Hasta el 31 de julio amplían pago diferido de servicios de acueducto, alcantarillado y aseo

Compartir:

Las familias de los estratos 1 y 2 tendrán la posibilidad de diferir hasta en 36 meses las facturas de acueducto, alcantarillado y aseo con una tasa de interés del cero por ciento.

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio. Foto: César Carrión - Presidencia
Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio. Foto: César Carrión – Presidencia

En el Decreto 819 de este mes, del Gobierno nacional, se dispusieron nuevos alivios económicos para apoyar a las familias colombianas y a las empresas prestadoras de estos servicios públicos.

“Hasta el 31 de julio ampliamos el plazo para que las familias de los estratos 1 y 2 tengan la posibilidad de diferir hasta en 36 meses las facturas de acueducto, alcantarillado y aseo con una tasa de interés del cero por ciento”, explicó el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón.

El funcionario nacional precisó que, el mismo plazo queda establecido para los hogares de los estratos 3 y 4, y para usuarios comerciales e industriales que por la emergencia no puedan pagar oportunamente sus recibos de servicios públicos. En este caso se podrá diferir el pago hasta en 24 meses a un interés real del cero por ciento.

Agregó que, este beneficio inicialmente se fijó hasta mayo, pero que teniendo en cuenta la situación económica de millones de familias, se amplió hasta julio.

El ministro hizo un llamado para que los hogares que puedan seguir pagando oportunamente no dejen de hacerlo.

También hay beneficio rural
El decreto incluye, además, una medida que beneficia a los acueductos rurales y a las familias que habitan en el campo.

“Por primera vez en la historia de Colombia tendremos subsidios directos a los acueductos rurales y comunitarios, garantizando la operación y generando un alivio en el costo mensual para las familias. Este alivio será de 12.400 pesos mensuales por usuario y aplicará hasta diciembre”, afirmó el jefe de la cartera de Vivienda.

Manifestó que, un usuario rural en Colombia, que paga entre 19 mil y 20 mil pesos al mes, con este subsidio del Gobierno nacional quedaría pagando entre 7 mil y 8 mil pesos, lo cual es un alivio significativo para una población con altos niveles de vulnerabilidad.

“A este subsidio podrán aplicar los 1.621 operadores rurales registrados en la Superintendencia de Servicios Públicos”, recalcó Malagón.

El funcionario hizo una invitación al resto de acueductos rurales a que inicien ese proceso de registro y formalización, para poder llegar a beneficiar a más de dos millones de personas que habitan en el campo.

Compartir: