En líos interventor de un acueducto en el municipio de Santa María

Por presuntas irregularidades en la finalización de la obra, la Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos en contra de Jeffer Robles González.

Al interventor de la primera etapa de la construcción del acueducto de la vereda Ceiba Chiquita del municipio de Santa María, Jeffer Robles González (2011-2013), la Procuraduría General de la Nación le formuló pliego de cargos.

“La Procuraduría Provincial de Guateque le reprochó al investigado el aparente registro del acta de recibido de la construcción, sin que esta se ejecutara conforme a las especificaciones y normas técnicas establecidas en el acuerdo jurídico SMC-125/2011 suscrito con la Gobernación de Boyacá, el cual tenía por objeto realizar la interventoría técnica, administrativa y financiera de la obra, cuyo valor ascendía a los 152 millones 38.911 pesos”, explicó el ente de control.

Al parecer, la primera etapa del acueducto no se habría terminado a cabalidad, según el informe técnico, pues la planta de tratamiento nunca se construyó, la bocatoma, el desarenador y los tanques de almacenamiento no se elaboraron conforme al diseño, y las líneas de aducción y conducción no cumplieron con la profundidad de instalación.

Para el Ministerio Público, Robles González habría desconocido las obligaciones estipuladas en el contrato de interventoría e infringido el principio de moralidad, teniendo en cuenta que su rol de interventor le imponía la obligación y el deber de vigilar el correcto desarrollo de la obra.

Por los hechos, la Procuraduría calificó la presunta falta de manera provisional como gravísima a título de culpa grave.

“El investigado podrá solicitar o aportar las pruebas que estime pertinentes para su defensa”, recalcó la Procuraduría.