Cacerolazo contra el pago de los servicios públicos en Duitama 

Una singular protesta ciudadana sin que nadie la estuviera liderando se vivió en la noche de este martes 28 de abril  en la ciudad de Duitama.

Con un estruendoso cacerolazo, los habitantes rechazaron las tarifas de la energía eléctrica, el agua potable y el aseo.

Los residentes abrieron las ventanas para dejar salir el ruido de las cacerolas y, también, el sonido de pitos y el chillido de sirenas

El hecho se presentó en medio de las medidas del aislamiento obligatorio y el toque de queda.

Según los ciudadanos, la Empresa de Energía de Boyacá (Ebsa), Empoduitama y Serviaseo realizaron un incremento exagerado en el precio de los servicios de electricidad, el agua y la recolección de las basuras para el mes de abril.

Pues bien, la inconformidad que se ha estado viviendo en las filas para hacer los reclamos en estas empresas de servicios, se hizo sentir este martes con la protesta del cacerolazo.

El disgusto que llevaba varios días entre los ciudadanos se trasladó a las redes sociales para hacer el llamado a la manifestación.

La convocatoria se hizo a través de las redes sociales para que los ciudadanos rechazaran las nuevas tarifas de los servicios públicos, además, para que no paguen estos recibos hasta que se haga un congelamiento de estos valores.

El único mensaje que identifica a esta protesta es el llamado a que: “entre todos dejamos huella por el bienestar de los duitamenses”.

De inmediato las redes sociales se llenaron de mensajes, fotografías e imágenes para registrar lo que sucedía en los barrios y el sonido de las cacerolas que no dejó de escucharse en la ciudad.

Entre los mensajes que circularon en las redes se dejó ver la inconformidad con la Alcaldía de la ciudad y con el Concejo del municipio, pues los habitantes expresaron que estas dos entidades no han mostrado ningún interés por exigir a estas empresas de servicios públicos una explicación por el incremento en las tarifas.

Del mismo modo, los mensajes manifiestan que los recibos de la Ebsa llegaron con la advertencia de pagar a tiempo, lo que los ciudadanos consideran como una amenaza.

Asimismo, los usuarios piden que se haga una revisión a las nuevas tarifas, pues manifiestan que los incrementos son dudosos.

Los residentes expresaron la inconformidad porque Empoduitama no tomó las lecturas a los contadores y lo que hizo fue facturar por el promedio.

La inconformidad más generalizada es contra la administración municipal, pues le reclaman que no tiene un plan para afrontar la emergencia sanitaria y la cuarentena.

En esta queja, los ciudadanos manifiestan que no hay una estrategia clara para la prestación de los servicios públicos, y que lo que se ha dejado ver es una improvisación en este aspecto.