Donald Trump firmó una orden ejecutiva contra varias redes sociales

Según el gobierno, la orden ejecutiva tiene como principal objetivo quitar inmunidad a redes sociales y evitar la censura a usuarios, pero también puede interpretarse como una represalia de Trump por las nuevas medidas de Twitter contra la desinformación.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva el jueves 28 de mayo para hacer cambios a la sección 230 de la ley federal conocida como Communications Decency Act (CDA), la cual exenta a las plataformas digitales de responsabilidad legal por el contenido publicado por los usuarios, entre otras cosas.

La firma de la orden tuvo lugar la misma semana en que Twiter puso etiquetas a dos tuits de Trump que criticaban las votaciones electorales por correo. Twitter colocó debajo de los tuits un enlace a información sobre las votaciones por correo en Estados Unidos, una práctica promovida por California, Minnesota y otros estados en medio de la pandemia por COVID-19. El enlace lleva a una compilación de noticias de medios como CNN o The Washington Post en donde se explica por qué esta práctica de votación es viable.

Para muchos observadores, la acción de Trump sería una represalia por las medidas contra la desinformación recién implementadas por Twitter.

La ley federal que Trump quiere modificar es la sección 230 de la Communications Decency Act, una ley que data de 1996 y que es conocida como “las 26 palabras que crearon Internet”. Según la Electronic Frontier Foundation (EFF), la sección 230 protege la libre expresión de Internet y establece que: “Ningún proveedor o usuario de un servicio interactivo por computadora deberá ser tratado como el editor o portavoz de cualquier información provista por cualquier otro proveedor de contenido”. La ley dice que los intermediarios que almacenan o publican lo dicho por otras personas están protegidos por la ley en contra de una demanda o acto en su contra.

La orden de Trump pide clarificar la ley federal que protege a las compañías con operaciones en línea por el contenido publicado por usuarios. La EFF dice que de modificarse o no existir esta sección, las empresas en Internet tendrán que monitorizar o censurar el contenido de sus usuarios para evitar represalias.