Conmoción en El Espino: hombre asesinó a su hijastro de 23 meses de un puño en el pecho porque lloraba mucho

En varias oportunidades le había pegado fuertes golpes al pequeño Juan Camilo y hasta lo llegó a sumergir en el tanque del agua; pero el pasado lunes 31 de agosto le pegó un puño en el pecho tan fuerte que acabó con la vida del niño, que fue sepultado el pasado viernes, un día antes de cumplir sus dos añitos.

En el municipio de El Espino, a nueve horas de Tunja, desde el pasado 31 de agosto, no se habla de otra cosa que de la muerte del pequeño Juan Camilo.
En el municipio de El Espino, a nueve horas de Tunja, desde el pasado 31 de agosto, no se habla de otra cosa que de la muerte del pequeño Juan Camilo. Foto: Archivo Particular

Esos son algunos de los detalles que ha logrado esclarecer la Fiscalía, en coordinación con Medicina Legal y la policía de la seccional de investigación criminal Sijin y que serán expuestos en las audiencias de legalización de captura, medida de aseguramiento e imputación de cargos, que están citadas para las 2:00 de esta tarde de manera virtual, pero originada desde el juzgado del municipio de El Cocuy donde permanece detenido desde la tarde de ayer Edwin Núñez, acusado del delito de homicidio agravado.

Boyacá Sie7e Días conoció que todo comenzó hace cerca de un mes cuando Edwin Núñez, un bogotano de 37 años quien desde hace ya varios años vivía en el municipio de El Espino, de donde se dice es oriundo uno de sus padres, se fue a vivir con María Ofelia Mendivelso Pérez, una joven oriunda de esta localidad en el norte del departamento, y quien era la madre de un pequeño que ya casi cumplía sus primeros 24 meses de vida.

La vivienda escogida, una casa de un solo piso, en arriendo y ubicada a una cuadra y media del parque principal, donde los vecinos comenzaron a escuchar a un niño llorar a diferentes horas del día, pero algo que llamaba mucho la atención es que al parecer todos los días a las 3:00 de la mañana el pequeño lloraba desesperadamente como si lo estuvieran golpeando. Además, en la calle, el hombre se mostraba muy molesto cuando el niño lloraba.

- Publicidad -

Edwin, llevaba un mes viviendo con María Ofelia y terminó asesinándole a su pequeño hijo de 23 meses porque lloraba mucho.
Edwin, llevaba un mes viviendo con María Ofelia y terminó asesinándole a su pequeño hijo de 23 meses porque lloraba mucho. Foto: Archivo Particular

Los hechos en los que se originó la muerte del hijo de María Ofelia ocurrieron pasadas las 6:00 de la tarde del último día de agosto cuando supuestamente la mujer salió a comprar los alimentos para el desayuno y al regresar se habría encontrado con el pequeño desmayado. Sin embargo, esa versión la están investigando las autoridades, pues hay quienes también afirman en el vecindario que ella habría estado presente en el momento de la fuerte agresión.

Varios habitantes de El Espino, le relataron a Boyacá Sie7e Días que la joven de no más de 25 años salió corriendo hacia el centro de salud, a tres cuadras de la casa donde vivían y al ser indagada sobre lo que había ocurrido, esta solo atinó a decir que el niño estaba jugando con un balón y que, al pararse sobre este, se había pegado en la cabeza. El niño estaba tan mal, que de inmediato fue trasladado al Hospital del municipio de El Cocuy, a 45 minutos de allí.

Sin embargo, la versión dada por el padrastro del pequeño que no concordaba con la de la mujer comenzó a llamar la atención: “el niño estaba jugando con un balón y se enredó y cayó de frente pegándose contra el filo de un escalón en el pecho”, dijo.

Cerca de las ocho se reportó el fallecimiento del niño, pero a la médica que lo examinó le llamaron la atención los hematomas y muestras de golpes que habría recibido el pequeño, por lo que pidieron que el cadáver fuera remitido a Medicina Legal en Tunja, donde le practicaron la necropsia y habrían confirmado que Juan Camilo venía siendo víctima de maltrato físico y que el motivo de su fallecimiento era un fuerte golpe en el pecho, al parecer ocasionado por un puño.

Al hombre, quien tiene antecedentes, y que era conocido como ‘Mariguano’ ayer lo capturaron en el municipio de El Espino y lo trasladaron a El Cocuy. Foto: Policía Nacional
Al hombre, quien tiene antecedentes, y que era conocido como ‘Mariguano’ ayer lo capturaron en el municipio de El Espino y lo trasladaron a El Cocuy. Foto: Policía Nacional

Pero además a Edwin, quien se dedicaba a oficios varios como ayudar a entregar los recibos de la energía y apoyar las labores del electricista del pueblo, lo conocían como ‘Mariguano’ ya que según afirmaban consumía substancias psicoactivas, le habían acabado de quitar la custodia de uno de sus hijos que había tenido con otra mujer de la que se acababa de separar. Pero, además, se habla de que, en otra relación, Núñez había embarazado a su hijastra y que por esta razón la relación también se había terminado.

Todo El Espino está indignado y lo único que piden es justicia, después del atroz hecho en el que de acuerdo a lo que ocurra hoy en la audiencia, inclusive se podría llegar a dictar medida de aseguramiento contra María Ofelia.