Los cinco años de monseñor Misael Vacca como obispo de la Diócesis de Duitama-Sogamoso

Es oriundo de Somondoco y se posesionó como obispo en Duitama el miércoles 6 de junio de 2015. Lo califican como un trabajador incansable que está dando ejemplo de lo que debe hacer un líder de la iglesia, que ha vuelto a recuperar espacios que venía perdiendo la iglesia católica en los años anteriores a su llegada.

¿Cuánto lleva en la Diócesis de Duitama – Sogamoso Monseñor?

Llegué el 6 de junio de 2015, venía trasladado de la Diócesis de Yopal, después de 14 años de trabajo desde el 1 de septiembre de 2001. Una experiencia inolvidable en este departamento hermano.

¿Quién es monseñor Misael Vacca?

Soy oriundo de Somondoco, estudié mi primaria y parte de mi secundaria en el colegio José Benigno Perilla, que toma el nombre del obispo nacido en esta localidad. Fui a terminar el bachillerato en el Seminario Mayor de Tunja y fui ordenado sacerdote el 3 de diciembre de 1983.

¡Cuál fue su primera parroquia!

Fue Garagoa, como vicario parroquial, donde estuve hasta el año 1988 cuando viajé a Roma a seguir estudiando y allá estuve hasta finales del 92 y regresé a Garagoa y alternaba medio tiempo en la universidad Juan de Castellanos, hasta mediados del año 2000 cuando me nombran rector de esta universidad y estuve un año.

¡Cuándo es nombrado obispo!

El 22 de junio de 2001, su santidad el papa Juan Pablo II me nombró obispo, recibí mi consagración el 10 de agosto, precisamente en la catedral de Garagoa y de ahí salí como obispo de Yopal hasta que me trasladan a Duitama. En Casanare se le sirvió a los casanareños y a los boyacenses, que son muchos allí, pero también a gente de diferentes partes del país que llegan al departamento atraídos por el petróleo.

¡A reemplazar a monseñor Carlos Prada Sanmiguel tras 18 años en el cargo!

Pues recordemos que yo le recibí fue a monseñor Luis Augusto Castro, quien en su momento cumplía las labores de Arzobispo de la Arquidiócesis de Tunja y ya llevaba casi dos años como administrador apostólico de la Diócesis de Duitama-Sogamoso. A monseñor Carlos Prada Sanmiguel, le habían aceptado la renuncia por motivos de salud.

¿Y qué encontró en esta región del departamento?

Lo que encontré fue un clero dispuesto a trabajar y una comunidad llena de fe. Su disponibilidad fue total para el trabajo y sobre eso seguí caminando. El trabajo que mis antecesores habían adelantado fue vital para lo que tenemos hoy, yo no hice nada diferente a guiarlos, pero aquí el importante no soy yo, es la comunidad, es la feligresía, ellos son los que están haciendo.

¡Cuál es su principal labor que ha hecho en estos cinco años?

El fortalecimiento del Plan Pastoral que se llama Sistema Integral de Nueva Evangelización, que se trata simplemente de constituir en cada parroquia pequeñas comunidades. Es un trabajo que venimos haciendo en las 63 parroquias, en las provincias de Tundama, Sugamuxi y Valderrama.

¿Y ya conoce las 63 parroquias?

Pero claro. He estado en toda la jurisdicción, en los 26 municipios que hacen parte de la jurisdicción de la Diócesis más de cinco veces. Es que eso hoy no es una hazaña, hoy es muy fácil transportarse y es nuestra obligación nuestra, las comunidades nos necesitan.

¡Pero esas visitas, no se cumplían hace muchos años!

Pues son las visitas canónicas como ordena el derecho. Se visitan las autoridades, instituciones educativas, entidades, sectores y veredas. Establecen lo que se debe hacer en ellas y revisar la parte canónica y pastoral. La verdad es que me dicen que hacía unos 20 o 30 años que no se hacían, pero a las comunidades les ha gustado mucho. Otra cosa muy importante fueron las visitas pastorales que hicieron el año pasado en 13 oportunidades y este año alcanzó a realizar 2 de 10 por la entrada de la pandemia.

¡Es un éxito su grupo de WhatsApp!

Cuando estaba en Yopal, tenía un momento de oración a diario por las emisoras y canales de televisión y cuando llegué a Duitama creí que descansaba de esa actividad, porque eso es esclavizante. Pero alguien me propuso que por qué no hacía una reflexión para los domingos y luego me pidieron que fuera sábado y domingo y luego me pidieron que fuera a diario y entonces salía a buscar diferentes escenarios y hasta llevaba mi ajuar en el carro para poder grabar.

¡Y se convirtió en el saludo mañanero!

Viniendo de Labranzagrande, en el sector del Volador, se me ocurrió pedirle al padre que venía que hiciéramos un saludo los dos y la gente les gustó y que muy bien dando el ‘Saludo mañanero’ con otra persona, son casi tres años de manera permanente enviando el saludo mañanero y cada día es un tema diverso.

¿De qué habla en esos mensajes?

Solo los domingos es una reflexión del evangelio. Lo que busco es animar a la gente y lo curioso es que me lo pasan ya en Cristovisión y por Telesantiago. Es esclavizante, grabarlo y enviarlo a unos 60 grupos de WhatsApp, son más de 2.000 personas que a su vez lo multiplican. También lo publico en mi página de Facebook, en YouTube y en la página de la Diócesis.

¿Cómo están trabajando en medio de la pandemia?

Se cerró el servicio a mediados de marzo y desde entonces seguimos atendiendo a la gente a través de medios digitales y celebrando la eucaristía a través de Facebook Live. Yo, por ejemplo, celebro a las 6:00 de la tarde el santo rosario y luego la eucaristía. Además, estoy llegando por Radio La Paz a las veredas con la eucaristía.

¿Y qué es la línea de escucha?

Todos los días desde las 6:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde hay un sacerdote escuchando a la gente. Por estos días lo que se necesita es alguien que escuche, hay gente que quiere contar sus experiencias, sus problemas y cada día estamos cambiando la lista de los sacerdotes y se hace cada día y se tiene al sacerdote y el número y lo que cambia es el sacerdote y es la Línea de Escucha.

¿Y los demás sacerdotes cómo están celebrando?

Algunos por el Facebook Live, las emisoras, los canales locales y los micrófonos de la torre. Los domingos celebro desde la catedral a las 12:00 por la página de la Diócesis. Y para reunirnos con los sacerdotes y las comunidades utilizamos plataformas como Zoom.

¿Cómo está Duitama monseñor?

Casi no salgo a la calle, solo cuando voy a celebrar, pero se ve mucha gente que no ha tomado en serio la situación y lleva el tapabocas en el cuello, pero eso no es exclusivo de Duitama, lastimosamente no hemos entendido la gravedad del tema, pero también es cierto que no se conoce la necesidad de la gente, hay quienes deben salir porque deben buscar qué comer.

¿Cuál es su mensaje para los boyacenses?

Sigamos manteniendo la esperanza, mientras haya y estemos pasando dificultades de diferentes ordenes, inclusive en lo espiritual, pero con la gracia de Dios, regresaremos a la normalidad. La gente necesita celebrar su fe, como lo veníamos haciendo antes del momento de la pandemia y que el Todopoderoso nos conceda la gracia para que esta situación termine pronto y que regresemos a la normalidad.