La donación de órganos, también está muy afectada por la pandemia del COVID-19

En la actualidad más de 2.500 colombianos requieren de un trasplante para seguir viviendo o para mejorar su calidad de vida, pero la realización de estos procedimientos se encuentra limitada por la escasez de donantes, que ya es un problema permanente, pero que se incrementa a causa de la pandemia por coronavirus.

Donación de órganos. Fotoilustración 123RF
Donación de órganos. Fotoilustración 123RF

Según el Instituto Nacional de Salud, el 72% de los trasplantes realizados en Colombia son de riñón, 20% de hígado y 4% de corazón y solo el 1,6% es posible donante, es decir, 3.300 personas.

El Ministerio de Salud y Protección Social expidió la Ley 1805, que entró en vigencia el 4 de febrero de 2017 y que convirtió a todos los colombianos en donantes de órganos y tejidos, siempre y cuando en vida no manifiesten lo contrario, pues la voluntad de donación expresada en vida por una persona, solo puede ser revocada por ella misma y no podrá ser sustituida por sus deudos y/o familiares.

Precisamente la Secretaría de Salud de Boyacá acaba de reactivar su participación en la Regional No. 1 de la Red de trasplantes de órganos y tejidos, liderada por la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá y en concurso con las acciones que debe desarrollar esta sectorial, se está conformando el equipo interdisciplinario que permitirá avanzar en las tres líneas de trabajo con los hospitales generadores de vida.

La coordinadora del Laboratorio Departamental de Salud Pública, Mabel Medina Alfonso, indicó que en Colombia la estructura organizacional de la Red de Trasplantes contempla coordinación nacional, coordinaciones regionales, IPS generadoras, IPS trasplantadoras y otros actores como asociaciones de pacientes trasplantados, laboratorios de inmunología, unidades de diálisis, aerolíneas e IPS de consulta externa.

“Los hospitales generadores de vida son aquellos que identifican al posible donante de órganos y deben conocer los mecanismos de promoción de donación, que incluye el abordaje familiar, de coordinación del rescate de órganos y todo lo relacionado con la gestión de recursos que implica el rescate de órganos de una manera efectiva, a pesar de las dificultades que se atraviesan, con ocasión de la pandemia por COVID-19”, aseguró Medina.

Agregó que esta situación limita incrementar la promoción, ya que se crean mitos a partir de la donación de órganos y tejidos, por eso se requiere consolidar a los hospitales generadores de vida, que han manifestado su deseo de ser parte de esta red, como lo son el Hospital Universitario San Rafael de Tunja y la Clínica Mediláser, también en la capital boyacense.

A propósito del tema, la revista Semana publicó ayer un informe en el que especifica que a pesar de que los equipos especializados para realizar esta labor mantienen sus implementos, herramientas y tecnología en la actualidad, la principal afectación en la tarea es que hay un menor número de donantes y se han reducido las actividades en un 80 por ciento, especialmente en Bogotá.

De acuerdo con Julio Alberto Chacón, coordinador de trasplantes en la Clínica del Country, se calcula que durante los últimos diez años se registran diez donantes por mes en la capital del país. No obstante, con la coyuntura por la covid-19, han llegado únicamente entre 2 a 3 donantes.

Adicional a esto, se han retrasado los estudios a los donantes para comprobar que sus estados de salud son perfectos, así como cerciorarse de que no transmitirán ninguna infección al paciente, puesto que se les deben realizar por supuesto, las pruebas de coronavirus, cuyos resultados demoran más de lo previsto.

“Tener un donante es una carrera contra el tiempo. A esto le surgen nuevas arandelas y hace que el proceso sea más complejo. Además de los problemas que ya teníamos con la dificultad de las familias para donar, ahora estamos en medio de una pandemia y hace que el sistema sea más difícil”, manifestó Chacón.

De hecho, otra de las dificultades que ha presentado el trasplante de órganos en los últimos meses es el temor de los mismos pacientes que, tras ser notificados de que llegó el órgano que necesitan, dudan en la seguridad que pueden tener al dirigirse a un hospital y someterse a una cirugía de tal magnitud, mientras el sistema sanitario atraviesa por la contención de la pandemia.

Es por esto que los grupos de trasplante del país se han enfocado en encontrar otras alternativas para llevar a cabo el procedimiento, como incentivar la donación por parte de los familiares vivos del paciente. Los órganos que más se necesitan son riñón, hígado, corazón, intestino y páncreas.

Durante 2019, se realizaron 1.302 transplantes, de los cuales en 1.074 casos se utilizaron órganos de personas fallecidas y 228 de personas vivas.

De acuerdo con la Revista Colombiana de Cirugía, la donación y trasplante de órganos se ha visto afectada por la pandemia de COVID-19, y la decisión de continuar con los programas de trasplante se debe basar en el comportamiento local del virus y en la capacidad asistencial de cada una de las instituciones.

En Colombia, el comportamiento epidemiológico del SARS-CoV2 varía significativamente entre las diferentes regionales, permitiendo a las instituciones que hasta el momento presentan poca carga de atención del COVID-19, retomar sus actividades de trasplante.

De esta manera se propone un balance entre mantener las medidas de prevención y atención del virus y continuar ofreciendo los servicios de trasplante, principalmente a los pacientes con alto riesgo de muerte, que se encuentren en lista de espera.

“Lo importante es que la gente entienda el beneficio que se le puede hacer a muchas personas con la donación, porque con ello se preserva la raza humana, se ayuda a conservar la vida de las personas, es estar condenado a morir y con el trasplante volver a vivir”, manifestó Mabel.

La Coordinadora del Laboratorio Departamental de Salud Pública, invitó a que manifestemos la voluntad de donar los órganos y tejidos a nuestros familiares para que más colombianos pueden beneficiarse de un trasplante.

A través de la Red de Trasplantes de la página del Instituto Nacional de Salud www.ins.gov.co, se puede obtener mayor información, conocer las necesidades de trasplante que existen en nuestro país y recordar que no solo fallecidos, sino que en vida, también se puede ser donantes para mejorar o salvar la vida de muchos colombianos.

*Con información de Oficina de prensa Secretaría de Salud de Boyacá.

Y de la revista Semana.