Conciencia de un nuevo ser – Fabio José Saavedra Corredor – #Columnista7días

Conciencia de un nuevo ser - Fabio José Saavedra Corredor - #Columnista7días 1En estos nuevos tiempos soplan vientos renovadores que apaciguan al orgullo y a su hermana la soberbia, también las miradas prepotentes que ven a los demás desde el pedestal altivo de los engreídos,  apagando sus voces arrogantes y haciéndolos dirigir sus ojos al cielo con humildad, cuando la necesidad de supervivencia tocó a su puerta y entendieron que esta no se soluciona con poder, ni dinero, entonces, sufrieron en medio de la abundancia inútil de lujos, modas y tantas cosas compradas en la vanidad y que jamás tendrán permanencia.

En medio de este maremágnum afloró la conciencia de un nuevo ser, respirando un aire diferente, donde el roce social y la opulencia, se quedaron en los recuerdos aparentes del dios dinero, junto con las reuniones fastuosas, en salones elegantes y trajes de etiqueta, desbordantes de comida y licores exóticos, salpicadas de abrazos y sonrisas superficiales con miradas torcidas cargando deseos turbulentos.

Entonces, como con un chasquido de los dedos, o la varita mágica del gran Merlín, todo cambió de repente en las relaciones y comunicación de los humanos y la naturaleza. En este nuevo tiempo las reuniones e interacciones se desplazaron a la virtualidad, y a plataformas tecnológicas como ZOOM, por requerimiento coyuntural. En esa dimensión donde se rompen distancias, se bajan costos y los cuerpos se vuelven etéreos para permitirnos estar presentes sin estar presentes.

- Publicidad -

En esta nueva realidad aprendimos a valorarnos por lo que somos y no por lo que tenemos, como si apenas en este día entendiéramos el significado asertivo del respeto propio y ajeno, entonces volvió el orden y oímos  al interlocutor, comprendimos sus mensajes y construimos respuestas en alianza, valorando  a los demás y al tiempo en su verdadera esencia.

En estos nuevos e inesperados tiempos, en todos los escenarios donde la vida se desarrolla, se avizoran cambios trascendentales, y el que no se suba a ellos, se quedará de este mundo acelerado, en el que lo que ahora es vigente, el mismo día puede quedar obsoleto.