamos proceder, porque como le decía, acá todos nos conocemos con todos y todos tenemos que ver con todos. Lo que tememos es que por alguien que no informe, se pueda dar una cadena de contagio.

¿Y no pensaron en restringir o alternar el ingreso al municipio?

Claro que sí, pero desafortunadamente nos quedamos sin herramientas. Nosotros inclusive solicitamos con tiempo la autorización para implementar un pico y cédula durante el fin de semana, pero no fue posible la autorización de la medida sino hasta el viernes a las 6:00 de la tarde y ahí ya no teníamos cómo socializarlo. Igual, lo dimos a conocer y tratamos de implementarlo como una medida pedagógica, pero no hicimos ni un comparendo, porque no habíamos podido socializar la medida.

Según el alcalde, su gobierno siempre ha trabajado pensado en que la salud y la integridad de las personas es lo primordial.

A propósito del Gobierno nacional ¿en qué le ayudó a Iza?

Pues prometieron muchas cosas y ayudas; ha sido muy duro porque solo llegaron algunas cosas y las demás personas que no fueron favorecidas con esas ayudas de los gobiernos nacional y departamental, pues resultaron como otra responsabilidad para el municipio.

¿Cuántas pruebas han hecho hasta el momento?

Ya pasamos de las 100 pruebas y de estas han salido 14 contagiados, pero aquí quiero aclarar que, de estas, por lo menos hasta el registro de la tarde de ayer, solo nos quedaba un caso activo, esto demuestra que la misma gente ha sido consciente y han guardado su cuarentena, su aislamiento responsablemente y gracias a Dios no tenemos ni un fallecido.

¿Cuándo se les registró el primer contagiado?

El pasado 26 de julio y el segundo fue 10 días después de contacto estrecho con el primero y ahí hubo una para de un mes casi, hasta por allá el 28 de agosto cuando se presentó el tercer positivo para COVID-19 en Iza y de ahí en adelante se incrementó el contagio. Esto pues, desde luego, como le decía, se registró luego de que se abriera todo, de que se diera libre movilidad y la gente llegara a visitar a sus familiares.

Iza fue un municipio que inclusive se tomó como ejemplo nacional y se le entregó la distinción de NO COVID, por allá en el mes de mayo.

¿Cuántos habitantes tiene Iza?

Nosotros somos un pueblo de apenas 2.100 habitantes, que gracias al apoyo de la ESE y de la mayoría que ha aceptado el llamado de guardar la cuarentena, pues ha sido posible cumplir con las medidas dispuestas y el aislamiento en caso de contagio o sospecha.

¿Qué tan importante ha sido la comunidad en este proceso?

Pues fundamental, imagínese. La misma gente que tiene las sospechas de haber sido contagiada, nos informa al centro de salud Luis Patiño Camargo y al puesto de mando unificado, para que vengan de las EPS para tomar las muestras. El Concejo municipal también ha sido importante en todo este trabajo.

¿Cuántas familias han resultado contagiadas en estos 13 casos recientes?

Son tres familias las que han resultado con presencia de estos casos. Los positivos para coronavirus llegaron a dos de las familias más numerosas del municipio y, como le decía, pues ya de esos 13 casos recientes solo tenemos activo un caso.

Según el alcalde, su gobierno siempre ha trabajado pensado en que la salud y la integridad de las personas es lo primordial.