El exalcalde de Paipa, ahora es poeta #LaEntrevista

Compartir:

“Si hubiera más políticos que supieran de poesía, y más poetas que entendieran de política, el mundo sería un lugar un poco mejor para vivir en él”, así lo afirmó el presidente John Fitzgerald Kennedy.

Y es que casos de políticos en la poesía no es usual encontrar, ya que según se ha dicho la relación es compleja porque los poetas suelen estar más bien en contra del poder, de los políticos, denuncian sus excesos, sus arbitrios y cuestionan sus privilegios.

El exalcalde de Paipa, ahora es poeta #LaEntrevista 1
Así luce hoy en las redes el ahora poeta de las tertulias en YouTube. Foto: Archivo Boyacá Siete Días

Pues bien, en Boyacá se encuentra un caso que llama poderosamente la atención y se trata del exmandatario de la capital turística, el abogado Julio Cesar Vásquez Higuera, quien fue primer alcalde por elección popular en periodo de 1.988 – 1.990, posteriormente diputado a la asamblea de Boyacá, superintendente de vigilancia y seguridad privada del ministerio de defensa y con quien sostuvimos el siguiente diálogo.

-Publicidad-

¿Desde cuándo el gusto por la poesía?

Desde muy pequeño, cuando estaba en el jardín infantil, y después se fue fortaleciendo en la primaria y bachillerato. Me gustaba la lectura, el romanticismo y era medio tímido. A través de la primera me encontré con los poemas de Julio Flórez, Ismael Enrique Arciniegas, Pablo Neruda; y otros. Igualmente, descubrí poesías costumbristas de otros autores.

El exalcalde de Paipa, ahora es poeta #LaEntrevista 2
Desde uno de los balcones del parque Jaime Rook de Paipa llamaba la atención de la gente, esa misma que más tarde lo eligió como su alcalde. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días)

¿Y sus actuaciones de pequeño?

Declamaba en Paipa en celebraciones patrias, centros literarios o concursos de declamación, o una que otra reunión familiar en la cual mis padres ofrecían mi concurso como el chico que tenía buena memoria y le gustaba declamar. 

¿Qué libros leía en su infancia?

La verdad, no tenía un autor preferido en temas de literatura por esas épocas, para mencionar algunos que recuerdo: María de Jorge Isaac; La Vorágine, de José Eustasio Rivera, 20.000 leguas de viaje submarino, de Julio Verne, El Alférez Real, de Eustaquio Palacios; Cien años de soledad de García Márquez. y compilaciones de poesía de diversos autores y poetas.

 ¿Qué más libros leía?

Me incline por escritores-periodistas-cronistas, estilo Germán Castro Caycedo, Alfredo Molano – recientemente fallecido y de quien fui su amigo, Álvaro Salom Becerra, y diversa bibliografía sobre historia de Colombia por autores nacionales y extranjeros, lo mismo que diversas obras de análisis sobre el conflicto colombiano, paramilitares y guerrilleros.

¿Y entonces porqué la política y no la literatura?

Siempre asumí el tema de la declamación y la lectura como un hobby de juventud que se me quedó en la edad adulta, sin pensar en tomar dicho rumbo como una forma de vida y de subsistencia. Quise estudiar una carrera tradicional como el derecho, yo diría que auspiciado también por mis hermanos mayores que, en virtud de las poesías, veían que podía ser un buen abogado en los estrados judiciales. 

¿Cuándo se metió de lleno a la política?

Terminada la carrera, surgía por ese entonces en el país la figura carismática del doctor Luis Carlos Galán con su movimiento político nuevo liberalismo y entonces entré de lleno a sus filas y con unos 4 o 5 amigos fundamos el movimiento en Paipa, alcanzando en esa época grandes triunfos electorales en el concejo municipal.

¿Influyó en algo la vena política de su familia?

Si claro yo tenía antecedentes políticos familiares pues mi padre, un campesino liberal, fue muchos años tesorero del Directorio Liberal en Paipa, 3 de mis hermanos mayores habían sido concejales y una tía muy querida, Graciela Higuera, alcaldesa del municipio. Llegó entonces la primera elección popular de alcaldes, apadrinada por nuestro paisano Jaime Castro, y fue cuando vi la oportunidad de buscar por mí mismo y con mi trabajo y el apoyo de muchos amigos, este cargo que, finalmente logramos.

En su paso por la alcaldía, Vásquez fue un hombre fuerte y pocas veces dejaba ver su lado débil por las artes Foto: Archivo Boyacá Siete Días
En su paso por la alcaldía, Vásquez fue un hombre fuerte y pocas veces dejaba ver su lado débil por las artes Foto: Archivo Boyacá Siete Días

¿Qué pasó con la poesía durante ese período de la política?

Tristemente pasó a un segundo plano, pues el día a día de la burocracia, de los cargos públicos o gremiales, de la actividad política, fueron absorbiendo mi tiempo y la declamación de poesía se redujo a muy esporádicos encuentros o tertulias con amigos, pero en el fondo, un discurso estructurado, con ideas claras, buena entonación, pasión al decirlo y una terminación de impacto; es poesía.

¿Cuál es el escritor y poeta que más admira?

En cuanto a poetas, me han gustado mucho Pablo Neruda y Julio Flórez. Ahora también estoy releyendo a Mario Benedetti y Miguel Hernández, en cuanto a escritores, obviamente nuestro premio nobel García Márquez, pero hay 2 escritores de la segunda mitad del siglo pasado: Dominique Lapierre (francés) y Larry Collins (estadunidense) que me traman.

¿Algunas creaciones literarias propias?

Realmente mi única producción, más de investigación que literaria, fue mi tesis de grado en el Externado titulada: «Gaitán: mito y realidad de un caudillo», que, a la postre, se convirtió en un libro que me abrió la puerta de la Academia Boyacense de Historia como miembro correspondiente. Fue un buen análisis de este personaje. Ad portas de pensionarme, estamos pensando en retomar con brío algunas de estas actividades, especialmente la declamación de poesías. Quizá me anime a escribir.

El exalcalde de Paipa, ahora es poeta #LaEntrevista 3
No era un discurso, estaba declamando una poesía en su glorioso colegio de Boyacá Foto: Archivo Boyacá Siete Días

¿Se despertó aún más el poeta en estos tiempos de COVID-19?

Esto sí es rigurosamente cierto y surgió por la motivación de mis compañeros de la promoción de bachilleres año 1.975 del glorioso y querido Colegio de Boyacá, tenemos un chat de grupo y algunos de ellos, recordando nuestra época, me animaron hace mes y medio para que les enviara un video con una declamación.

¿Y qué dicen ahora los seguidores ya no
del político sino del poeta?

Cuando les mande el primer video les gustó; luego lo envié a amigos y recibió buenos comentarios, por esta razón cada fin de semana estamos montando en YouTube una presentación y me siento bien al hacerlo.

¿Seguirá entonces con la poesía?

Me sigue gustando y, afortunadamente, conservo en la memoria unas 8 poesías que he venido recuperando, quiero continuar con esta actividad para rescatar esta expresión literaria tan cara al espíritu, y sé que las próximas ya debo aprenderlas, labor por la cual ruego a Dios y a mi memoria que no me fallen porque seguiré siendo poeta si me lo permiten.

Así la cosas al parecer entonces, el hombre que ocupó hasta hace poco tiempo importantes cargos públicos del orden regional y nacional también se reinventa, y ahora se convierte en poeta, pero eso si con una buena pensión y no como sus «colegas» que viven del oficio y a causa del COVID 19 están pasando las duras y las maduras.

Compartir: