Hoy llegará el cuerpo del intendente Cely y mañana será su funeral en Santa Rosa de Viterbo

Aunque inicialmente se había anunciado a la familia en Boyacá que entre las 8:00 y las 9:00 de esta mañana aterrizaría en el aeropuerto de Paipa la avioneta que transporta el cuerpo de Valledupar, anoche se cambió el itinerario y ahora el aterrizaje se dará en el aeropuerto de Catam en Bogotá.

El uniformado tendrá honores especiales de parte de la Policía Rafael Reyes de donde había egresado en el año 2001. Foto: Suministrada por la Familia

De allí un coche fúnebre trasladará el féretro hasta su natal Santa Rosa de Viterbo, donde permanecerá con honores policiales hasta el viernes a las 2:00 de la tarde cuando se realizarán sus honras fúnebres en la catedral y el cementerio de esta localidad.

El intendente Cely Macías, quien llevaba 19 años y seis meses, de sus 37 años de vida, al servicio de la Institución fue asesinado la tarde del martes, en medio de un hostigamiento con francotirador que desde un punto alto de la serranía, disparó en contra de la patrulla de la Policía de Carreteras que adelantaban operativos en contra el narcotráfico y que él comandaba, sobre la Ruta del Sol sector dos, que comunican a los municipios de Curumaní y Pailitas, en el sur del Cesar.

Lea también: La historia del policía boyacense que, seis meses antes de pensionarse, fue asesinado por un francotirador

Jorge Armando Cely Macías nació y creció en Santa Rosa de Viterbo, viendo de fondo la escuela de policía Rafael Reyes; estudio en el colegio Carlos Arturo Torres y por fin se le hizo realidad su sueño de ingresar a la escuela de policía donde se graduó y salió trasladado para Medellín tras realizar dos cursos de tránsito y carreteras. De allí había salido trasladado hace 12 años para la Guajira y luego para el Cesar, hace ocho años.

El padre del uniformado falleció hace 7 años, hoy le darán su último adiós su señora madre, sus dos hermanos, su esposa y sus dos hijos, al igual que demás familiares y amigos. Foto: Archivo Particular, suministrado por la Familia

“Él acababa de regresar de la licencia porque hace 40 días su esposa había tenido bebé y me había contado que lo obligaron a reintegrarse cuando lo que quería era estar con su pequeño. Me dijo que el comandante no le quiso autorizar su solicitud de poder seguir junto a su familia a pesar de que tenía 82 días de vacaciones acumuladas, precisamente por su labor”, dijo si hermana Diana Cely Macías.

Según ella, su hermano le había prometido que la semana entrante por fin salía con unos días de permiso y que después de tres años sin venir a Boyacá, viajaría para visitar a su familia en Santa Rosa de Viterbo, en compañía de su esposa Raquel Fragoso, su hijo de 9 años y el recién nacido para presentárselo.