Con una empanada de sal y de dulce Sogamoso le rinde homenaje a San Pedro

En Sogamoso se festeja el San Pedro en familia con un amasijo centenario: la empanada sampedrana, cuya receta ha pasado de generación en generación.

Un pan relleno con arroz, frutas y carnes, entre otros ingredientes, es el manjar con el que los sogamoseños celebran las festividades de San Pedro y San Pablo.

Este plato, conocido como empanada sampedrana en homenaje al primer Papa, es una tradición gastronómica de las familias de los sectores de La Playita, La Reforma, Monquirá, La Florida y Santa Ana Mochacá, que por más de 100 años han preparado este amasijo, inicialmente, en los últimos días de junio, y ahora, todos los fines de semana del sexto mes del año.

La empanada, que es horneada y cubierta con azúcar, la hacen con harina de trigo amasada y va rellena con arroz, garbanzos, carnes de pollo y cerdo, longaniza, dulce de manzana o trozos de manzana, perejil y huevo duro, aunque algunos también le agregan uvas pasas, zanahoria o tomate.

Por 5.000 pesos podrá disfrutar durante este fin de semana y este lunes festivo, día de San Pedro y San Pablo, de una sampedrana, que tradicionalmente se acompaña con chicha o con masato.

Aunque es un plato exclusivo de junio, en la cigarrería El Regalo las venden todos los jueves del año.

En Sogamoso desde antaño se celebró la fiesta de San Pedro y San Pablo con grandes banquetes, que incluían carnes, amasijos y bebidas embriagantes tradicionales.

En medio de esas solemnidades nació la empanada que hoy se conoce como sampedrana, un pan que por su tamaño y por llevar varios ingredientes no permitía que la gente se emborrachara tan fácilmente con la chicha de maíz o de los siete granos.   

Cuenta la historia que este plato lo hizo popular doña Emelina Barrera hace unos 80 años, en el sector de La Playita, en el suroriente de Sogamoso.

Doña Emelina aprendió a preparar las empanadas de su abuela, doña Telésfora.

En La Playita todavía recuerdan las celebraciones de las fiestas de San Pedro donde doña Emelina, con empanadas y chicha.

También eran famosas las empanadas sampedranas en La Reforma, donde la familia Romero.

Doña Inocencia de Hernández, una matrona del barrio Monquirá, también aprendió a preparar estas empanadas y les enseñó sus secretos a sus hijos y nietos, que hoy siguen elaborando este apetitoso amasijo.

Igualmente eran famosas las empanadas de la señora Oliva Vargas de Pedraza, en el barrio La Florida, tradición que la continuaron sus hijos.

Este, que es el plato típico de Sogamoso, también lo elaboran doña Carmenza Vargas Pérez, en La Playita; doña Ángela Vega viuda de Rodríguez, en La Horqueta, y Luz Marina Rodríguez, en Monquirá, entre otros.

Después de más de 100 años, los sogamoseños siguen manteniendo esta tradición, y los hijos de la Ciudad del Sol que viven lejos añoran las empanadas sampedranas, que son un símbolo de la sogamoseñidad.

La particularidad de este plato ha conquistado igualmente el paladar de quienes, sin haber nacido en Sogamoso, lo han probado y han quedado fascinados con su sabor.

Esta, pues, es la época del año para disfrutar de una sampedrana. Si se antoja, puede pedirlas a domicilio a estos números de quienes las elaboran: 3107703444, 3115861678, 3115412647, 3204257703, 3203010646, 3142104840, 3203248289, 3125036340, 3108713963, 3142333843, 3105581938, 3203229702, 3104852421, 3112720512, 3138965608, 3054186599, 3143178355 y al 3133913200.