Jurídico de la Alcaldía de Tunja explica por qué el Hotel Hunza es propiedad del municipio #LaEntrevista

Libardo Ángel González, secretario jurídico de la capital boyacense, explica con argumentos por qué, aunque muchos aún no lo creen, el municipio resultó de la noche a la mañana como dueño del Hotel Hunza, en el centro de la ciudad de Tunja. El predio, desde el 2005, por un error del gerente de la Lotería fue escriturado a la Alcaldía, que hoy, anuncia, tomará posesión del inmueble que le pertenece legalmente.

Libardo Ángel González - Secretario Jurídico de Tunja. Foto: Archivo Particular
Libardo Ángel González – Secretario Jurídico de Tunja. Foto: Archivo Particular

¿De quién es el Hotel Hunza? 

Hoy el hotel es del municipio, porque existe una escritura, que está registrada y tiene una anotación, la número 6 del año 2006, donde se le otorga el derecho real de propiedad al municipio de Tunja. En el año 2006 la Alcaldía hizo efectiva la escritura, mandando registrar la propiedad y desde ese entonces la Alcaldía de Tunja le ha venido reclamando a la Lotería para que le entregue la propiedad.

¿Pero no fue de mala fe ir a matricular la escritura y ‘blindarla’ con una anotación para quedarse con el inmueble, a sabiendas de que fue un error?

Es que no lo sé: yo no puedo tildar de mala fe sin conocer la línea histórica del proceso. Lo único que sé, es que, tras un proceso de escrituración que se hizo en el 2005 a nombre del municipio, se matriculó en marzo de 2006, es decir al año siguiente.

¡Pero la Lotería siempre ha tenido la posesión del bien! 

Efectivamente, pero el problema es que la Lotería no puede alegar que, porque siempre ha tenido la posesión del bien, es de ellos, porque recuerde que los bienes fiscales, es decir todos aquellos bienes que corresponden a la nación o a sus entes territoriales, no prescriben, es decir que independientemente del tiempo en el que otro lo haya tenido no tiene ningún derecho de propiedad por simple tenencia. El hecho de que usted administre un bien del Estado durante toda la vida, no le da la propiedad.

¿Qué sabe sobre lo que ocurrió hace 15 años? 

En el año 2005 la Lotería comete el error que todos conocemos y por poner a paz y salvo unos predios amparados por allá en un decreto que existía, le entregó en escritura pública unos predios y posteriormente se dieron cuenta de que habían cedido siete inmuebles contiguos, que son la plazoleta San Francisco, el Hotel Hunza, el edificio de los apartamentos, los locales, el Cinema Boyacá, es decir que la lotería cedió todo a la Alcaldía.

Cinema Boyacá. Foto: archivo Boyacá Siete Días.
Cinema Boyacá. Foto: archivo Boyacá Siete Días.

¡Algo que ocurrió desde el 2005!

Claro y obedeció a un decreto en el que se pedía que los entes territoriales pusieran al día sus bienes. Yo no le puedo decir qué estaban pensando en ese momento quienes cometieron el error, pero recordemos que fue el doctor Rafael Rojas, como gerente de la Lotería, y quien apenas acababa de dejar la administración como secretario de Hacienda del municipio. Creo que fueron cuatro años perdidos para el municipio en el gobierno pasado frente a este tema.

¿Qué sabe del fallo que acaba de salir a favor de la Lotería? 

En el año 2013 se zanja toda esa problemática del proceso antiguo que ellos traían entre Germán Morales con Lotería y eso se fue hasta el Tribunal, que dijo que esa era una sentencia que se tenía que hacer cumplir, pero que para eso la Lotería tenía que accionar judicialmente a través de un proceso de hacer, es decir pidiendo que Germán Morales tuviera la obligación de entregar el hotel. Pero ahí comenzó un nuevo problema, ya que en el 2013 el departamento ya no era el dueño del hotel.

¿Y entonces, no podían reclamar en ese proceso? 

Ellos empezaron a actuar sesgadamente y soterradamente, ya que están hablando de un fallo en el que solo se hace referencia a dos actores: uno, Germán Morales o quien lo reemplazó en la concesión, y el ganador de la demanda, que era la Lotería de Boyacá, sin tener en cuenta al verdadero propietario.

¿A qué se refiere con el soterradamente?

Es decir que esto lo hicieron de mala fe, ya que ellos mismos, es decir la Lotería, sabía que ya no era la dueña del hotel. La Alcaldía se vino a enterar de ese proceso ya cuando había salido del Tribunal.

Hotel Hunza. Foto: archivo Boyacá Siete Días.
Hotel Hunza. Foto: archivo Boyacá Siete Días.

¡Pero si, por el contrario, muchos dicen que esto no es otra cosa que un acto de mala fe, pero del municipio! 

Yo soy el secretario jurídico del alcalde Alejandro Fúneme, es decir desde el primero de enero de este año y lo que estamos es cumpliendo con nuestra labor de procurar por la protección de los bienes de los tunjanos. Estamos hablando de un hecho histórico para Tunja, el cual ocurrió hace 15 años y absolutamente nada tuvimos que ver, para que hoy se nos venga a decir que estamos actuando de mala fe en contra del departamento.

¿Pero no le parece que hubo mala fe en su momento de parte del municipio para quererse apropiar de algo que es de todos los boyacenses?

Creo que nadie obligó al gerente de la Lotería a trasladarle la propiedad al municipio: él lo hizo convencido de que estaba respondiendo a un decreto del orden nacional. Si fue por error, ellos tenían unos tiempos para haber alegado y no lo hicieron dentro de esos términos legales.

¿Y si la Gobernación o la Lotería, por un error involuntario del municipio, se estuvieran apropiando de un bien de Tunja, ahí sí habría mala fe?

Le repito que yo no soy quien debe responder ese interrogante, sino quienes tuvieron que ver con el tema en su momento. Yo no sé qué le pasó por la cabeza al doctor Rafael Rojas para hacer esto, yo ni lo conocía a él. No tengo ni idea si realmente fue un error o hubo alguna orden, eso no lo sé. Yo soy el jurídico y debo defender desde lo legal, en derecho al municipio y eso incluye su patrimonio, sus propiedades y el Hotel Hunza lo recibimos como propiedad del municipio, entonces, lo debo defender como una propiedad que es.

¿Y entonces qué piensan hacer? 

Pues la semana pasada, como Alcaldía, interpusimos un incidente de nulidad contra el fallo que se emitió el pasado 5 de julio, buscando que la juez de conocimiento pueda darle nulidad al proceso ejecutivo, inclusive desde el auto donde admitió la demanda, porque la Lotería debió honradamente llamar a la Alcaldía para que se hiciera parte dentro de este proceso.

¿Y qué alegan puntualmente ustedes?

Que el juzgado debió haber armado un litisconsorcio necesario, donde cabía la administración municipal, que es el nuevo dueño del inmueble, y no solo al concesionario y a la Lotería, ya que al que se le debe entregar es a la Alcaldía, que es su verdadero dueño.

Hotel Hunza. Foto: archivo Boyacá Siete Días.
Hotel Hunza – Plazoleta San Francisco. Foto: archivo Boyacá Siete Días.

¿Y cree usted que les van a dar la razón?

Estamos seguros de eso, ya que el mismo Código nos dice que inclusive después de la sentencia, quien se crea con derechos sobre un inmueble, puede solicitar que se anule una decisión.

¿Y han reclamado por vía jurídica la asignación del inmueble?

Como nosotros ya habíamos pretendido la entrega y ante la negativa de la Lotería, nos vimos en la obligación como municipio de poner una acción civil en el año 2013, que se llama entrega del tradente al adquirente, que es un proceso que colocamos en la jurisdicción ordinaria y que cursa en el Juzgado Segundo del Circuito.

¿Y qué ha pasado con este proceso?

Pues que lamentablemente, por maniobras dilatorias de parte de la Lotería, no se ha podido proseguir porque inicialmente la Lotería, al contestar la demanda, alegó que el juez civil no era el competente para conocer del proceso y el juzgado hábilmente lo envió a la justicia administrativa, pero allí el juez dijo que él no era el competente y lo enviaron a un juez ordinario y se escudó en una colisión negativa de competencia.

¿Qué sigue entonces? 

Pues supuestamente tenía que dirimirlo un superior, que en este caso es el Consejo Superior de la Judicatura, y allí se le hizo un análisis pormenorizado y definió que el competente para analizar el caso era el juez civil, es decir a donde había ido inicialmente el proceso. Esto ocurrió en noviembre del año pasado, en diciembre remitieron y este año avocó conocimiento el señor juez para proseguir el proceso y el 16 de marzo cerraron términos en la judicatura hasta el pasado 30 de junio, es decir que ese primer semestre se perdió.

¿Qué viene en el proceso? 

El Código General del Proceso trae para dilucidar y resolver estos temas dos audiencias: una en la que tenemos que mirar las pruebas, y obviamente la Alcaldía tiene la prueba fehaciente, que es la escritura pública, pero, además, un registro que le otorga el derecho real de propiedad. Ahí se formalizan las pruebas y hay una segunda audiencia, que es la del fallo y entendemos que esto es de tiempo, ya que la Lotería buscará interponer otro recurso, pero solo por dilatar, ya que no tienen nada para que el juez les dé la posibilidad de quedarse con los inmuebles.

Libardo Ángel González - Secretario Jurídico de Tunja. Foto: Luis Lizarazo / Boyacá Siete Días.
Libardo Ángel González – Secretario Jurídico de Tunja. Foto: Luis Lizarazo / Boyacá Siete Días.

¿Pero si es del municipio el hotel, por qué le siguen enviando el recibo del pago del impuesto a la Lotería, que a su vez está al día con el pago?

Seguramente el problema está en el software, que sigue generando los recibos a nombre del anterior propietario, y no es que la Alcaldía se los envíe, sino que el proceso de entrega se hace a través de un contratista que lleva los recibos a cada uno de los inmuebles en el municipio para el pago del predial.

¿Qué viene entonces? ¿El municipio se va a quedar con unos bienes que eran de todos los boyacenses?

Entiendo que a muchos les disguste el tema, pero el único documento que da la propiedad de un bien es la escritura y la matrícula de esta, y los dos documentos están a nombre del municipio de Tunja. Hoy tenemos los documentos para demostrar que el hotel es de propiedad del municipio. La verdad es que yo soy el secretario jurídico de la administración y lo único que puedo hacer es cosas o acciones que estén amparadas bajo el tema de la legalidad. Yo debo referirme a procesos que se han adelantado en torno a un bien que nos fue trasladado, por lo que haya sido, pero que está escriturado al municipio.

¡Solo está cumpliendo con su deber! 

Exactamente, yo como funcionario público tengo el deber sagrado de velar por todo lo que me ponen a disposición para administrar y si ellos como Lotería se dieron cuenta, por qué solo hasta el 2010 interpusieron una acción cuando el Código de lo Contencioso Administrativo les daba un tiempo de dos años para interponer la acción de nulidad de la escritura, pero no lo hicieron.

¡Y desde luego que ya no lo pueden hacer!

Hay un principio en el derecho que dice que las cosas en derecho se deshacen como se hacen, entonces, así como necesitamos de entes gubernamentales para hacer la escritura y formalizarla, pues también necesitamos de otras autoridades para deshacer eso, pero si yo lo sé y no lo hago dejando pasar el tiempo, pues ya no hay nada qué hacer.

¡Igual, este no es un tema de este gobierno!

Correcto. Este no fue un pleito que originamos nosotros, estamos reglados por la ley de la Función Pública y les pido que por un momento se pongan en el lugar del doctor Alejandro Fúneme, diciendo: “ah sí, como todos dicen que eso fue un error, pues les voy a trasladar la escritura a la Lotería”, y ¿bajo qué circunstancia? ¿Cómo le responde el alcalde a la Procuraduría, a la Contraloría o a la Fiscalía? ¿Diciendo que, porque todos supimos que esa propiedad se trasladó por error, nosotros, 15 años después decidimos que se debe devolver? Lo público está obligado a hacer única y exclusivamente lo que la ley le ordena.

Panorámica Hotel Hunza. Foto: archivo Boyacá Siete Días.
Panorámica Hotel Hunza. Foto: archivo Boyacá Siete Días.

¡Su mensaje para quienes no ven con buenos ojos la reclamación por parte de ustedes del inmueble! 

Que por favor nos entiendan, que nosotros vamos a dar la pelea hasta recuperar algo que legalmente le pertenece al municipio, porque esa es nuestra obligación. Hoy lo fácil es salir a echarle la culpa a la Alcaldía, que disque porque estamos actuando de mala fe, cuando aquí la pregunta es por qué si cometieron un error hace 15 años, quieren que nosotros, que apenas llegamos hace seis meses, se lo corrijamos.

(Visited 1 times, 1 visits today)