‘En América Latina, producto del COVID-19 van a quedar 30 millones de nuevos pobres’, secretario general de la CAN. #LaEntrevista

El boyacense Jorge Hernando Pedraza, secretario general de la Comunidad Andina (CAN), advierte sobre lo que se viene para esta región del mundo con ocasión de la pandemia del coronavirus.

En diálogo con Boyacá Sie7e Días entrega una visión de lo que está dejando esta emergencia en Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador y analiza cuáles deben ser las acciones de nuestro continente para salir de la crisis.

¿Desde la CAN que se está haciendo para
apoyar a los países asociados en esta pandemia?

Diversas acciones: primero, el Consejo Andino de Ministros en la CAN emitió un comunicado de preocupación general por esta pandemia que vive hoy la humanidad. En segundo lugar, se ha propuesto el sistema de compras conjuntas para abaratar costos y garantizar que los proveedores miren mejor a una región completa, que a un país individualmente considerado.

¿En materia de salud qué acciones adelanta la Comunidad Andina?

La Secretaría General ha venido manteniendo una dinámica y actividad respecto del COVID-19, en relación directa con un instituto que nosotros tenemos dedicado a la salud, que es el Organismo Regional de Salud y que tiene un enlace permanente con la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud para prestarles el apoyo y toda suerte de complementariedad a las políticas que están llevando a cabo nuestros gobiernos.

¿Qué tan grave es esta crisis que estamos viviendo?

La crisis es tan grave que esta la asumieron directamente los jefes de Estado en todo el planeta, circunstancia que ha hecho que nosotros, y yo como secretario general de la CAN, haya expresado solidaridad a las estrategias y los métodos de contención y de mitigación del COVID-19 tanto en Colombia como en Perú, Bolivia y Ecuador.

¿Cómo está compuesta la Comunidad Andina?

Está compuesta por cuatro países y 111 millones de ciudadanos.

Bandera comunidad andina
Estamos preparados para ofrecerles todo el apoyo y complemento a nuestros países. Foto: Archivo Particular

¿Cuál será la función de la CAN una vez
superada la emergencia sanitaria y cómo se está preparando?

La CAN está diseñada para que en el proceso poscoronavirus seamos un instrumento de integración mucho más fuerte. La Cepal lo dijo en estos días, el Banco Interamericano y el Banco Mundial también, que lo que viene obliga a mayor integración regional y a tener menos dependencia de bienes de consumo y de productos de un mercado globalizado, para que nosotros tengamos más una dependencia regional, donde tengamos autosuficiencia y produzcamos aquí mismo la tecnología médica, los insumos, los medicamentos y también partes para automóviles y en temas de tecnología, para que nuestro comercio sea más fuerte. Estamos preparados para ofrecerles todo el apoyo y complemento a nuestros países, para que hagamos normas que rápidamente nos permitan facilitar el comercio y reactivar los aparatos productivos.

¿Qué viene para esta región tras el coronavirus?

En América Latina, producto del COVID-19 van a quedar 30 millones de nuevos pobre y va a haber un desempleo de 37,7 millones de personas nuevas desempleadas. Esto implica que la CAN, para los cuatro países, motive e incentive la creación de nuevas empresas, la fundación de empresas con tecnología, la facilitación de comercio, la disrupción en materia de trámites para que seamos mucho más expeditos y solícitos y utilicemos mucho más los medios virtuales y las nuevas tecnologías para evitar muchos trámites en nuestros procesos.

¿Ustedes habían previsto algo en bioseguridad para la comunidad?

La Secretaría General de la Comunidad Andina, el Comité Veterinario Permanente del Cono Sur (CVP) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) la semana antepasada expedimos una guía de protocolo de bioseguridad para la prevención del riesgo de contagio del COVID-19 en el sector del agro y pecuario. Esta publicación es producto del trabajo conjunto realizado por los tres organismos internacionales que agrupan a 18 países de la región: Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay. La guía incluye medidas sanitarias y de bioseguridad para contribuir a preservar la salud de los productores del sector primario de alimentos y del personal involucrado con los eslabones de transporte y abastecimiento de productos frescos y procesados para garantizar la seguridad alimentaria de América Latina.

¿Cuál es la radiografía que tienen desde la
CAN de lo que están viviendo los cuatro países de la comunidad?

Cada país tiene unas condiciones especiales, pero hay un común denominador: primero, un temor general de la ciudadanía, porque todos sabemos dónde se originó esta pandemia, pero nadie sabe en este momento cómo va a terminar, dónde va a terminar ni en qué condiciones.

Segundo, una preocupación porque este aislamiento comienza a concitar desde luego escasez de ingresos para muchas personas, la quiebra de empresas de grandes capitales, la insolvencia de medianas y el empobrecimiento de las pequeñas empresas, y el hambre que está aguantando mucha gente.

Tercero, si en los países desarrollados, como en Europa y en los Estados Unidos, ha sido tan letal la enfermedad, imaginémonos en los países en desarrollo, donde tenemos menos posibilidades de acceso a tecnología, a equipos médicos, a ciencia y a dinero para invertir en estos momentos de crisis.

En compensación a ello, hay que decir que los jefes de Estado, como en el caso de Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, han estado en actitud milimétrica dirigiendo todas las políticas de mitigación y creando unas condiciones para que el aparato del Estado, en asocio con el sector productivo, el sector privado y la ciudadanía estemos todos trabajando en un mismo sentido para que pronto podamos decir como nuestro himno nacional: cesó la horrible noche.

Jorge Hernando Pedraza envió un mensaje a quienes están garantizando la alimentación desde los campos. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días.

¿Qué acciones conjuntas viene realizando con el presidente de Colombia?

Los ministerios de Agricultura y Salud tomaron la guía de nuestro protocolo de bioseguridad para el sector agropecuario que publicamos y harán adecuaciones de acuerdo con las particularidades de cada sector, como el cafetero porque viene la cosecha alta y se necesitan de algunos rigores especiales que ya el Gobierno está reglamentando. Y así sucesivamente Ecuador, Perú y Bolivia, cada país adopta nuestras normas a las particularidades específicas que se necesitan.

¿En la parte económica qué tan grande es esta crisis?

Esta es una crisis financiera peor que la del año 2008, mucho más grande que las crisis de las dos guerras mundiales, y mucho más poderosa en su devastación que la crisis que generó la fiebre española en 1918. Hay que tener en cuenta que en esa época no existía ni internet, ni la aviación comercial ni un desarrollo tan importante en las comunicaciones, en la ciencia médica ni en la tecnología. Aquí está demostrada la fragilidad del ser humano: somos unas briznas en las manos de Dios y solo Dios sabrá cómo salimos de este episodio.

¿Era necesario ampliar la cuarentena en Colombia?

Sí, yo sí estoy de acuerdo en que el único método, que los países han venido implementando, que resultaría ser más exitoso a la hora de proteger y de prevenir que menos contagios haya, es justamente guardando la población y haciendo la cuarentena. Pese a que hay un sector de la población muy vulnerable, que vive de la informalidad y está en el desespero de tener que salir a trabajar para poder llevar comida a sus casas, el Gobierno está haciendo el esfuerzo para llevarles alimento a esas casas.

¿Qué tan grave es la emergencia por el coronavirus en Ecuador?

Muy fuerte, sobre todo en la provincia del Guayas, cuya capital es Guayaquil. Allí se desarrolló de una manera muy acelerada por sus condiciones económicas, por la relación con Europa, por las condiciones turísticas y por estar en la época vacacional, en la que hubo mucha relación con turistas de España, de Italia y Suiza. El virus se propagó de una manera muy acelerada y generó un colapso del sistema allí.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri Jiménez, han estado haciendo todos los esfuerzos humanos a su alcance para evitar más letalidad y más contagios, pero el virus parece que fuera tan potente frente a las fuerzas del ser humano.

Algunos afirman que el Gobierno de Ecuador
estaría ocultando las verdaderas cifras de
esta pandemia, ¿Usted cree que esto sea posible?

Yo creo que no es el momento de entrar en este tipo de cuestionamientos y tampoco me compete a mí hacerlo, pero solo quiero poner un ejemplo: en China, después del corte final aparecieron unos nuevos datos estadísticos, porque había habido una cantidad de muertos no reportados, seguramente de manera involuntaria. En Italia, en España y en Nueva York ha habido casos dramáticos, de cómo pasados unos días la fetidez llevó a las autoridades a ingresar a muchas residencias de adultos mayores y encontraron personas muertas hacía ya unos días. Es tan letal este virus, que ha generado que los aparatos de estadísticas no alcancen a reportar lo que la realidad da.

¿El desplazamiento de venezolanos hacia los
países de la Comunidad Andina hace más difícil
frenar la propagación del coronavirus?

Creo que es un factor que contribuye a la propensión de estar en mayor exposición de contaminación, tanto ellos como transmisores como receptores. Es un tema calamitoso para todos y de altísima preocupación a la hora de hacer políticas eficaces de contención mientras haya movimiento de gente que está saliendo de Venezuela o que quiera regresar, porque los estados no alcanzan a controlar y los efectos de los test hoy no alcanzan a llegar al cien por ciento de la población, porque hay una impotencia enorme, no por falta de voluntad de los Estados.

La Secretaría General de la CAN, el CVP y el Oirsa publicaron una guía de protocolo de bioseguridad para la prevención del riesgo de contagio del COVID-19 en el sector agropecuario. Archivo particular.

¿De los cuatro Estados de la CAN cuál le ha
dado mejor manejo a esta emergencia?

En las curvas se observa que el manejo más acertado de los cuatro países de la CAN lo ha hecho el gobierno del presidente Duque, teniendo un control del crecimiento de la curva e incluso pensando en que puede llegar a aplanarse ya la curva para entrar en una segunda etapa y entrar a la reapertura de los aparatos productivos básicos para generar algo de economía.

¿Desde la CAN se viene apoyando a estos
países con ayudas humanitarias?

Nosotros hemos generado unas acciones globales y también, como Secretaría, nos hemos vinculado en algunas políticas locales de algunos lugares, incluso con nuestros exiguos presupuestos apoyando a través de unas modestas pero eficaces donaciones. En Tunja, por ejemplo, logramos asociarnos con la Unetón, que motivó el alcalde, con mil máscaras para la protección del personal médico y paramédico.

¿Qué podrán hacer los alcaldes de Boyacá,
que apenas estrenándose en el puesto
se encontraron con esta emergencia?

Todos los programas de gobierno quedaron supeditados a la realidad del coronavirus. Los contenidos que inscribieron en la Registraduría y los que invitaron al pueblo para que votara quedaron en un segundo plano, porque en este momento los jefes de Estado tienen como principal y casi que única actitud permanente y diaria trabajar en la contención y mitigación del COVID-19, y lo mismo los gobernadores y los alcaldes porque es su responsabilidad con su ciudadanía.

La gobernanza fue sustituida por un evento que nadie previó en el planeta, y se volvieron regentes de un momento de guerra, de emergencia, dejando de lado forzosamente sus programas de gobierno, aun cuando hay cosas y asuntos que desde luego pueden tramitarse de manera simultánea para avanzar y no perder tiempo para cuando esto se supere puedan ellos por los menos tener preparados sus planes de inversión, pese a que las finanzas van a quedar muy diezmadas.

El secretario de la CAN afirma que esta crisis debe llevarnos a fortalecernos en las tecnologías de las comunicaciones. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días.

Esta emergencia desnudó, entre otras cosas, las
deficiencias que tenemos en las nuevas tecnologías
de las comunicaciones. ¿Cómo mejorar en las TIC?

Me toca la fibra de lo que me apasiona, que es el tema de las telecomunicaciones. Voy a decir algo que podría ser aventurado: por supuesto que este es un tema de salud, de medicina, de ciencia médica, pero sin tecnología muy difícilmente salimos al otro lado de esta pandemia. Yo creo que esa combinación entre la ciencia médica y las innovaciones de la tecnología son el camino que va a dar el resultado para combatir finalmente el COVID-19. Los países que mejor han manejado esta situación son Corea del Sur y Alemania, porque ha sido fundamentado en una combinación de los asuntos de salubridad con los asuntos de la tecnología.

La Secretaría General de la CAN se sumó a la UNEtón, que convocó el alcalde de Tunja, con mil máscaras para la protección del personal médico y paramédico. Foto: Archivo Articular.

¿Cuál es su mensaje para los boyacenses?

En medio de esta enorme crisis quiero darles un mensaje de apoyo y solidaridad, y de admiración a nuestros campesinos y a quienes están a diario produciendo en sus parcelas la comida para las grandes ciudades. Ellos son los otros héroes, los héroes que están generándole los alimentos a la gente que está en aislamiento. Lo mismo para todos los de la Comunidad Andina, Ecuador, Perú y Bolivia, y particularmente a los boyacenses mi afecto, porque el cumplimiento de esta alta responsabilidad que me entregaron los cuatro países lo hago en nombre de mi raza.