La Rape desde ya piensa en el turismo del 2021

La Región Administrativa de Planificación Especial (Rape) está proyectando un cronograma de trabajo que permita reactivar el sector turístico después de la pandemia de COVID-19, por eso se ha venido reuniendo con los gobiernos departamentales y locales que conforman la Región Central para proyectar ese proceso.

Boyacá es uno de los departamentos de la Región Central con variedad de atractivos para diferentes tipos de turismo. Foto: Rape.

Las secretarías y direcciones de turismo de Bogotá, Boyacá, Cundinamarca, Huila, Meta y Tolima están uniendo esfuerzos para brindar alternativas y seguridad ‘pospandemia’ a todos los operadores que hay en la región, por ende, hasta junio se ha pensado hacer una estrategia de comunicaciones y de protección a todas las personas que se dedican al turismo; de junio a diciembre se piensan estrategias de actividades en ‘zonas libres de COVID-19’ y otro tipo de publicidad de expectativa, y a partir del 2021 se tendrán otras acciones que refuercen el sector con la visita de turistas nacionales e internacionales.

“El propósito es buscar acuerdos sobre cuáles son los lineamientos para construir una estrategia de comunicaciones que nos permita mantenernos en la mente del mercado, destacando los destinos turísticos”, explicó Jorge Moreno, coordinador del eje de Competitividad y Proyección Internacional de la Rape.

Los departamentos que conforman la Región Central y la capital de la República van a hacer un inventario de los destinos turísticos preferidos por los visitantes y realizarán un portafolio de servicios y actividades para hacer una promoción de la zona; con esta opción se cree que al momento de levantar la cuarentena en el país, los ciudadanos podrán movilizarse entre municipios cercanos y hacer un turismo interregional que brinda seguridad, es a bajo costo, pero permite reactivar la economía del sector.

El director de comunicaciones de la Región Central también indicó que se contempla la generación de un pasaporte que integre las bondades de la oferta turística de la zona, como mecanismo efectivo para la construcción de confianza en el turista.