Lo que pasó hace 201 años en el Puente de Boyacá

Compartir:

Menos de dos horas y media duró la batalla con la que se conquistó la independencia. Del Ejército Libertador murieron 13 hombres y hubo 53 heridos. Fueron hechos prisioneros más de 1.600 realistas.

Cuadro del maestro José María Espinosa que recrea la Batalla del Puente de Boyacá. Se encuentra en el Museo de la Independencia, en la Casa del Florero. Foto: archivo particular
Cuadro del maestro José María Espinosa que recrea la Batalla del Puente de Boyacá. Se encuentra en el Museo de la Independencia, en la Casa del Florero. Foto: archivo particular

Se necesitaron 77 días de campaña, atravesar caudalosos ríos en el llano, enfrentar el inhóspito páramo de Pisba y librar cuatro enfrentamientos bélicos para conseguir la anhelada independencia.

Todo ese esfuerzo, que cobró cientos de vidas, se vio recompensado en la Batalla del Puente de Boyacá, hoy hace 201 años, en la que el Ejército Libertador encontró la gloria.

Los enfrentamientos bélicos anteriores al del 7 de agosto le sirvieron al comandante en jefe de las tropas patriotas, el general Simón Bolívar, para conocer al enemigo.

Tras la cruenta batalla del Pantano de Vargas, el Libertador rearmó su ejército y planeó la estrategia para enfrentar a los españoles en campo abierto.

“El 7 de agosto continuó Barreiro su marcha y apenas se cercioró de ello Bolívar, que en persona hacía un reconocimiento de la dirección que llevaba, dio orden a su ejército, que tenía formado en la plaza de Tunja, de marchar hacia el punto a donde el enemigo se dirigía, con intención de interponerse entre este y Santa Fe”, escribió en sus memorias el oficial irlandés Daniel Florencio O’Leary, quien luchó al lado del Libertador.

El factor sorpresa fue decisivo para obtener la victoria ese sábado 7 de agosto, en una batalla que inició a las 2:00 de la tarde y concluyó hacia las 4:30 p.m.

“A las 2:00 de la tarde la primera división enemiga llegaba al puente, cuando se dejó ver nuestra descubierta de caballería. El enemigo, que no había podido aún descubrir nuestras fuerzas, y que creyó que lo que se le oponía era un cuerpo de observación, lo hizo atacar con sus cazadores, para alejarlo del camino, mientras que el cuerpo del ejército seguía su movimiento. Nuestras divisiones aceleraron la marcha, y con gran sorpresa del enemigo se presentó toda la infantería en columnas sobre una altura que dominaba su posición.  La vanguardia enemiga había subido una parte del camino persiguiendo nuestra descubierta, y el resto del ejército estaba en el bajo a un cuarto de legua del puente, y presentaba una fuerza de 3. 000 hombres”.

Este es el relato oficial del parte que presentó el general Carlos Soublette, jefe de estado mayor del Ejército Libertador.

“A las 2:00 de la tarde llegaba al puente de Boyacá la primera columna realista y estaba pasándolo cuando la vanguardia patriota la atacó por retaguardia, a tiempo que la división de Santander coronaba las alturas que dominaban la posición en que Barreiro había desplegado su ejército”, explica en sus escritos Daniel Florencio O’Leary.

La batalla se inició con escaramuzas de guerrillas: una columna de cazadores realistas pasó el puente a las órdenes del coronel español Jiménez y se formó para combate.

Óleo en homenaje a los generales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander. Archivo particular
Óleo en homenaje a los generales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander. Archivo particular

Barreiro no pudo cruzar el puente con el grueso de su ejército, por lo que ordenó retirarse a tres cuartos de milla del puente.

“Esto dio tiempo a los independientes de cortarle la comunicación con Santa Fe. Dióse orden inmediatamente a Santander para forzar el puente y a Anzoátegui para atacar simultáneamente la posición realista por el ala derecha y por el centro. Se generalizó entonces el combate; la infantería española se comportó con gran denuedo por algún tiempo, hasta que Anzoátegui con sus lanceros envolvió su ala derecha y les tomó la artillería que el batallón Rifles había atacado de frente”, narró Daniel Florencio.

De acuerdo con el parte del general Soublette, 2.000 republicanos vencieron a 3.000 realistas.

El Oficial relató que la pérdida del Ejército patriota consistió en 13 muertos y 53 heridos; entre los primeros, el teniente de caballería N. Pérez y el reverendo padre fray Miguel Díaz, capellán de vanguardia, y entre los segundos, el sargento José Rafael de Las Héras, el capitán Johnson y el teniente Rivero.

Del parte oficial del general Soublette, fechado el 8 de agosto de 1819 en Ventaquemada, resaltamos estas palabras:

“No son calculables las ventajas que ha conseguido la República con la gloriosa victoria obtenida ayer. Jamás nuestras tropas habían triunfado de un modo más decisivo, y pocas veces habían combatido con tropas tan disciplinadas y tan bien mandadas”.

“Nada es comparable a la intrepidez con que el señor general Anzoátegui, a la cabeza de dos batallones y un escuadrón de caballería, atacó y rindió el cuerpo principal del enemigo”, afirmó el jefe de estado mayor del Ejército Libertador.

El Libertador no solo se dedicó a dirigir la batalla, sino que al final, cuando los españoles empezaron a huir, fue tras ellos.

“Bolívar en persona persiguió a los fugitivos hasta Ventaquemada, donde pasó aquella noche. A la mañana siguiente se ejecutó un acto de justa retribución. Vinoni, el traidor, que tuvo la principal parte en la sublevación y entrega del castillo de Puerto Cabello a los españoles, fue reconocido por Bolívar entre los prisioneros hechos durante la persecución y mandado ahorcar en el acto”, cuenta en su escrito sobre la Batalla del Puente de Boyacá Daniel Florencio O’Leary.

Más de cien realistas habrían perecido

Doctor en antropología José Vicente Rodríguez Cuenca, quien ha realizado estudios en el campo de la batalla del Puente de Boyacá. Foto: Archivo Particular
Doctor en antropología José Vicente Rodríguez Cuenca, quien ha realizado estudios en el campo de la batalla del Puente de Boyacá. Foto: Archivo Particular

Según un estudio de los investigadores José Vicente Rodríguez Cuenca y Luis Daniel Borrero F., de la Universidad Nacional de Colombia, en la batalla del Puente de Boyacá perecieron cerca de 100 realistas.

“Se afirma que en las filas realistas había más de 200 mujeres que alimentaban en ese momento la tropa, pereciendo 9 de ellas (Prieto, 1917: 113).”, señala el estudio.

“El ejército libertador ha llegado al término que se propuso al emprender esta campaña. A los 75 días de marcha desde el pueblo de Mantecal, en la provincia de Barinas, entró S. E. en la capital del Nuevo Reino, habiendo superado trabajos y dificultades mayores que las que se previeran al resolver esta grande operación y habiendo destruido un ejército tres veces más fuerte que el que invadía. Puede decirse que la libertad de la Nueva Granada ha asegurado de un modo infalible la de toda la América del Sur”, dice boletín del Ejército.

 

Compartir:

Artículos recientes