Nobsa se pone de ruana el mundo en plena pandemia

Compartir:

De forma virtual Nobsa está celebrando el Día Mundial de la Ruana. Ni el COVID-19 impidió que se le rinda homenaje al abrigo de cuatro puntas.

Este fin de semana la celebración es virtual y se podrá participar aceptando el desafío de ponerse la ruana y subir las fotos a las redes sociales.
El Día Mundial de la Ruana es un homenaje a los tejedores de esta prenda que ha hecho famosa a Nobsa. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días

Con #LaRuanaChallenge (la ruana desafío), este fin de semana Nobsa le dice al mundo que en este municipio boyacense se fabrica una prenda que abriga la idiosincrasia de la tierra de la libertad y que hoy se convierte en símbolo para un pueblo que quiere superar las adversidades que actualmente vivimos.

Pese a la pandemia por el COVID-19, Nobsa no deja de celebrar el Día Mundial de la Ruana y en esta ocasión sí que es un certamen orbital, pues desde cada rincón del planeta se puede participar en este evento aceptando el desafío de ponerse la ruana y subir fotos con el abrigo de cuatro puntas a las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp) con la etiqueta o hashtag #LaRuanaChallenge.

Este fin de semana la celebración es virtual y se podrá participar aceptando el desafío de ponerse la ruana y subir las fotos a las redes sociales. Foto: Boyacá Sie7e Días
Este fin de semana la celebración es virtual y se podrá participar aceptando el desafío de ponerse la ruana y subir las fotos a las redes sociales. Foto: Boyacá Sie7e Días

“Las fotos que más me gusta y compartidos tengan, tendrán la oportunidad de ganar premios especiales, los cuales se entregarán los días posteriores a la realización del reto”, explicaron en la Alcaldía de Nobsa.

Además del desafío, el Día Mundial de la Ruana incluye hoy el concurso de esquiladores durante todo el día.

Para esto, el equipo organizador se trasladará a la casa de cada uno de los participantes a fin de grabar en video la faena de retirarles la lana a las ovejas.

El ganador será el que esquile en el menor tiempo posible y de la mejor forma a su oveja. Los videos podrán observarse el Facebook Live de la Alcaldía de Nobsa.

Ayer se inauguró la versión número 20 del Día Mundial de la Ruana, por parte del alcalde de Nobsa, Alfredo Niño.
Ayer se inauguró la versión número 20 del Día Mundial de la Ruana, por parte del alcalde de Nobsa, Alfredo Niño. Foto: Archivo Particular

“#LaRuanaChallenge tiene como objetivo impulsar y motivar el uso y la compra de los productos artesanales del municipio de Nobsa”, dijo el alcalde de esta población, Alfredo Hernando Niño Sierra.

Ya son 20 años de esta celebración

A partir del 2001 el municipio de Nobsa viene celebrando el Día Mundial de la Ruana, una creación del comunicador social Wilson Carreño Laverde para hacer visibles en todo el país a los tejedores de esta prenda ancestral.

Desde la realización de la primera versión, durante la administración municipal de Juan Carlos Granados Becerra, este evento ha tenido una gran aceptación por parte de colombianos de todo el país y también de extranjeros.

Tradicionalmente este certamen ha incluido actividades como el Reinado de la Oveja, el Ruana Fashion y el Concurso de Hilanderas, al igual que desfiles, competencias de esquiladores y presentación de artistas.

Partidos de fútbol con ruana, la izada de la ruana como bandera, exhibiciones de tejedores y hasta una oveja voladora han hecho parte de estos 20 años del Día Mundial de la Ruana.

Sin embargo, la celebración más recordada es la del 2008, cuando se elaboró la ruana más grande del mundo con la que se cobijó el templo parroquial de Nobsa.

Para la confección del singular atuendo se utilizaron 1.500 libras de lana, producidas por 720 ovejas. Su costo se estimó en 36 millones de pesos.

Nobsa se pone de ruana el mundo en plena pandemia 5
En estos 20 años de celebración, uno de los momentos más recordados fue cuando se elaboró la ruana más grande del mundo, con la que se cobijó la iglesia del municipio.

En su elaboración participaron más de 30 personas en los diferentes procesos, desde el esquile de las ovejas hasta la fabricación del paño, que estuvo a cargo del maestro artesano Julio Ramón Cristancho.

Lo más complicado fue abrigar la iglesia con la ruana, ya que la prenda pesaba cerca de una tonelada, y sus medidas eran de 35 metros de largo por 20 metros de ancho, lo que equivale a 360 ruanas de las normales.

Para esto, amarraron con cuerdas las puntas de uno de los extremos de la ruana y valiéndose de poleas hicieron deslizar la tela por tubos puestos sobre unos andamios.

El proceso fue lento, pues se corría el peligro de rasgar el tejido. Bajo plásticos y soportada sobre andamios permaneció la ruana desde el viernes hasta el domingo al mediodía, cuando entre los acordes del Himno Nacional y ante la expectativa de más de cinco mil personas, reunidas en la plaza principal de Nobsa, se soltaron los pliegues del abrigo de cuatro puntas.

Lo que le ha sobrado a este evento es creatividad, porque hasta en una de las versiones se elaboró en madera una oveja que semejaba el famoso caballo de Troya.

Esta celebración se ha convertido en un dinamizador de la economía de Nobsa, ya que congrega cada año a miles de turistas que compran artesanías, platos típicos y postres.

Compartir: