Denuncian crimen ecológico en la vereda Chámeza Mayor, de Nobsa

Ante la Fiscalía denuncian explotación ilegal de caliza, que no cuenta con la autorización de la Agencia Nacional de Minería, según los denunciantes.

Según los denunciantes, así se encontraba la zona antes de la explotación. Foto: Archivo Particular
Según los denunciantes, así se encontraba la zona antes de la explotación. Foto Archivo Particular

De estar causando daños al medio ambiente y a toda la comunidad de Chámeza, en Nobsa, fue denunciado ante la Fiscalía Ferney Vianchá Rincón.

Según la denuncia, interpuesta por Nairo Vianchá Monroy y otros, Ferney Vianchá está realizando explotación ilegal minera en el predio de coordenadas 5°45’21.97’’ N, 72°54’38.53’’ O, ubicado en la vereda Chámeza Mayor, de Nobsa.

“Asegura que son adecuaciones en sus predios, de lo cual nunca ha presentado prueba alguna donde aparezca como titular del bien inmueble que dice ser dueño y que es objeto de la explotación ilegal”, afirman en la denuncia.

Dicen que es explotación ilegal ya que, la Resolución Nº 001076 del 31 de julio del 2019, expedida por la Agencia Nacional de Minería, señala el desistimiento de la propuesta de concesión para la exploración y explotación de piedra caliza solicitada por el señor Vianchá Rincón.

Agregan que, Ferney Vianchá ha invadido predios de la empresa Acerías Paz del Rio Votorantim (que es el verdadero propietario de la mayor parte del predio objeto de la explotación ilegal).

Esta es una foto de cómo se encuentra el área actualmente, de acuerdo con la denuncia. Foto: Archivo Particular
Esta es una foto de cómo se encuentra el área actualmente, de acuerdo con la denuncia. Foto: Archivo Particular

“En esos predios introdujo maquinaria, como retroexcavadora, buldócer, volquetas para destruir el medio ambiente, como son plantas nativas, fauna, nacimientos de agua y vida silvestre del ecosistema. No nos explicamos con qué permisos el señor Ferney Vianchá Rincón invadió dichos terrenos, cuando en el actual Plan de Ordenamiento Territorial del municipio de Nobsa aparece que el uso del suelo es un área de reforestación morfológicas y de rehabilitación, y que durante los últimos 20 años se había logrado recuperar el ecosistema de manera natural y con la intervención de la oficina del Medio Ambiente de la empresa Acerías Paz del Río, como fue
la reforestación y recuperación del suelo, e igualmente por parte del municipio y Corpoboyacá”, manifiestan.

Aseguran que todas las actividades realizadas con maquinaria pesada, como retroexcavadora, buldócer y volquetas, por parte de Vianchá Rincón, causaron daños y alteraciones irreparables al medio ambiente y al ecosistema de la zona afectada y áreas aledañas, comprendidas por Chámeza Mayor, Chámeza Sector Alto y el barrio Nazareth.

Recalcan que estas acciones causan perturbación del drenaje superficial de quebradas y zanjones, como las quebradas Tunavita, en Chámeza, y Honda, en Nazareth, al igual que los zanjones Pan de Azúcar, Cuistá y algunos otros que fueron tapados por las máquinas al momento de retirar la capa vegetal que allí se encontraba, a fin de adecuar la carretera para el transporte del material extraído.

“Adicional a esto, existían nacimientos de agua, los cuales fueron cubiertos por tierra, afectando de manera directa a la biota del sector, puesto que en estos nacimientos naturales de agua la fauna silvestre que aún habita en esta región, perdió la única fuente de abastecimiento de agua”, afirman.

Indican que el espacio en el cual se está realizando dicha actividad hace parte de una zona que, según el PBOT del municipio, es un área de los vestigios de los cementerios indígenas, por lo que la vereda de Chámeza conforma parte del área del municipio de protección cultural, asentamientos tradicionales, por tal motivo la explotación minera debe ser restringida para esta área, puesto que es de gran importancia arqueológica, histórica y cultural para la población.

“Todo lo anterior fue dado a conocer a la Policía de Nobsa desde el 13 de abril y nuevamente el 16 de mayo del año en curso, donde los agentes de Policía de turno para los días señalados encontraron en flagrancia a los trabajadores del señor Ferney Vianchá Rincón destruyendo con la maquinaria el medio ambiente y el ecosistema. Los agentes manifestaron que no existía alteración alguna en la zona, aunque observaban la destrucción del medio ambiente”, aseveran los denunciantes.

De acuerdo con la denuncia, los agentes de Policía no hicieron cumplir las normas con relación a la minería ilegal, estipuladas en el Decreto 2235 del 2012, ni de la Ley 685 del 2001, y que no dieron aplicación a la imposición de las multas señaladas en el Código Nacional de Policía.

“Por el contrario, realizaron una llamada por celular al inspector de Policía de Nazareth, Javier Hernando Herrera López, quien manifiesta que autoriza al señor Ferney Vianchá Rincón a continuar con la explotación ilegal y destrucción del medio ambiente y ecosistema, sin que se hiciera presente para realizar una inspección ocular; que solo paraba la actividad por ese día mientras radicaba el protocolo de bioseguridad por la crisis de COVID-19”, se quejaron.

Los denunciantes piden a las autoridades tomar medidas urgentes para frenar el daño que se le está causando al medio ambiente.

-Publicidad-