La Ruta Libertadora podría tener el impacto del camino de Santiago de Compostela, dice la Vicepresidenta #LaEntrevista #LoDijoEn7días

Marta Lucía Ramírez afirma que en algún momento la Ruta Libertadora debería definirse como un proyecto estratégico de turismo histórico, patrimonial y ambiental. Agrega que todo niño y niña debería sentir admiración y curiosidad por ese trayecto memorable que, desde Arauca llega hasta Bogotá.

La vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, habló con Boyacá Sie7e Días sobre el Pacto Bicentenario, entre otros temas. Foto: archivo particular
La vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, habló con Boyacá Sie7e Días sobre el Pacto Bicentenario, entre otros temas. Foto: archivo particular

En diálogo con Boyacá Sie7e Días, la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, habla del Pacto Bicentenario, de la vía férrea Bogotá-Belencito, de la Transversal del Sisga y hasta de su ancestro boyacense, que era su abuelo paterno.

¿Cómo le ha ido al departamento de Boyacá en estos dos años del gobierno del presidente Iván Duque?

Tengo que resaltar que, si bien uno de los propósitos es el de acercar a los colombianos a la historia de la independencia, también quisimos con el presidente de la República, y con la ministra de Transporte, pensar en obras que dejaran una huella de desarrollo sobre el recorrido del ejército libertador. Allí surge la iniciativa del Pacto Bicentenario, como estrategia para fortalecer la competitividad de esos cinco departamentos, y, a la vez, reconocerles su contribución a nuestra libertad.

A lo largo de la Ruta Libertadora se realizaron concurridos actos conmemorativos, con un alto contenido cívico, académico, pedagógico, militar, artístico y cultural. Haciendo un recorrido por la memoria, el patrimonio y la historia de la independencia para Boyacá implicó acercar al país a más de 30 de los hitos ocurridos desde Paya hasta el Puente de Boyacá, con la recreación de la Ruta Libertadora paso a paso y desde el lugar de los sucesos.

La colaboración de la Gobernación de Boyacá, de las alcaldías, la Academia Boyacense de Historia y entidades como los ministerios de Cultura, Educación, Defensa, Comunicaciones, Ejército, Policía, Fuerza Aérea, Rtvc y el Icanh, fueron fundamentales para que la conmemoración fuese desde las regiones y con los ciudadanos, especialmente vinculando niños, niñas y jóvenes, tal como lo propusimos desde la Vicepresidencia al asumir el encargo del Presidente de liderar los actos del bicentenario.

Las Termópilas de Paya fueron declaradas Bien de Interés Cultural de la Nación.  La casa-museo en el Pantano de Vargas recibió un proceso de recuperación y mejoramiento de la experiencia museográfica. El Altar de la Patria en el Puente de Boyacá fue engalanado con un impresionante espectáculo temporal de iluminación, fueron restaurados el obelisco y el monumento a Simón Bolívar, la experiencia museográfica del Ciclorama fue enriquecida y se realizó un proceso de señalética general.

En la Plaza de Bolívar de Tunja se dispuso de un impresionante mapping para que todos los boyacenses y colombianos pudieran vivir un viaje artístico por la Ruta Libertadora.

Con recursos del Pacto Bicentenario se intervendrán 82 kilómetros en la vía Duitama – Charalá - San Gil. Foto:  Luis Lizarazo/Archivo Boyacá Sie7e Días
Con recursos del Pacto Bicentenario se intervendrán 82 kilómetros en la vía Duitama – Charalá – San Gil. Foto: Luis Lizarazo/Archivo Boyacá Sie7e Días

¿El Pacto Bicentenario es el pago de la nación a Boyacá por la deuda histórica con el territorio que le dio la independencia a la patria?

El Pacto Bicentenario es la tarea pendiente de reconocer los territorios que fueron solidarios con el ejército libertador e impulsaron la Ruta Libertadora para lograr la victoria militar que inició el proceso que se extendió hasta 1823. Esos mismos territorios pueden llegar a ser reconocidos en unos años como los que impulsaron la ruta hacia la equidad y la reactivación, contando con el apoyo y compromiso del Gobierno nacional.

El Pacto es un mecanismo de asociación nación-territorios, en el que participan la nación y los departamentos de Arauca, Casanare, Boyacá, Santander y Cundinamarca. Partió del espíritu de colaboración, reconociendo que el Gobierno nacional no tenía todos los recursos para hacer solo grandes obras, ni monumentos.

Las obras que servirán a la ciudadanía, al desarrollo económico y a la inversión en los departamentos, traerán progreso a las familias y hogares de los cinco departamentos.

En total, se rehabilitarán más de 500 kilómetros de red vial, a partir de 2021. Estas obras generarán cerca de 20.000 empleos a 2030, y traerán una mejora promedio del 37% en el índice de competitividad en los departamentos beneficiados. Además, reducirán los costos de operación de transporte en el área estimados en 207.000 millones anuales, lo que plantea grandes beneficios para la conectividad regional y la competitividad de los productos de la región.

¿Cuántos recursos va a invertir el Estado en los departamentos de la Ruta Libertadora?

Si todo sale bien, se invertirán cerca de 3,3 billones en los departamentos de la Ruta Libertadora. Digo si todo sale bien porque recordemos que el Pacto fue firmado entre el Gobierno nacional y los 5 departamentos de la Ruta Libertadora.

El Gobierno nacional tiene plena certeza de cumplir con su parte del pacto, es decir, financiar los 2,3 billones correspondientes al 70%, y así se incluyó en el presupuesto del 2021, pero todavía necesitamos avanzar con la ratificación de los nuevos gobernadores de sus recursos de regalías, que aportarán durante 7 años por valor total de 1 billón, correspondientes a 30% restante.

La vía del Cusiana, Sogamoso - Pajarito - Aguazul, está incluida en el Pacto Bicentenario con el mejoramiento de 41 kilómetros. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días
La vía del Cusiana, Sogamoso – Pajarito – Aguazul, está incluida en el Pacto Bicentenario con el mejoramiento de 41 kilómetros. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días

¿Cuáles son las obras que se van a ejecutar por el Pacto Bicentenario?

El Pacto Bicentenario fue firmado originalmente con 8 proyectos priorizados. De estos, 7 ya tienen estudios técnicos listos y el octavo, que es BTS (Briceño – Tunja – Sogamoso) está en jurisdicción de la concesión allí presente.

7 Obras pacto bicentenario_compressed

¿Cuándo se iniciará la ejecución de estas obras?

Dentro del Gobierno nacional sabemos de la importancia de reactivar la actividad económica regional. Por esto todas las entidades estamos trabajando articuladamente para finiquitar los trámites faltantes lo más pronto posible y dar vía libre al Invías para iniciar licitaciones este año. Nuestro escenario esperado es estar iniciando obras por tarde en los dos primeros meses de 2021. Todo depende también de qué tan rápido se acuerde con los gobernadores el perfil de vigencias futuras de sus regalías.

¿Qué papel jugó Usted en la firma del Pacto Bicentenario?

El Pacto solo fue posible gracias al inmenso sentido de trascendencia nacional que tuvimos todos los que participamos en su diseño. Mi rol fue estructurarlo con los gobernadores y los equipos técnicos del Ministerio de Transporte, del Ministerio de Comercio y del Departamento de Planeación Nacional, bajo el compromiso de todos ponen para lograr que el esfuerzo mancomunado haga posible lo que se aplazó durante décadas.

Debemos continuar cerrando brechas de inequidad, buscando el equilibrio entre bienestar social, cuidado del ambiente y crecimiento económico. Debo reconocer, además, el aporte muy valioso de todos los congresistas de los cinco departamentos.

¿El Gobierno nacional les está cumpliendo a los cinco departamentos que aportaron a la libertad de la patria?

El Gobierno nacional ha honrado su palabra y esperamos la aprobación del Congreso. Hemos encontrado en los gobernadores actuales un gran compromiso con el desarrollo de sus regiones y el bienestar de sus habitantes, por lo cual estamos seguros refrendarán el compromiso con el Pacto.

La visión que compartimos con el presidente Iván Duque, es que este Pacto es un mecanismo que permite habilitar condiciones para madurar una oferta creíble, sostenible y atractiva en torno al turismo histórico y patrimonial, así como para el desarrollo de otras posibilidades productivas considerando la riqueza de potencialidades de estos territorios.

Este es un pacto territorial que habilita condiciones para que, por ejemplo, la generación de valor agregado en la cadena de producción pueda fluir con competitividad y reducción de costos de operación hacia mercados nacionales y extranjeros.

La vicepresidenta estuvo el año pasado en Paya conmemorando el combate de la Termópilas. Allí se comprometió a gestionar la declaratoria de este lugar como Bien de Interés Cultural de la Nación. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días
La vicepresidenta estuvo el año pasado en Paya conmemorando el combate de la Termópilas. Allí se comprometió a gestionar la declaratoria de este lugar como Bien de Interés Cultural de la Nación. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días

Con la declaratoria de las Termópilas de Paya como bien de interés cultural, gestionada por Usted, ¿cuál será la inversión en este patrimonio histórico?

Este es un proceso que ha sido desarrollado por el Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional de Patrimonio, a partir de un compromiso que adquirimos el 27 de junio de 2019 en Paya. Una vez surtida la fase de declaratoria, vienen otras fases de desarrollo de plan especial de manejo, así como otras propias a la naturaleza de este tipo de declaratorias. Ya de por sí es un gran logro que después de 200 años este tesoro de la Ruta Libertadora sea un Bien de Interés Cultural de la Nación.

La Ruta Libertadora es tan poderosa en todos sus elementos conocidos y los que aún se desconocen, como para llegar a tener el impacto y visibilidad que tiene el camino de Santiago de Compostela en España o el camino del Inca en el Perú.

En algún momento la Ruta Libertadora debería definirse como un proyecto estratégico de turismo histórico, patrimonial y ambiental. Sostenible por supuesto y amigable con el ambiente, sin duda. Todo niño y niña debería sentir admiración y curiosidad por ese trayecto memorable que, desde Arauca llega hasta Bogotá.

Tenemos ante nosotros un posible proyecto de nación, que podría ubicarse entre los planes de turismo sostenible más anhelados por todos los viajeros del mundo.

De las obras previstas en el Pacto Bicentenario está el mejoramiento de 42 kilómetros en la vía Puerto Boyacá – Otanche – Chiquinquirá. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días.

¿Además del Pacto Bicentenario, qué más inversiones ha realizado el Gobierno del presidente Duque en Boyacá? 

El proyecto férreo Bogotá-Belencito hace parte de la priorización que se dio en el Plan de Desarrollo para reactivar el transporte férreo en el país. Las inversiones realizadas en Boyacá para la vigencia 2019-2020 ascendieron a 22.000 millones de pesos aproximadamente, las cuales garantizan la prestación del servicio de acuerdo con las actividades de mantenimiento y conservación que se ejecutan como parte fundamental de la reactivación férrea. Este proyecto ha generado alrededor de 155 empleos en Boyacá.

En el 2019 se movilizaron alrededor de 44.000 toneladas por este corredor, logrando la reactivación comercial después de 10 años de inactividad. Además, el programa de Invías -Colombia Rural-  ya tiene priorizados 11.000 millones para intervenir vías terciarias del departamento por una longitud de 92 km.

¿Qué viene para el departamento de Boyacá en cuanto a ayudas del Gobierno por la pandemia del COVID-19?

Visionamos y proyectamos una reactivación económica como un esfuerzo de país, más que como algo aislado de cada departamento. La estrategia y el mandato que el Presidente nos dio gira en torno a 4 compromisos: generación de empleo, como un tema fundamental para recuperar lo perdido durante la pandemia, incluyendo el tejido empresarial; crecimiento verde y sostenible, como una nueva identidad productiva; ruralidad y paz con legalidad, como base imprescindible para los dos anteriores, y el compromiso con los más pobres y vulnerables, como esa ayuda que el Gobierno seguirá dando a las personas que más lo necesitan.

La invitación es que el departamento de Boyacá en todas sus instancias: gobiernos, sociedad civil, sector privado y hasta la academia, se sumen a estos compromisos y podamos reconstruir juntos.

La vicepresidenta de la República afirma que la concesión de la Transversal del Sisga tiene un 65 por ciento de avance. Foto: archivo particular
La vicepresidenta de la República afirma que la concesión de la Transversal del Sisga tiene un 65 por ciento de avance. Foto: archivo particular

¿Qué otras inversiones tiene previstas el Estado en Boyacá en estos dos años que le restan al Gobierno del presidente Duque?  

La Transversal del Sisga seguirá a toda máquina. Hoy esta concesión tiene un 65% de avance, y esperamos que el concesionario logre terminar la etapa de construcción o por lo menos quedar muy cerca de terminar las intervenciones para cuando el Gobierno del presidente Duque haya finalizado.

También licitaremos la concesión Troncal del Magdalena desde Puerto Salgar hasta Barrancabermeja, pasando por Puerto Boyacá. Esta concesión de 259 km ya tiene licencia ambiental, por lo que una vez licitado iniciaría intervenciones rápidamente, generando 24.600 empleos en los próximos cuatro años.

La vicepresidenta dice que una tierra con una historia de patriotismo y de gente tan trabajadora, es suficiente inspiración para enfrentar esta crisis. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días.
La vicepresidenta dice que una tierra con una historia de patriotismo y de gente tan trabajadora, es suficiente inspiración para enfrentar esta crisis. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días.

¿Cuál es su mensaje para los boyacenses en esta conmemoración de los 201 años de la batalla del Puente de Boyacá?

Este es un momento de evocar el significado que tuvo la Ruta Libertadora, reflexionar sobre las lecciones aprendidas y destacar las buenas prácticas que llevaron a la construcción de un proyecto colectivo. Son muchas las personas, lugares, historias y anécdotas que habría que mencionar, y al ser una fecha en la que recordamos la victoria militar en la batalla de Boyacá, viene a la memoria el recorrido con el que inició la construcción de la República y la nación colombiana.

Un anhelo republicano que fue tomando fuerza y forma entre 1818 y 1823, a un ritmo vertiginoso y contundente entre las regiones, impulsando procesos territoriales, sociales, institucionales, militares y culturales que han ido dando forma a la colombianidad.

Hoy tenemos por delante el camino de la contención de la pandemia y de la reactivación y repotenciación de la economía. La gesta libertadora tuvo muchísimos tropiezos y también muchísimos hitos: hoy debemos superar nuestra meta, alcanzar la verdadera libertad de los boyacenses, araucanos, casanareños, santandereanos y cundinamarqueses, promoviendo en los cinco departamentos mayor inclusión económica de las mujeres, porque tengan autonomía que las libere de la pobreza, la exclusión y la violencia que sufren muchas de ellas.

Marta Lucía Ramírez manifiesta que la Ruta Libertadora es tan poderosa como para llegar a tener el impacto y visibilidad que tiene el camino de Santiago de Compostela en España. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días
Marta Lucía Ramírez manifiesta que la Ruta Libertadora es tan poderosa como para llegar a tener el impacto y visibilidad que tiene el camino de Santiago de Compostela en España. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días

¿Seguirá siendo la madrina de Boyacá desde el Gobierno nacional?

Seguiré estando comprometida con trabajar de forma incansable y rigurosa por el bienestar de todos los colombianos y ello por supuesto incluye a este departamento que tanto aprecio, porque entre otras mi abuelo paterno era boyacense.

Una tierra con una historia de patriotismo y de gente tan trabajadora, es suficiente inspiración para enfrentar esta crisis con disciplina y asumir los retos de la reactivación económica con dedicación, creatividad y empuje, por supuesto, acatando medidas rigurosas de prevención.

El ser despensa alimentaria es una gran ventaja comparativa que debe convertirse en una ventaja competitiva y en el Gobierno nacional estamos prestos a acompañar a Boyacá y a todos los departamentos de la Ruta Libertadora para exportar alimentos procesados y contribuir a la seguridad alimentaria de muchos países, generando empleos a los colombianos.