Alerta: preocupante crecimiento de casos, ya van 50 pacientes por COVID en cuidados intensivos en Boyacá

Las alarmas las prendió el propio secretario de Salud de Boyacá, Jairo Mauricio Santoyo, al anunciar que al cierre de la jornada de ayer se reportaban 96 pacientes en Unidad de Cuidados Intensivos, de los cuales 50 pacientes estaban por COVID-19 y los 41 restantes por otro tipo de causas.

La finalidad de las pruebas de COVID es justamente identificar casos positivos y manejar su aislamiento estricto, para frenar cadenas de contagio. Foto: Archivo Particular

Las cifras significan que la ocupación de 91, de las 174 UCI con las que cuenta Boyacá, ascienden al 52,3 por ciento y generan la alarma en el departamento si se tiene en cuenta el crecimiento que se dio durante el mes de aislamiento selectivo autorizado por el Gobierno nacional y que al llegar al 60 por ciento se debe declarar la alerta naranja.

“Ayer fue el día con más casos de pacientes hospitalizados por COVID19, situación que preocupa si se tiene en cuenta que si la demanda sigue subiendo de esta manera, en las próximas semanas se  terminará generando problemas en el sistema, máxime si se tiene en cuenta que en nuestro departamento nos encontramos en pleno pico de la pandemia”, aseguró el secretario de Salud de Boyacá.

La mitad de los casos de coronavirus que demandan atención en unidad de cuidados intensivos están siendo atendidos en la clínica María Josefa Canelones, pero en total en Tunja había hasta anoche 29 pacientes con positivo para coronavirus, 7 confirmados en Duitama y 4 más en UCI, pero sin confirmar aún su prueba, 4 en Sogamoso, 4 en Puerto Boyacá y uno en Moniquirá confirmado y otro por confirmar, para un total de 50 casos.

- Publicidad -

Boyacá cuenta con 174 UCI, que están ubicadas en Tunja, Duitama, Sogamoso, Soatá, Puerto Boyacá y Moniquirá. Foto: Archivo Particular

“Es importante indicar que si bien el porcentaje de ocupación no ha llegado aún al 60 por ciento y por ende no se ha tenido que decretar la alerta naranja, esto se ha logrado gracias al incremento de UCI que ha hecho el gobierno departamental en cabeza del gobernador Ramiro Barragán, lo cual ha garantizado que el porcentaje de ocupación se haya sorteado, pero que lo grave es que el número de pacientes sí ha venido creciendo”, explicó Jairo Santoyo.

En Boyacá también se reportaba hasta anoche un porcentaje global de ocupación del 68,7 por ciento en hospitalización general, ante lo cual el Funcionario advirtió que en las principales instituciones del departamento la ocupación ya es muy alta y que por eso el llamado es a prevenir el colapso del sistema.

Y no es para menos. Ya van 150 personas fallecidas por coronavirus en este departamento con corte al 30 de septiembre y lo que temen las autoridades es que si la pandemia sigue creciendo como ha ocurrido en este primer mes del aislamiento selectivo, octubre va a ser un mes muy complejo para los boyacenses, esos mismos que en muchos casos parecen no entender la magnitud de lo que está ocurriendo y asumieron que el virus se fue el pasado 31 de agosto.

El secretario de Salud, Jairo Santoyo, hizo un enfático llamado a los boyacenses para que se cancele cualquier tipo de reunión o encuentro previsto para el mes de octubre, ya que es hoy el principal foco de contagio de COVID-19. Foto: Archivo Particular

“Lo que hemos detectado es que los lugares donde se ha venido presentando mayor transmisión del virus son esos encuentros familiares, entre amigos o compañeros que generan algún grado de confianza entre los asistentes y donde pueden reunirse de manera estrecha y masiva, varias personas favoreciendo la transmisión del virus, por eso el distanciamiento, las no aglomeraciones y el uso permanente del tapabocas, son la base del control de la pandemia”, recalcó el secretario de Salud e hizo un llamado a cancelar las reuniones sociales y familiares que se tengan previstas para todo el mes de octubre, sin importar el motivo, el lugar o la hora.

El Funcionario añadió, que es importante además entender que justamente para intensificar la búsqueda activa del virus y fortalecer la estrategia de Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo (PRAS), el gobierno departamental adquirió 3.500 pruebas de antígeno, para ser distribuidas en todo Boyacá, lo cual va a permitir hacer el diagnóstico en el territorio y aislar el contagio de casos positivos, para frenar el contagio, pero que mientras los boyacenses sigan asumiendo que sus familiares y amigos son inmunes y sigan propiciando encuentros y reuniones o visitas familiares, el contagio se va a seguir multiplicando exponencialmente.