Muere Álvaro Brijaldo, fundador de “La Gran Familia”

A las 3:00 de la mañana de hoy martes 14 de julio en la ciudad de Cali y a causa de un paro respiratorio murió el músico y empresario Álvaro Brijaldo, fundador junto a sus hermanos, de una de las orquestas de más recordación en el departamento y el país. 

Álvaro Brijaldo acompañado por su hija Johanna, una de las voces destacadas del programa "A otro nivel" - Fotografía - Archivo particular
Álvaro Brijaldo acompañado por su hija Johanna, una de las voces destacadas del programa “A otro nivel” – Fotografía – Archivo particular

Su voz ronca y sonora alegró cientos de corazones porque en la década de los 70 y 80 no había fiesta o ceremonia significativa donde no estuviera Álvaro con “La Gran Familia”, interpretando las obras de la música bailable y en especial aquellas del inmortal Lucho Bermúdez, Pacho Galán o el “Loco Quintero”.

Álvaro le regaló al mundo tres talentosos músicos Johanna, Leonardo y Fabian quienes han seguido fielmente la semblanza de su padre y hoy están dedicados a la producción musical y artística llevando el legado de este hombre que llenó de carcajadas los corazones y sembró alegrías en medio de la nostalgia.

-Publicidad-

Álvaro junto a sus hermanos colonizó el sistema orquestal tropical de la época y puso a su amada Duitama en la cima del reconocimiento, por eso a las tradicionales fiestas del mes de enero llegaba a la “Perla” importantes y afamadas agrupaciones para compartir con él y “La Gran Familia”, inolvidables noches de verbena que llegaban hasta el otro día.

Álvaro Brijaldo fue todo un galán en la época de los 70s. Fotografía - Archivo particular
Álvaro Brijaldo fue todo un galán en la época de los 70s. Fotografía – Archivo particular

Casado con el amor infinito de su vida Gloria Cecilia González, Álvaro Brijaldo conformó una familia ejemplar, rodeada siempre de amigos y acompañada por la música que fue para él su vida, su todo y su sueño. Hombre de radio, farándula, televisión y de espectáculos, conocedor como nadie del género bailable, daba cátedra sobre autores ritmos, intérpretes y sabia las fechas de creación de aquellas canciones que hicieron grande el pentagrama tropical de la patria.

Al igual que su recia garganta y algunas “impertinencias”, Álvaro no pasó desapercibido por esta vida porque siempre se hizo sentir con sus risas, su acento y cada apunte que estallaba en alborozo alegrando a sus compañeros en el Instituto Técnico Industrial Rafael Reyes, en la universidad y luego a la sociedad que hoy le rinde tributo de afecto y gratitud en el adiós inaplazable de la existencia.
Paz en su tumba querido amigo y sigue acompañando el sendero por donde hoy caminan esos talentosos hijos que seguirán llevando con donaire el nombre del sin igual e inolvidable Álvaro Brijaldo.