¿Sabe usted si el alcohol que está usando sí es puro o sí le sirve? Solo tres de las 17 marcas que se venden en Boyacá son de calidad #LaEntrevista #LoDijoEn7días

El ingeniero químico de la Nueva Licorera de Boyacá Gustavo Patiño Salas, quien lleva 32 años en el oficio, nos cuenta cómo se hace el mejor alcohol y gel del departamento y responde preguntas que a diario nos hacemos a propósito de la pandemia: ¿cómo se hace el alcohol?, ¿se puede rebajar con agua?, ¿los alcoholes o geles que están a las entradas de supermercados qué tan buenos son?, ¿qué tipo de alcoholes se están comercializando en supermercados?

El ingeniero químico de la Nueva Licorera de Boyacá, Gustavo Patiño Salas, lleva 32 años como el encargado de desarrollar las diferentes fórmulas para los productos de esta fábrica del departamento. Foto: prensa NLB.

¿Cómo llegaron a ese proceso de la producción de alcohol y gel en la licorera?

Nosotros viendo las necesidades de desinfección en medio de la pandemia, pues con el visto bueno del doctor Sergio Tolosa, como gerente, comenzamos a trabajar desde el área técnica para desarrollar el alcohol antiséptico y el gel antibacterial.

¿Y puede hacer un comparativo con otros productos en el mercado?

- Publicidad -

Nuestro alcohol y gel son unos de los mejores en el mercado, porque se hacen a base de alcohol extraneutro del mismo que utilizamos como materia prima para la elaboración de los licores, y comparado con otros de estos productos en el mercado que se están comercializando en Boyacá inclusive a igual o superior precio que el nuestro.

¿Y qué diferencia hay entre el alcohol extraneutro y otros alcoholes?

Pues que hay quienes utilizan como materia prima el chirrinche, alcohol de pésima calidad, de mala destilación, mientras que un alcohol extraneutro, como el nuestro, tiene un aroma natural y neutro. La mayoría lo están haciendo con alcoholes industriales. Nosotros estamos haciendo cromatogramas en todas las etapas del proceso.

Producción de la Nueva Licorera de Boyacá. Foto: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¿Cuál es el proceso para hacer el alcohol?

Utilizamos un alcohol de 96 por ciento extraneutro y apto para el consumo humano y lo que hacemos es una disolución al 70 por ciento de alcohol y le adicionamos un desnaturalizante al 5 por ciento, que le da un sabor muy amargo para que no sea apto para el consumo humano y no se vaya a ir ese alcohol a la producción de licores adulterados o ilegales. Adicionalmente le mezclamos un contenido alto de glicerina, para que no se genere resequedad en las manos.

¿Y cómo se hace el gel?

Bueno, este ya es un proceso más complicado, ya que es de una concentración de mínimo el 65 por ciento de alcohol, que con los ingredientes ayudan con el cuidado de la piel, pues lleva glicerina y un espesante y otros ingredientes activos para ayudar a la desinfección.

¿Cuánto lleva Usted en la Licorera de Boyacá?

Gracias a Dios voy a cumplir 32 años como empleado de la Licorera de Boyacá. Soy ingeniero químico de la Universidad Autónoma de México y en la Universidad de América.

Gustavo Patiño Salas, Nueva Licorera de Boyacá. Foto: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¿Y Usted es el encargado de desarrollar las diferentes fórmulas?

Sí, sí señor. Desde la más reciente, que es la del alcohol y el gel, pasando por cada uno de la alta variedad de productos que tiene la empresa, perteneciente al Gobierno departamental, hasta lo que serán los nuevos productos prémium y especiales que estaremos lanzando al mercado próximamente. Todo esto, pues, gracias al empeño del gerente Sergio Tolosa, quien precisamente por haber estado en la empresa privada le apunta a nuevas estrategias que han resultado todo un éxito.

¿Ha llenado la expectativa la producción de alcohol en la licorera?

Claro que sí. Nuestro gerente Sergio Tolosa recientemente entregaba un informe, según el cual para el mes de julio el presupuesto de venta estaba fundamentado en un 56 por ciento en la venta de alcohol y un 44 por ciento en licor. Y esto en ingresos y no en unidades, por lo que aquí se debe tener en cuenta que para reemplazar la venta de una botella de aguardiente se tienen que vender seis botellas de alcohol, de esa magnitud es la importancia de nuestras ventas.

Producción de la Nueva Licorera de Boyacá. Foto: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¿Cuántas licoreras hicieron el proceso de sacar alcohol a la venta?

Lo hizo Antioquia, Caldas y Cundinamarca, pero todos después de Boyacá. Ellos hicieron procesos posteriores al nuestro, de hecho, nos pidieron asesoría de cómo habíamos hecho nosotros para vender alcohol desde el primero que sacamos, que fue el desnaturalizado, no antiséptico.

¿Ese alcohol de la Nueva Licorera de Boyacá en dónde se encuentra?

En este momento ya se puede adquirir en almacenes de cadena, en supermercados y algunas farmacias. También en el Parque Industrial de Tunja y en la portería de la sede de la Nueva Licorera de Boyacá.

¿Cada cuánto elaboran y embotellan el alcohol antiséptico?

Como estamos produciendo tanto licor como alcohol, hacemos la programación y elaboramos unas 50 mil botellas para el mes en dos o tres días y luego seguimos en la producción de licor. Es decir que estamos haciendo la doble actividad.

Producción de la Nueva Licorera de Boyacá. Foto: prensa NLB.

¿Qué diferencia hay entre desnaturalizado y antiséptico?

Es el mismo, solo que el primero de estos no requiere permiso especial del Invima para ser comercializado y solo se hizo unos días para suplir la necesidad, pero gracias a Dios el Invima agilizó los trámites que adelantó nuestro gerente y nos dio el aval el 28 de marzo para poder producir alcohol antiséptico. La Nueva Licorera de Boyacá fue la primera licorera en obtener ese permiso.

¿Por qué no adelantar un estudio comparativo de esos alcoholes que se venden en el comercio en Boyacá?

Ya lo hicimos. En aras de tener una herramienta útil y tener un referente, hicimos pruebas de laboratorio a 17 alcoholes de los que se están comercializando en Boyacá y encontramos que solamente tres cumplen los requisitos de calidad que deben tener según la norma y son 500 partes por millón de congéneres, para ser un alcohol antiséptico y la mayoría no cumple.

Gustavo Patiño Salas, Nueva Licorera de Boyacá. Foto: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¿Y eso qué tan grave es?

Muy grave, porque, por ejemplo, en un reconocido centro comercial de Tunja encontramos un alcohol con apenas el 35 por ciento de concentración y si no tiene mínimo el 65 por ciento, no sirve para desinfectar nada. La gente se confía que sí se está desinfectando y no es así, lo que está creando por el contrario es un foco de infección gracias a la confianza que genera el haberse supuestamente desinfectado.

¿Se puede rebajar el alcohol con agua?

No se debe hacer eso, dañan el alcohol y no sirve para nada, es una falsa desinfección. La gente cree que se está desinfectando y no es así. En casi todas las tiendas de barrio y hasta en las mismas casas, la gente lo está rebajando, disque para hacer alcanzar la botella de alcohol puro, o supuestamente puro y el problema es que no se están desinfectando, por el contrario, están ayudando con la proliferación de bacterias. Si tiene menos de 65 grados de concentración, no sirve para la desinfección.

¿Alguien más está produciendo alcohol en Boyacá?

Pues que yo conozca, además de nosotros en la licorera hay como unas siete marcas de alcohol que se están embotellando en Boyacá, inclusive una distribuidora de Soracá está produciendo alcohol con una etiqueta ahí sobrepuesta, que no tiene ni registro Invima, ni nada más y lo peor es que lo comercializan hasta en las ferreterías, pero es algo sin marca y solo tiene el 45 por ciento de alcohol. Si no compran alcohol del que hacemos en la licorera, por lo menos que busquen cómo compran alcohol que tenga registro de Invima.

Producción de la Nueva Licorera de Boyacá. Foto: prensa NLB.

¿Es decir que es mejor portar su propio alcohol y su gel?

Correcto. Primero que todo les recomendaría adquirir el que fabricamos en la Licorera, ya que no solo es el que le genera rentas al departamento, sino que, además, es que se está vendiendo realmente un producto de calidad. Por seguridad, todo el mundo debería portar un frasquito con alcohol certificado, es decir que va a la fija y evitar echarse los alcoholes o geles que tienen en los supermercados, ya que en su mayoría son de los más económicos que hay en el mercado y que obviamente no son puros, pero que adicionalmente los rebajan.

¡Muchos prefieren precio que calidad!

Esa es la mala costumbre que tenemos, dizque por ahorrase unos pesos compran un producto que ni conocemos, ni sabemos, que ni nombre tiene, por el cual nadie le va a responder, pero que es más baratico. Mi pregunta ahora es: ¿vale la pena?

¿Ese alcohol solo se comercializa en Boyacá?

En este momento solo se está comercializando en Boyacá, pero muchos ya le están haciendo seguimiento de fuera de Boyacá y, por calidad y precio, tenemos que adelantar algunos convenios para poderlo comercializar fuera de Boyacá.

Producción de la Nueva Licorera de Boyacá. Foto: prensa NLB.

¿Cuál es su invitación a los boyacenses en general?

Es para que busquen cómo compran alcoholes y geles certificados, que tengan registro Invima, ya que la mayoría no tiene este registro, sino que son hechos en garajes. Un buen alcohol debe estar certificado por una empresa con razón social y no solo que en la botella o el frasco aparezca la palabra alcohol, así sin más datos como lo hemos encontrado.