La educación en tiempos del covid-19 – Miguel Prieto – #ColumnistaInvitado

Cuando hablamos de la educación en los tiempos de aislamiento social, todos los profesores nos preguntamos cúal es la fórmula mágica para que los estudiantes no se aburran y acepten la nueva metodología, que los padres se sientan satisfechos y nosotros como profesores nos sintamos a gusto por los resultados sin sentirnos sobrecargados laboralmente, lo cierto es que no existe una receta que solo sea aplicarla y ya.

Docentes ahora estarán conectados virtualmente con sus estudiantes. Foto. Archivo Particular

Por: Miguel Andrés Prieto
Profesor de la UPTC y asesor pedagógico en instituciones de educación.

Desde la perspectiva de las necesidades es importante hacer una evaluación del contexto, eso quiere decir que debemos preguntar a nuestros estudiantes con qué herramientas cuentan y desde allí empezar a diseñar una estrategia que podamos ver materializada en 5 etapas específicamente.

  1. Temática

Cada uno de los profesores debemos realizar un ajuste al plan de estudios donde se definan las necesidades temáticas teniendo en cuenta el nivel y el contexto del cual se esté trabajando. Es muy importante diseñar una estrategia de transversalidad de los contenidos para poder sacar el máximo provecho a ese proceso formativo. En pocas palabras vamos a transformar el currículo teniendo en cuenta unos nuevos tiempos y pensado que se realizarán fuera del salón de clase.

También debemos pensar en cuáles serían las necesidades de los estudiantes en la conceptualización de dichas temáticas y es por ello que cada estudiante podrá apoyarse con sus apuntes de clases de años anteriores, lecturas complementarias, archivos de sonido o de video y ejercicios.

  1. Envío

Se debe definir si se va a suministrar material impreso o digital y cuál va a ser el medio por el cual se suministra la información al estudiante; Hoy todos nos preguntamos ¿cuál es la mejor plataforma para compartir la información? Y de ellas existen muchas, entre las más conocidas tenemos a Google Classroom, Moodle, entre otras. Pero este es un medio para publicar la información, y no garantiza que todos los estudiantes puedan tener acceso a estas.

Por lo anterior, una recomendación es que usemos canales como WhatsApp para compartir toda la información a los estudiantes, ya que es una herramienta con la que cuentan el 90% de los usuarios de telefonía móvil. Es importante reconocer que a muchos no les gusta los grupos en esta herramienta, pero hoy en día es muy importante mantener la comunicación con los estudiantes, padres de familia y comunidad educativa en general.

También es importante tener en cuenta el peso de los archivos a ser compartidos, ya que un video, no debe exceder los 8 minutos, además, procurar grabarlo en baja resolución o reducirle su peso para que sea fácil de compartir. Esto quiere decir que un video, audio o un texto que pese más de 10 megas no es funcional para ser compartido vía WhatsApp tecnológicamente hablando. Por ello es recomendable tener cuidado con esto.

  1. El Tiempo y Encuentros

En esta etapa es importante pensar en los tiempos de ejecución de las actividades enviadas a los estudiantes, los tiempos de entrega y a su vez los espacios para que el estudiante asimile los conceptos. Además, que los materiales se deben suministrar antes de algunos espacios de intervención con los estudiantes o clases sincrónicas las cuales se pueden desarrollar desde plataformas virtuales como Zoom, Google Meet o Jitsi.

Y en este aspecto es importante definir que una clase sincrónica de más de 20 minutos hablando el profesor no es funcional, ya que se pierde la atención de los estudiantes, debe hacer colaborativa, preguntando a ellos, dejándolos que participen, y con 35 minutos es más que suficiente.

Este debe ser un espacio para aclarar dudas y para desarrollar nuevos contenidos de manera concreta. Aquí el profesor debe planear muy bien los tiempos y el material de apoyo para el desarrollo de dichos encuentros, y estos deberían ser mínimo una vez a las semana y máximo dos.

Se deben definir unos horarios que sean repetitivos para el desarrollo de los encuentros y también para la entrega del material y los trabajos. También se sugiere trabajar en grupos para aclaración de dudas a esos estudiantes que no logran la conceptualización y a través de una llamada telefónica o una llamada grupal también se pueden acompañar.

  1. Entregas

Definir los cronogramas de entregas teniendo en cuenta los trabajos o actividades programadas, estos deben ser de fácil envío, y para ello se deben definir el tipo de archivo a entregar, un texto, una imagen, un audio (podcast) o un video. Recuerde, los tiempos también son importantes en esta etapa, y finalmente la flexibilidad con esos estudiantes que no cuentan con herramientas para hacer los envíos solicitados.

Además, es importante que las actividades o trabajos evidencien el desempeño del estudiante en el desarrollo de las temáticas propuestas.

Para esto se pueden apoyar los mismos medios que usamos para el envío de la información tales como plataformas, WhastApp o correo electrónico. Importante que los tiempos estén definidos de acuerdo a la cantidad de temáticas dispuestas en cada unidad de aprendizaje.

  1. Evaluación

En este espacio donde no se puede evidenciar la conceptualización total de los estudiantes es importante conocer una autoevaluación del estudiante, seguido de una valoración de las actividades suministradas por los estudiantes versus el número de actividades propuestas por el profesor; y como propuesta se desarrolle un modelo de evaluación de aprobación y reprobación.

Estas cinco etapas miradas en un concepto de destinación de tiempo de los profesores podríamos verlas resumidas así:

Actividad Tiempo de duración
1.     Temática (preparación) 3 a 5 horas por curso (1 día por curso)
2.     Envío 1  a 2 días para ser suministrado a los estudiantes
3.     Tiempo estudio y Encuentro 3 a 5 días el tiempo de estudio  y 1 día para el encuentro
4.     Entregas 3 a 5 días mientras el estudiante realiza las actividades y realiza las entregas.
5.     Evaluación 3 a 5 días mientras el profesor realiza el proceso de revisión y recepción

 

De acuerdo a la tabla esto indicaría que el desarrollo de las actividades por unidad temática es de 14 a 18 días, y debe tenerse en cuenta que son ciclos que se van a repetir para que el estudiante esté desarrollando los procesos de aprendizaje.

Aquí se resume qué tanto hacemos los profesores que hoy en día somos criticados sobre nuestro quehacer y también se da a los profesores una estrategia de planeación a la hora de pensar en cómo debe ser la educación en tiempos del Covid-19.