No todo es plata: el trueque se convierte en la salvación de los campesinos en Boyacá #LaEntrevista

Elkin Rincón Salamanca, secretario de Infraestructura de Boyacá, se convirtió en el coordinador de una nueva iniciativa que está siendo la salvación para los campesinos y los alcaldes de diferentes municipios. El funcionario, y exalcalde de Tuta, resultó como el coequipero de su paisano, el sacerdote Jaime Alejandro Barón, quien desde Nuevo Colón se ha convertido en una luz de esperanza para muchos.

No todo es plata: el trueque se convierte en la salvación de los campesinos en Boyacá #LaEntrevista 1
Elkin Alejandro Rincón Salamanca. Foto: Luis Lizarazo / Boyacá Siete Días

¿Cómo nació esta idea del trueque de
frutas y verduras por otros productos?

Nació en Nuevo Colón, bajo el liderazgo del padre Jaime Alejandro Barón, párroco de Nuevo Colón, pero que es paisano mío, oriundo de Tuta y mi compañero de pupitre desde la escuela. Desde luego que se trata de una actividad que está siendo coordinada directamente por el propio gobernador, Ramiro Barragán, y que las comunidades están viendo con muy buenos ojos.

¿Qué es el trueque?

Es el intercambio que se hace entre productos sin que haya de por medio dinero. Es una tradición que manejaron especialmente nuestros antepasados, pero que hoy vuelve a cobrar vigencia en medio de esta emergencia.

¿Y cómo se revivió por estos tiempos?

Precisamente de la situación que estamos viviendo y muchos labriegos que en vez de vender una canastilla de pera en 5.000 pesos para que un intermediario se aprovechara, decidieron compartir con los paisanos boyacenses a cambio de algo.

¡Una oportunidad en medio de la crisis!

Correcto, esta es una nueva opción para nuestros campesinos que al igual que el consumidor, son los más afectados en la cadena, por culpa de los intermediarios. Ahora están viendo cómo, unas buenas frutas pueden ser cambiadas por otras, o por verduras, hortalizas, e inclusive por abono o carbón. Esto hasta el momento, porque ya hay otras regiones interesadas en ofrecer sus productos por medio de esta iniciativa.

¿Y qué dicen los beneficiarios de este trueque?

Pues que ha sido una bendición. Se hacen paquetes de carbón y de frutas y se beneficia mucha gente de todo esto, incluso personas o familias que no tienen qué dar en el canje.

¡Es decir que no es solo un intercambio entre
los que tienen qué dar!

Claro que no. Adicionalmente a los que donan, este es principalmente un tema para solidarizarse con la gente que no ha podido colaborar. Se ha beneficiado a los finqueros y a las comunidades vulnerables de cada municipio, a desplazados, a familias de venezolanos, en fin, esto es una multiplicación de la comida.

¿Qué alcaldes se han sumado a esta causa?

Aquí quiero hacer un reconocimiento muy especial a los mandatarios locales, a los alcaldes de municipios como Nuevo Colón, Paipa, Villa de Leyva, Sáchica, Paz de Río y Chocontá (Cundinamarca). Pero adicional a ellos, en cada municipio hay un grupo de líderes que inclusive apoyan con el transporte, con el sitio para acopiar, en fin.

¿Cuánto hace que comenzó esta particular iniciativa?

Hace casi un mes y la verdad es que nos sorprende gratamente la forma cómo ha venido creciendo y logrando aceptación y posicionamiento en diferentes municipios. Ya hay varios alcaldes que han manifestado su interés.

¿De qué cantidades estamos hablando hasta el momento?

Entre frutas y verduras estoy seguro de que ya llevamos por lo menos unas 100 toneladas de alimentos, y de carbón unas 50 toneladas. También se intercambiaron 65 toneladas de fruta de Nuevo Colón por 2.300 bultos de abono orgánico con el municipio de Chocontá.

¿Quiénes más han apoyado este proyecto?

Pues como le decía, todo esto ha estado en cabeza del gobernador, y hemos tenido el apoyo, por ejemplo, del ingeniero Gerardo Arias, secretario de Fomento Agropecuario de Boyacá, pero, a medida que el proyecto va creciendo, se van vinculando nuevos actores y líderes que son fundamentales.

¿Cómo es el proceso, por ejemplo, con las frutas en Nuevo Colón?

Primero se llevan de las fincas en camionetas hasta una bodega en el centro del municipio, donde se acopian y ahí se cargan en un camión grande que lo pone la comunidad, mientras que el carbón se transporta en volquetas de la Gobernación; este mineral lo donan algunas empresas en las localidades.

¿Qué recibe quien da las frutas en el trueque?

Hay que aclarar que este intercambio no se hace uno a uno, pero sí, la persona que dona las frutas recibe a cambio carbón, cebolla, tomate o los demás productos que se encuentran en cosecha, especialmente.

¿Y la gente que recibe los productos de vuelta?

La alegría de las familias es muy grande por poderles ayudar a que no se pierda su producto. Poder tener sus verduras o su carbón o sus frutas en la casa, creo que esto está ayudando mucho.

¿Y de qué tipo de productos estamos hablando?

Son productos de la mejor calidad los que se entregan o reciben: han salido, por ejemplo, peras de libra y media, las cebollas gigantes, frutas de las mejores.

¿Y tienen días específicos para hacer esto?

No, todo es en mutuo acuerdo. Se tiene en cuenta el momento de la cosecha, de la recolección, de que en el otro municipio ya puedan tener listo el producto para el trueque, en fin… Vamos fijando días y horas de acuerdo con las alcaldías para poder tener el resultado esperado.

¿Cuánto va a durar esta iniciativa?

Pues la cosecha de fruta dura cuatro meses y vamos a seguir trabajando hasta cuando los cultivadores y los líderes así lo estimen pertinente.

No todo es plata: el trueque se convierte en la salvación de los campesinos en Boyacá #LaEntrevista 10
Los productos que se entregan en el trueque son de la mejor calidad. Ya van cinco municipios beneficiados, vienen cuatro más interesados para vincularse a esta actividad. Foto: Archivo Particular

¿Sabe si están haciendo en otra parte
del país este mismo proyecto?

No, este es un programa de Boyacá, es modelo, de lo que sí estoy seguro es que ya en otras regiones están estudiando la pertinencia para implementarlo.

¿Qué municipios vienen ahora en esta ruta del trueque?

Ahora seguirán Moniquirá, Gámeza, Santa Sofía y Villa de Leyva, que quiere repetir, al igual que otros alcaldes que han mostrado su interés.

¿Y en Moniquirá, por ejemplo, sería por qué
otros productos: bocadillos, guayaba, panela?

No, allá solo es por panela, pero eso es algo que el señor alcalde está revisando.

¿Qué necesita un alcalde para hacer
parte de este proyecto?

La idea es que sean líderes y logren convencer u organizar a su comunidad para que se puedan beneficiar de este tipo de trueques.

¿Pero hay alguna condición?

Nada diferente a que los participantes o quienes quieran participar, como la comunidad, labriegos o cultivadores, sean conscientes de que el intercambio no es uno a uno, ya que se trata de diferentes productos.