El día que muchos se unieron por los más necesitados en la capital boyacense #Editorial7días

Lo lograron. Tunja le da ejemplo a Boyacá, ejemplo de solidaridad, ejemplo de organización  y ejemplo de unión y buen corazón por los menos favorecidos, en medio de la emergencia por causa del coronavirus.

El liderazgo del alcalde Alejandro Fúneme, su esposa Gisela Rodríguez y su equipo de gobierno se notó, pero también fue excelente el respaldo de la empresa privada, entidades estatales, planteles educativos, artistas, familias, comerciantes, funcionarios públicos, comunidad en general, medios de comunicación y hasta niños de colegios que se sumaron con sus pequeños aportes, esos mismos que terminaron sumando durante la llamada UnetónTunja.

Quedó demostrado como lo decía un sacerdote en las horas de la mañana durante la transmisión, de esta colecta pública que “ningún rico es tan rico que no tenga necesidad, pero ningún pobre es tan pobre, que no tenga qué dar”.

Y así fue. Entre unos y otros al cierre de la jornada se lograron 1.070’214.500 pesos, es decir más del doble de lo que tenía proyectado el Mandatario de la capital boyacense, que eran 500 millones en donaciones en efectivo, en especie y en equipos médicos, entre las 10:00 de la mañana y las 8:00 de la noche.

Pero eso no es todo, la registradora sigue a la espera y durante el resto de la semana usted podrá reportar su ayuda, máxime si se tiene en cuenta que la rifa de la camiseta rosada (maglia rosa) de Nairo Quintana, la misma que lució en el podio del Giro de Italia, seguirá abierta hasta el sábado a las 5:00 de la tarde y para participar se deben consignar 100 mil pesos por ‘boleta’, lo cual cambiará la cifra anunciada anoche por el Alcalde, en medio de la felicidad, los aplausos y la satisfacción del deber cumplido.

Este resultado lo único que muestra es un reconocimiento de los tunjanos al trabajo que viene haciendo el médico Alejandro Fúneme en medio de la emergencia, que las cosas se pueden hacer y que siempre habrá gente de buen corazón que quiere ayudar a suplir las necesidades de los menos favorecidos.

Una actividad que no es fácil, pero que con la unión de los diferentes sectores puede darles muy buenos resultados a ciudades como Duitama y Sogamoso y por qué no a los demás municipios de nuestro departamento.

De esta manera Tunja tiene ahora como dotar parte de su nuevo hospital y además como suplir, por lo menos momentáneamente, el principal problema de muchos hogares, en los que la necesidad abunda y la comida escasea.