La dieta ideal para enfrentar el coronavirus

-Publicidad-

Compartir:

Si usted o algún familiar fue diagnosticado con COVID-19, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones para mantener una alimentación balanceada y que ayude en el proceso de recuperación.

Una dieta saludable contribuye a la recuperación de los pacientes con coronavirus. El pescado, asado o hervido, el aceite de oliva, las frutas y los frutos secos no pueden faltar en esta dieta. Foto: 123RF

Los nutricionistas han coincidido en recomendar una buena hidratación, procurar las carnes rojas una sola vez a la semana y preparaciones blandas, entre otras.

En cuanto a la hidratación, siempre se ha dicho que entre el 60 por ciento y el 70 por ciento del cuerpo humano es agua, por lo que no se debe esperar a tener sed para beber agua, ya que esto es reflejo de deshidratación.

-Publicidad-

Para tener una buena hidratación, prefiera el agua como fuente principal, con al menos 1,8 litros al día, además de consumir caldos de vegetales, de carne o de pescado desgrasados, infusiones aromáticas y uso de gelatinas sin azúcar, ya que el azúcar incrementa el aporte de energía.

Se recomienda evitar las bebidas gaseosas o bebidas edulcoradas, además de dar un no absoluto a las bebidas alcohólicas.

También se aconseja comer al menos cinco raciones de frutas y verduras al día para fortalecer el sistema inmune, al igual que elegir los productos integrales y legumbres, optar por cereales integrales procedentes de grano entero como arroz, pastas y pan integral.

Consumir preferiblemente cereales con legumbres para mejorar la calidad de las proteínas: hay diversas combinaciones, como lentejas con papa o quinua y arroz con frijol.

Se deben evitar los fritos, productos procesados y grasas saturadas, elegir carnes magras y preparar salteado, guisado, al vapor o asado. Se recomienda consumir carnes rojas una vez a la semana, pescado dos o tres veces por semana, y comer huevo tres a cuatro veces.

Se invita a elegir productos lácteos bajos en grasa, consumir leches fermentadas naturales sin azúcar añadida, las cuales, al consumirlas en conjunto con frutas, cereales integrales, semillas y frutos secos contribuyen al fortalecimiento de las defensas.

Los frutos secos, semillas, aceite de oliva, aguacate y aceitunas son alimentos ricos en grasas saludables y antioxidantes, sustancias que ayudan a retardar el envejecimiento de las células y el estrés oxidativo, producido por los contaminantes ambientales, la altura, el humo de cigarrillo, falta de actividad física y estrés, entre otros.

Sugieren evitar los alimentos enlatados, precocidos, embutidos o comidas rápidas, debido a su alto contenido de grasas y azúcares que pueden generar incremento de peso y enfermedades cardiovasculares.

Compartir: