Comienza a verse la recuperación en el mercado de la vivienda

En 2019, el promedio mensual de ventas de vivienda era de 200 unidades al mes, (120 VIS y 80 No VIS). A partir de marzo de 2020, la comercialización cayó 49,7% mensual, siendo abril el mes más crítico, ya que apenas se comercializaron 17 unidades.

Pero, según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), conforme se fueron flexibilizando las medidas y se permitió la reapertura gradual de algunos sectores de la economía, mejoró la dinámica comercial, y para mayo se comercializaron 93 viviendas, a las que se sumaron las 172 de junio y las 252 unidades de julio.

De las 252 unidades comercializadas en julio, 135 fueron en Tunja, 53 en Duitama, 50 en Sogamoso y 14 en Paipa. El registro de julio es el más alto de los últimos siete meses y se explica por una fuerte recuperación en el segmento No VIS, donde se vendieron 143 unidades con precio entre 119 y 439 millones de pesos.

Este comportamiento obedece en parte, a que hogares que habían retrasado su decisión de inversión, esperaron hasta julio para hacerla y también, al efecto del anuncio del Gobierno Nacional de un programa de estímulo a la compra de vivienda de segmento medio, con un subsidio de $440.000 pesos mensuales a la cuota del crédito hipotecario, subsidio que tendrá una duración de 7 años y del cual se han anunciado 100.000 cupos.

Hoy, la oferta de vivienda en Boyacá, se concentra en 86 proyectos inmobiliarios con características atractivas para todos los gustos. Estas cifras, según Camacol, muestran que las ventas de vivienda nueva gradualmente retornan a los promedios mensuales reportados en 2019, lo que refleja una importante recuperación del sector y planteando un escenario más alentador para el cierre del año.

Desde luego que los cuatro principales mercados del departamento de Boyacá (Tunja, Paipa, Duitama y Sogamoso) reúnen una oferta de 2.262 unidades de vivienda, siendo Tunja la que concentra el 48,3% del mercado con 1.093 unidades, Sogamoso con 570 unidades, Duitama con 453 unidades y Paipa con 143 unidades.

Otra de las buenas noticias del sector, entregadas por Camacol Boyacá es la de la generación de nueva oferta de vivienda, también se ve una mejora en los lanzamientos al mercado. Luego de la reapertura del sector, entre mayo y julio de 2020, se han lanzado 247 unidades, 163 unidades VIS y 84 No VIS, lo que denota una mejora en la confianza por parte de los constructores para generar nuevos proyectos.

Sin embargo, preocupa el indicador de iniciaciones, que hace referencia a las unidades de vivienda que inician proceso constructivo luego de alcanzar el punto de equilibrio en fase de preventa, continúa rezagado, demostrando que los constructores han retrasado la fecha de inicio de las obras.

A julio de 2020, se están construyendo 3.615 unidades de vivienda, lo cual ha aportado a que en Tunja y según fuente DANE, se hayan recuperado 716 puestos de trabajo directos en el sector de la construcción, que, en promedio ocupa a 6.900 personas, siete de cada 100 empleados trabajan en construcción.

Además, debe destacarse el gran crecimiento que ha tenido el mercado de vivienda en Boyacá en los últimos años. Mientras entre los años 2.010 a 2.013, la oferta era aproximadamente de 1.450 unidades, en julio de 2020 es de 2.262 unidades, lo que representa un crecimiento del 55.1%. Este incremento en la escala de producción se debe al protagonismo que ha ganado la vivienda de interés social dentro de la oferta del departamento, que actualmente representa el 46,7%, mientras que en el 2013 representaba el 28,8%.