El futuro del carbón colombiano frente al colapso climático – Juan Daniel Angulo – #Columnista7días

“La sinergia entre actores únicamente logra efectos de confianza, cuando se busca de los procesos participativos. Todo proyecto a desarrollarse en Colombia necesita de la participación colectiva. No existe otro camino”

Para nadie es un secreto que, dentro de las riquezas del territorio nacional existe una roca de color negro muy abundante, con grandes puntos luminosos por descubrir y potencializar. Les hablo del carbón colombiano, el cual pide a gritos otra salida (de seguro tiene aplicaciones sustentables y con un futuro más prometedor que generar energía y la industria del acero).

Por otra parte, la descarbonización es una realidad mundial, y el Estado colombiano-empresa, camina en contra de las decisiones geopolíticas de cada país frente a sus compromisos de cero emisiones de gases efecto invernadero que producen los combustibles fósiles. Estudios recientes indican que más del 53% del PIB mundial está comprometido con la carbono neutralidad (El País, 29 de junio 2020. España desconecta siete centrales térmicas y arranca el proceso para enterrar el carbón).

Todos los días escuchamos noticias de países productores y exportadores de minerales, donde prima el factor desarrollo e innovación para poder sobrevivir en el mercado. Por ejemplo: el cobre, no se quedaron con más de lo mismo en sus aplicaciones, Estado, empresa y academia buscan la manera de seguir diversificándolo, invirtiendo en tecnología e innovación de la mano de profesionales especializados. Hoy lo llaman el mineral salvador de vidas. Es antimicrobiano, reduce un 58% las infecciones intrahospitalarias (IIH), estas infecciones son causantes de más muertes que el VIH y cáncer de mama juntos. Ahora, ¿qué empresas en Colombia desarrollan investigaciones sobre otras alternativas al uso del carbón? Mencionen al menos una.

¿Qué debe hacer el Estado colombiano con su mineral más abundante? Se requiere un rol colectivo y participativo, que desarrolle e impulse la tecnología de la carboquímica para producir carbón verde y con usos alternativos.

Así como Chile viene trabajando en su Estrategia Nacional del Hidrógeno Verde con la misión Cavendish en todo su territorio, a Colombia no le queda otra opción que crear la Estrategia Nacional del Carbón con la misión Lavoiser (en honor al químico, biólogo y economista francés Antoine Lavoiser, 1743-1794, considerado el padre de la fotosíntesis y la combustión).

Por favor, no le demos más vuelta al asunto, al carbón colombiano le urge tomar un giro de 180 grados en toda su política sectorial, donde se trace la carboquímica como el eje primordial de los interesados: empresarios, academia y la sociedad, con la orientación de la misión Lavoiser. Llegó el momento de marcar precedentes mundiales, Colombia el primer productor y exportador de servicios tecnológicos especializados del carbón verde.