Iza, el municipio certificado como ‘NO COVID’ de Boyacá

Desde hace 20 días el llamado Nido verde de Boyacá, se encuentra sin aislamiento obligatorio. Pero además ha podido reactivar algunos sectores que en el resto de municipios no está permitido.

Todo porque quizá es el único municipio de Boyacá que cuenta con el aval de los ministerios de el Interior y de Salud como municipio NO COVID del país. Certificación que debe ser renovada cada semana cumpliendo diferentes medidas y resultados que exige el Gobierno nacional.

Sin embargo, el alcalde Robinson Leandro Salamanca Rincón, no se queda ‘a dormir sobre los laureles’ y ha venido extremando ciertos controles para evitar que su pequeña localidad, de apenas 2.400 habitantes, vaya a ser sorprendida.

“No nos confiamos, por el contrario, me ha servido para habilitar algunas actividades y concientizar a la gente para fortalecer nuestro esquema de bioseguridad, también para que la gente recapacite en que esto no depende del mandatario o de otras autoridades, sino que es responsabilidad de cada uno, de cada persona”, aseguró el Mandatario, quien añadió que también le ha servido para habilitar un poco la movilidad de la gente, para culturizar a la comunidad.

Claro que ser NO COVID, tampoco es que les permita hacer de todo. Son cuatro condiciones las que le pone el Gobierno nacional y que se deben cumplir a cabalidad: la primera es que no se permiten eventos de carácter público o privado que impliquen aglomeraciones de personas. La segunda que se deben mantener cerrados los locales comerciales de esparcimiento y diversión, de baile ocio y entretenimiento.

Además, como en el resto del país, los establecimientos y locales gastronómicos deben permanecer cerrados y solo podrán prestar servicio por aplicación digital, para llevar, o a través de domiciliarios. Y la cuarta condición mantener cerrados gimnasios, parques infantiles y de atracciones, piscinas y desde luego que están prohibidas las prácticas deportivas en conjunto y de contacto.

Aunque el decreto no se lo exige, el Mandatario ha decidido mantener el toque de queda entre las 9:00 de la noche a las 5:00 de la mañana, así como la restricción en la venta de bebidas alcohólicas en tiendas y demás establecimientos comerciales (solo para llevar).

“Cada uno de los establecimientos comerciales y demás sectores que han reiniciado su actividad, han tenido que cumplir con los requisitos de tramitar la autorización inscribiendo desde luego los protocolos de bioseguridad”, recalcó el Alcalde.

Salamanca Rincón añadió que los postres, que son uno de los atractivos turísticos de este municipio, que está ubicado apenas a 20 minutos de Sogamoso, solo se permiten vender a domicilio y que por tratarse de alimentos que no se pueden conservar, solo se están elaborando  por encargo y que para esto Facebook se pueden encontrar los números telefónicos de las diferentes personas que los preparan.

“Son tan exquisitos que mucha gente los manda hacer y pasa a las casas a recogerlos, pero las personas que los elaboran también deben cumplir unos protocolos, incluido el de empaque y entrega”, explicó la primera autoridad de Iza.

Adicionalmente, el que haya llegado el primer caso de COVID-19 a Firavitoba, a escasos minutos de Iza encendió las alarmas de las dos localidades, por lo que se tuvieron que entre los dos alcaldes tomar algunas medidas en especial en lo que tiene que ver con el comercio de ganado y la recolección y acopio de leche, para que de lado y lado se tengan unas medidas y se sigan unos protocolos.

“Hemos hecho énfasis en no generar ningún tipo de estigmatización, y desde el mismo momento en el que nos enteramos, con el alcalde de Firavitoba hemos venido tratando de tomar medidas conjuntas, ya que la idea es manejar ese caso lo mejor posible, ya que somos municipios hermanos y desde luego tratando de colaborar en lo que se pueda. Lo que les pasa a ellos nos duele también a nosotros”, aseguró Robinson Leandro Salamanca.

El Mandatario de Iza, aprovechó para desahogarse, ya que asegura que nadie se pone en los zapatos de ellos como gobernantes de los municipios, pues todos los días sacan normas desde Presidencia, desde los Ministerios, desde la Gobernación, muchas de estas que inclusive se contradicen, irónicamente, todas, para que nosotros como alcaldes las cumplamos, las acatemos y desde luego las hagamos cumplir.